Higiene y limpieza de heridas en los perros

No hay nada más fácil que un perro se haga una pequeña herida jugando en el parque, pero esto no tiene por qué ser un problema si sabemos cómo aplicarle una cura básica, que evite infecciones posteriores.  

doggy.jpg

Existe la creencia popular de que sólo con que el perro se lama la herida, ésta ya cicatrizará. Nada más lejos de la realidad, ya que sólo una correcta higiene de la herida del perro evita que ésta se pueda infectar. De hecho, la saliva sólo produce un exceso de humedad, que evita que se cicatrice lo antes posible la herida.

Si durante la limpieza del perro nos encontramos con alguna pequeña herida superficial, lo primero que debemos hacer es proceder a aplicarle agua con jabón. Luego, la taparemos provisionalmente con una gasa y recortaremos los pelos de alrededor para evitar que puedan rozar e infectarla.

Después de esta limpieza de las heridas del perro, podemos pasar a su desinfección con agua oxigenada o un antiséptico de yodo. Acabaremos aplicando una gasa sujeta con un esparadrapo, que llevará hasta que la herida haya cicatrizado. Para evitar problemas de infecciones, es esencial que durante estos días extrememos la higiene del perro.

Por supuesto, el proceso que hemos explicado hasta ahora es válido en heridas superficiales de poco tamaño. Si nuestro perro presenta una herida consistente, es necesario que vayamos de inmediato al veterinario para que proceda a su cura y desinfección. Igual ocurre si la herida ha sido provocada por una mordedura, ya que los colmillos desgarran el tejido y favorecen la aparición de infecciones difícilmente controlables por alguien que no sea un veterinario.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder