Introducir un nuevo gato en casa

Los gatos a diferencia de los perros, no acostumbran a ir en manadas. Si ya tenemos un gato y queremos introducir otro en la família será conveniente tomar unas serie de precauciones para facilitar al máximo la adaptación y buena convivencia entre los dos. El tiempo preciso puede variar según la personalidad de cada gato, así que necesitaremos grandes dosis de tranquilidad y paciencia.

dos1.jpg

Tener un gato en casa es realmente una maravillosa decisión. Tal es así que mucha gente se interesan en adoptar a un segundo gato. Entonces, si esta es tu situación, debes saber que la integración entre ambos no siempre es sencilla, sobre todo si el ya habitante del hogar es muy mimado por el propietario.

Si nos regalan un gato o encontramos uno en la calle, antes de ingresarlo en el hogar debemos llevarlo al veterinario. Él se encargará de darle las vacunas que necesita y saber si tiene alguna enfermedad que pueda contagiar a otros animales.

Los gatos no son muy “amigos” de andar en manada como los perros. No te preocupes si tu antiguo gato no se presenta muy amable con el recién llegado, esto es normal. Tiene mucho que ver también la edad y el sexo de cada uno de ellos. Recuerda que marcan el territorio y a las personas que viven en él, por lo que no se puede dejar “que se conozcan” de manera libre.

El gato que acaba de llegar estará muy asombrado con lo que está viendo en su nuevo hogar y el antiguo se sentirá “avasallado”. Algunos expertos aconsejan encerrarlos en cuartos diferentes, durante una semana o algunos días. Lentamente se deben acostumbrar a los olores y sonidos del otro. Una vez que este tiempo pase, haz que de a poco se conozcan entre ellos. En lo posible que sea el gato antiguo el que llega al cuarto del nuevo y no al revés. Debes estar preparado para algunos gruñidos.

Esta adaptación puede llevar un tiempo, todo depende de la personalidad de cada uno de los gatos. Si no se aceptan al principio, lo harán más adelante, no debes preocuparte. Aliméntalos en sitios diferentes, que cada uno tenga su arenero y juega con los dos sin prestarle más atención a uno que a otro.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder