Higiene del Jerbo

Los jerbos son animales muy limpios, usan sus manos y lengua, para lavarse la cara, las orejas, la cabeza, el cuerpo y la cola igual que lo haría un gato.

jerbo 7.jpg

Es frecuente que un jerbo acicale a otro. Estas acciones promueven la limpieza, estimulan la piel, evitan las marañas en el pelaje y ayudan a mantener brillante la capa o pelaje. 

Su piel produce ciertos aceites para protegerse de la sequedad de los climas secos de donde provienen, por ello debemos evitar que el lugar donde lo tengamos haya la menor humedad posible, ésta podría alterar los efectos de estos aceites provocando que nuestro amigo tenga una capa enmarañada.

No son animales que desprendan olor, por lo que el control de limpieza de su jaula ayudará a mantener esta virtud.

De modo que, como podemos ver, nuestro jerbo no necesita demasiada atención por nuestra parte para mantenerse limpio, pero tenemos que tener en cuenta:

Los dientes: hay que observar que crezcan correctamente y rectos, que no crezcan demasiado, ni hacia dentro ni hacia fuera.  Si el animal no puede comer correctamente puede adelgazarse y ponerse enfermo. Para mantener unos dientes sanos, lo que ayuda mucho son las barritas con alimentos con las que el hámster puede roer y desgastar sus dientes al mismo tiempo que disfruta de una buena golosina. Tanto estas barritas como objetos especiales para roer los podemos encontrar en las tiendas de animales especializadas.

Las patas: tienen que estar limpias y sin uñas largas.

Los ojos: tienen que estar limpios, sin legañas ni irritaciones, etc.

Las orejas: limpias y sin pérdida de pelo. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder