Gato Van turco, salud y prevención de enfermedades

El mantenimiento de los gatos de la raza van turco en cuanto a su salud e higiene es extremadamente sencillo. Y buena culpa de ello la tiene sus especiales condiciones genéticas.

van-turco3.jpg

Pese a tener un cabello largo y muy espeso, el van turco no suele tener problemas de bezoares o bolas de pelo en el estómago. La razón es que, debido a su origen como gato pescador aficionado al agua, su pelo es impermeable, por lo que no suele caerse y formar bolas cuando el propio gato se acicala. Pese a todo será necesario cepillarle cada cierto tiempo con energía. También será necesario proporcionarle regularmente un aporte de parafina o malta para poder expulsar esas bolas de su cuerpo facilidad, si las hubiere. Igualmente hay que tener en cuenta que el van turco efectúa una muda de pelo en primavera, momento en el cual estos cuidados habrán de ser más regulares y frecuentes.

Seguramente el mayor mal al que debe de hacer frente el van turco sea la sordera, especialmente frecuente en esta raza por factores de genética. Es esta una anomalía hereditaria común a todas las razas blancas que suele presentarse con frecuencia en los van turco, especialmente en animales de edad avanzada (estos gatos viven una media de entre trece y quince años).

En cuanto al sobrepeso esta raza tiene menos peligro de caer en el mismo debido a la mucha actividad física que despliegan sus miembros. De todas formas será conveniente vigilar la alimentación a partir de cierta edad y, sobre todo, en ejemplares que hayan sufrido un proceso de esterilización.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder