Husky, carácter, conducta y comportamiento

La raza Husky está íntimamente relacionada a la nieve y a los trineos. Se originó en Siberia, en Rusia, siendo usados como perros de trabajo. Tiene una gran similitud con los lobos. Su tamaño es mediano y pesa cerca de 30 kg. Puede llegar a medir 60 cm de alto.

huskysiberiano2.jpg

Se dice que el Husky fue criado originalmente por la tribu Chukchi, siendo usado como compañía, para tirar de los trineos de nieve, pastorear a los ciervos y mantener calientes a los niños. Es posible hallarlo en todo el mundo.

El Husky es un perro acostumbrado a vivir en la nieve y en los climas fríos, puede modificar su grueso y denso pelaje según su lugar de residencia. Sus colores son el rojizo, el marrón, el rubio, el negro, el blanco y el gris.

El carácter del Husky es atento, cariñoso, servicial y siempre quiere complacer a su amo. Si bien está acostumbrado a vivir en manadas, este perro tiene un buen comportamiento cuando vive en una casa o piso, desarrollando un gran vínculo con su amo.

Se debe tener en cuenta que el que sea su dueño principal deberá ser de carácter fuerte para poder dominar al Husky, pero a la vez amoroso para brindarle cariño suficiente con el cuál ganar su respeto.

El comportamiento del Husky lo hace ideal para la convivencia con niños y otros perros. Puede llegar a ser un poco testarudo, independiente y orgulloso, sin embargo, el trato con las personas será maravilloso.

Por su parte, es un perro parecido al lobo, robusto, y con un ladrido chillón y un poco molesto para algunas personas. A veces puede aullar como sus antepasados. Rara vez morderá, por lo que no es aconsejado como guardián o protección.

Es un perro muy resistente, puede correr muchos kilómetros sin cansarse, requiere de cepillado continuo. Por último, el Husky debe estar en climas fríos para que no sufra. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 3,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder