Gato: El Celo

Si a veces ya es complicado entender cómo funciona el ciclo estral de una perra, saber cómo lo hace el de la gata es un reto mayor, ya que su ciclo es muy diferente al de otras especies.

gatos - el celo 1.jpg

La gata puede tener su primer ciclo estral hacia los 6-9 meses de edad, coincidiendo con su pubertad, aunque puede haber diferencias entre algunas razas. Pero este primer ciclo depende del fotoperiodo, es decir, entran en celo cuando hay más horas de luz, por lo que, si la gata nace en verano normalmente su ciclo empezará a la siguiente primavera, pero si nace en invierno normalmente no tendrá el ciclo hasta que al menos haya cumplido el año de edad.

Al contrario de las perras que son monoestricas estacionales (un celo cada medio año independientemente si la monta el macho y monoestrica porque tiene para cada celo un óvulo), la gata es poliéstrica estacional, tiene varias ovulaciones dentro de un mismo celo y la ovulación la provoca el macho al montarla, por lo que es inducida.

Por lo tanto, la gata tiene varios ciclos estrales durante el año. El ciclo más típico es de febrero hasta setiembre.

Durante el invierno, no hay actividad hormonal por lo que la gata entra en la fase de su ciclo llamada Anestro, es la fase de reposo entre ciclos.

El ciclo estral o celo de la gata tiene 4 fases:

Proestro:

La secreción de estrógenos es la responsable de los signos de esta fase. Podemos ver la atracción del macho y además hay cambios en el epitelio de la vagina similares a los de la perra. Esta fase a veces no se aprecia si no hay la presencia del macho, aunque si estuviera, la hembra no dejaría montarse.  La gata, al contrario de la perra, no tiene pérdidas sero-sanguinosas  por la vagina. Esta fase dura entre 2-3 días.

Estro:

Los signos de esta fase son el maullido y el restregarse por objetos o las personas que viven con ella. Aquí la gata ya está receptiva al macho, desvía la cola lateralmente, arquea el lomo y se muestra continuamente al macho. Esta fase puede durar entre 2-10 días.

Metaestro:

si no hay copulación o cuando la monta del macho no ha producido ovulación, los signos del estro caen gradualmente y la gata ya no está receptiva. Esto puede durar entre 3 y 14 días, después de este tiempo la gata puede volver al Proestro y estro.

Si con la copulación la gata no se ha quedado embarazada, la ovulación puede volver a estar activa con la estimulación de la vagina o del perineo.

La ovulación forma el cuerpo lúteo y la producción de progesterona.

Después de unos 40 días, la concentración de progesterona disminuye.

Aquí podría padecer pseudogestación.  Al final, entraría en la fase de reposo del ciclo.

Anestro:

Fase de reposo entre ciclos. La gata no tiene ningún signo de actividad sexual.

Las gatas no tienen menopausia, solo disminuye su fertilidad.

Uno de los motivos de castrar a las gatas es por su alta fertilidad, por lo que evitamos grandes colonias y camadas indeseadas. Uno de los inconvenientes de la gata castrada es que tiende a engordarse, con lo que debemos darle un pienso adecuado para controlar su peso.   

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder