Gato somalí, consejos, higiene y cuidados especiales

Pocos cuidados especiales nos van a exigir los gatos de la raza somalí. Robustos y poco delicados en su dieta o en su salud, estos animales tan sólo necesitarán de ciertos cuidados relacionados con su aspecto físico.

 
somali2.jpg

Así, al igual que sucede con todos los gatos de razas con pelo largo o semilargo, los gatos de la raza somalí necesitarán de un cepillado periódico, al menos un par de veces por semana, para eliminar los cabellos muertos. El mismo se debe de realizar con peines de púas fuertes, mejor de acero, y con una cierta energía, con movimientos en ambos sentidos. Estos cepillados serán más frecuentes en ´pocas de muda de pelo (primavera y otoño) y con ellos se evitan no solamente los nudos que tanta incomodidad crean a nuestras mascotas, sino también las bolas de pelo o bezoares que se forman en su estómago tras sus propias labores de higiene.

Los baños deben de realizarse igualmente de forma periódica, requiriéndose para ello siempre productos específicos para el gato. Habrá que prestar especial atención al secado posterior, ya que estos gatos no aguantan el frío y podrían enfermar. Proporcionarles una manta para que puedan refugiarse una vez secos será una buena idea en este sentido.

Por último es conveniente recortarles cada cierto tiempo las uñas, con el fin de que no les molesten al andar y no tengan la necesidad de limarlas contra cualquier elemento de nuestro hogar. Para ello usaremos un cortaúñas específico para gatos. De igual forma habrá que cortarles cada año los pequeños pelitos que les salen por entre los dedos de las patas, muy incómodos y que el gato intentará arrancarse cuando alcancen una cierta longitud, pudiendo llegar a lastimarse en el proceso.

 
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder