Husky, enfermedades y problemas de salud

El husky es un perro grande y fuerte que, como ocurre en todas las razas, tiene tendencia genética a sufrir ciertas enfermedades. En este caso, sus principales puntos débiles son sus ojos y caderas.

huskysiberiano1.jpeg

Es evidente que uno de los grandes atractivos de los perros de esta raza son sus ojos, pero también son una de las partes de su cuerpo que les pueden causar más problemas.  Así, debemos tener en cuenta que los husky tienen posibilidades de sufrir cataratas hereditarias, cuya aparición debe vigilarse mediante chequeos regulares, evitando así que lleguen a provocar ceguera.

Otras disfunciones visuales comunes en los perros de esta raza son la distrofia corneal (que produce síntomas parecidos a los de las cataratas, al enturbiar el ojo), la atrofia progresiva de retina (que se inicia por una ceguera nocturna, y que acaba afectando a la visión diurna), y el glaucoma, el aumento de presión en el ojo, para el que muchos perros tienen predisposición genética.

Asimismo, a nivel de la piel, otra de las enfermedades con un componente hereditario importante en los husky es la distrofia del folículo piloso, que afecta el pelo del perro haciéndolo más seco y cambiándole, incluso, el color.

También puede aparecer otro trastorno de consecuencias leves, la dermatosis por carencia de zinc, que provoca picores  intensos y pérdida de pelo, debido a que el perro no absorbe bien este mineral.

Finalmente, no podemos dejar de mencionar otra de las enfermedades más comunes en los perros de gran tamaño, como el husky: la displasia de cadera. Se trata de una malformación de la articulación de la cadera de origen genético, que impide que la cabeza del fémur encaje correctamente. Puede acentuarse por el sobrepeso del perro y por un exceso de ejercicio sin control. Sus síntomas principales son los problemas de movilidad, que incluyen cojera, y un modo de moverse ciertamente extraño, que delata las molestias que siente el perro.

Recuerda siempre que todos los problemas de salud que hemos explicado en este artículo pueden ser tratados médicamente.  Lleva a tu perro a un veterinario de confianza para que le preste la atención necesaria, y tu husky podrá tener una buena calidad de vida.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 2,50 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder