Gato ragdoll, salud y prevención de enfermedades

Los gatos de la raza ragdoll son, en contra de lo que pudiera indicar su aspecto, bastante robustos y resistentes a las enfermedades, por lo que en un principio su mantenimiento no representa mayor problema para el aficionado.

ragdoll3.jpg

Cuando el animal es un cachorro resulta importante que sea vacunado y desparasitado de forma adecuada a su edad, con la particularidad de que esta raza mantiene un crecimiento durante mucho tiempo, a veces hasta más de dos años, con lo que habrá que adaptar ese calendario a este punto.  Además en la edad adulta también habrá que continuar con un proceso periódico de vacunaciones y desparasitaciones.

El punto más problemático en la salud del ragdoll es sin duda la posible presencia de bezoares en su tracto digestivo, un mal este que es común para todos los gatos de pelo largo o semilargo. Para prevenirlo habrá que proporcionar al gato parafina o malta de forma quincenal, que facilitará la expulsión de dichas bolas. En el caso de que la misma no se produzca deberemos acudir al veterinario para que nos recomiende alguna otra solución.

La reproducción de estos animales es realmente sencilla, ya que las madres muestra un gran instinto maternal y mantendrán en todo momento a los cachorros bajo sus cuidados.

Por último hay que señalar que el ragdoll es un gato hogareño y bastante sedentario, con lo que habrá que vigilar siempre la posibilidad de un sobrepeso que será más frecuente en ejemplares de avanzada edad y que hayan sido esterilizados. En esos casos lo conveniente será adecuar su alimentación a dicha situación con el fin de que el gato no sufra molestias articulares.

 
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder