Gatos albinos

Es importante detectar si nuestro gato es albino para poder actuar y protegerle en consecuencia. Debemos mantener a estos gatos alejados o protegidos del sol ya que son subsceptibles de desarrollar cáncer de piel.

blanco1.jpg

Tener un gato blanco no quiere decir que se trate de un gato albino. Porque no está relacionado simplemente a un tono en su pelaje, sino a un defecto genético que no le permite producir melanina (sustancia que “tiñe”). Por ello es que su piel, cabellos y ojos son blancos. Los gatos albinos son tan frecuentes como en los humanos o en otras especies animales.

Es importante saber cómo reconocer a un gato albino: si el pelaje es completamente blanco y no tiene ni un sólo pelo de otro color, su piel es rosada sin lunares o manchas y los ojos son azules claros u oscuros. También puede haber gatos albinos con un ojo de cada color.

Si se trata de un gato albino, es preciso que reciba cuidados especiales en lo que se refiere a la alimentación y el juego, así como sus actividades diarias. Es vital mantenerlos alejados de los rayos del sol, ya que son vulnerables a desarrollar cáncer de piel. Los veterinarios pueden recomendar algún tipo de bloqueador especial para gatos, pero eso dependerá de si vives en una casa o piso. Si sale al jardín o patio, que sea antes de las 12 del mediodía y después de las 5 de la tarde.

Muchos gatos albinos son también sordos, pero esto no es una condición que se presente en el 100% de los casos. Para saber si padece de algún tipo de problema auditivo, es preciso llamarlos por su nombre o de alguna manera cuando son cachorros o bien hacer ruido a su alrededor para observar si responde a ese estímulo.

Este defecto es irreversible en los gatos albinos, pero si vive en una casa no revestirá ningún problema. Más aún hay que tener cuidado que no salga, no sólo por el sol, sino para evitar ataques de perros, por ejemplo. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder