Gatos salvajes y gatos domésticos

Existen variadas diferencias y también similitudes entre los gatos domésticos y los gatos salvajes. No sólo en relación a su tamaño sino también alimentación, hábitat y temperamento.

salvaje1.jpg

Los gatos domésticos son de tamaño pequeño y pesan alrededor de 5 kg en su adultez. Los gatos macho son mayores que las hembras. La longitud promedio de un gato “de hogar” es de 80 cm. Son mamíferos carnívoros y pertenecen a la familia de los félidos (junto a los gatos silvestres como el tigre, el león o el guepardo).

El gato doméstico suele vivir unos 15 años si se los mantiene en buenas condiciones de salud. Si no son vacunados, por ejemplo, la esperanza de vida se reduce a la mitad, porque suelen padecer enfermedades infecciosas como leucemia o virus de inmunodeficiencia.

Por su parte, los gatos salvajes son considerados los más hermosos que existen, pero a la vez los mejores cazadores, los más sigilosos y resistentes que pueda haber en la tierra. En total hay 38 especies de gatos silvestres (entre ellos 4 son “grandes felinos”). Su hábitat natural es América, África y Asia. Son grandes carnívoros, con cabeza corta y redondeada.

Los ojos de estos gatos de gran tamaño se contraen verticalmente, son animales solitarios o que prefieren convivir sólo con su grupo familiar. Para marcar territorio utilizan su olor. Las crías nacen poco desarrolladas. En el caso de los leones, por ejemplo, son las hembras las que salen a cazar y los machos se quedan cuidando la manada.

Pueden correr a grandes velocidades y en vez de maullar como los gatos domésticos, rugen. Esto se debe a una modificación natural en su hueso hioides (ubicado en la base de la lengua). Además, los gatos salvajes son mucho más grandes en tamaño y prefieren cazar en el ocaso o al alba. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder