Gato Oriental, salud y prevención de enfermedades

Con la raza de gato oriental, tanto en su versión de pelo corto como en la versión sin pelo, o gato sphynx, nos encontramos con la paradoja de que, pese a tener un aspecto relativamente quebradizo, tenemos un gato sumamente resistente a las enfermedades y con un sistema inmunológico muy fuerte.

Las razones de esta aparente paradoja radican en que el gato oriental es una raza de origen natural, seguramente con un antepasado común en el gato siamés, por lo que hablamos de un animal cuya carga genética ha venido determinada por la propia naturaleza y la selección natural, y no por la mano del hombre. Es decir, en este gato no nos encontramos con ninguna de las taras que las sucesivas mezclas consanguíneas provocan en otras razas.

 
gatoorientalsalud.jpg

Ni siquiera tendremos demasiados problemas con los bezoares, ya que los gatos orientales apenas presentan pelo en su versión de pelo corto y son totalmente calvos en su versión sphynx. En el primer caso con un cepillado enérgico con un peine de púas semanalmente podremos estar seguros de que apenas tendrán problemas gastrointestinales provocados por bolas de pelo.

No obstante un aporte suplementario regular de parafina y malta también podrá ayudarnos en el caso de que lo anterior no fuera suficiente. Evidentemente el gato sin pelo no necesita de estos cuidados, y sus únicas pegas serán el mostrarse en ocasiones excesivamente frágil al frio, con lo que siempre le tendremos que tener en casa un lugar preparado donde pueda guarecerse y calentar su piel.

En cuanto al calendario de vacunación es el mismo que en otras razas, con una incidencia especial en los primeros meses de vida del gato.

 
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder