Irish wolfhound o Lebrel irlandés, conoce la raza, consejos

La raza Lebrel Irlandés es una de las razas de perro más grandes del mundo. Se caracteriza por un instinto cazador y un carácter pacífico pero independiente a la vez.

Son perros con mucha energía, por lo que su ejercicio diario es bastante importante. En este sentido, es aconsejable que disponga de un espacio grande, aunque también se puede adaptar a espacios interiores.

Es un perro que puede tener una estatura cercana e incluso superior a los 80 cm. Su pelo es grueso y duro, igual que sus músculos.

Irish Wolfhound.jpg

El Lebrel Irlandés, también llamado Irish Wolfhound o Lobero Irlandés es el perro más alto que existe. Los ejemplares adultos alcanzan una estatura promedio de entre 95 y 100 cm a la cruz.

Hasta el siglo XVII a los loberos irlandeses se les utilizó para cazar ciervos, especialmente el ciervo rojo, se descubrió asimismo que eran perros muy útiles para exterminar a los lobos que plagaban grandes regiones de Europa antes de que se talaran los bosques.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Irish Wolfhound es un perro tranquilo, pacífico, discreto e independiente. Se muestra muy paciente con los niños aunque, al no ser demasiado consciente de lo grande que es, puede que en el juego sea un poco bruto. Tiene un carácter alegre, feliz, protector y obediente.

El lobero es uno de los perros más dóciles del mundo canino de tal forma que se los llama los "gigantes amables". Es equilibrado, tenaz en el trabajo y muy apegado a sus dueños. Cuenta con una capacidad de aprendizaje media. Su nobleza es tal que no se recomienda como perro de guardia y protección, pero su tamaño impone enormemente.

Su instinto de pastoreo y cacería es elevado, así como su adaptabilidad a la convivencia con niños y otros perros.

Cuidados y Salud:

Debido a ser un perro de gran tamaño, el Lobero Irlandés necesita mucho espacio. Aunque puede adaptarse a vivir en un interior, lo ideal sería que pudiese campar a sus anchas por un jardín. Para mantenerse sano, necesita entre 20 y 40 minutos diarios de ejercicio.

Se le debe alimentar en una superficie elevada para evitar una torsión gástrica; el problema más común que estos perros presentan.

El cachorro de Irish Wolfhound crece con rapidez, por lo que una alimentación adecuada y el ejercicio son de suma importancia durante los años de crecimiento del perro.

La mayor preocupación de los propietarios de este Lebrel es su poca longevidad: los machos acostumbran a vivir un promedio de cinco a seis años y las hembras entre seis y siete.

El Lebrel Irlandés, debido a su gran tamaño, es propenso a padecer displasia de cadera y otras enfermedades óseas. Otras afecciones a las que tiene cierta predisposición son: cáncer de huesos largos, cardiomiopatías, Atrofia Progresiva de la Retina y Enfermedad de Von Willebrand.

Historia:

El Lebrel Irlandés es una de las razas de perro más antiguas que se conocen, se cree que llegó a la isla de mano de los celtas en el año 279 a.C.

Al igual que los celtas continentales, los irlandeses se interesaron en criar grandes galgos los cuales parecen haber sido aún más grandes que la variedad más antigua. Estos grandes galgos irlandeses pudieron haber tenido pelo liso o duro, pero tiempo después, el pelo duro llego a predominar debido posiblemente al clima de Irlanda.

El primer relato escrito sobre estos perros fue hecho por un cónsul romano en el año 391 d.C., sin embargo, ya se habían establecido en Irlanda en el primer siglo d.C. cuando Setanta cambio su nombre al de Cu-Chulainn (el galgo de Culan). Hace mención de que los Uisneach (primer siglo) llevaron consigo 150 galgos en su primer viaje a Escocia.

Desde la edad media hasta el siglo XVII, las parejas de galgos irlandeses fueron apreciadas como presentes por las casas reales de Europa, Escandinavia y de otras regiones. Fueron enviadas a Inglaterra, España, Francia, Suecia, Dinamarca, Persia, India y Polonia.

El cambio de nombre a lobero probablemente data desde el siglo XV, cuando a cada país se le pidió conservar 24 loberos para proteger los rebaños de los campesinos de los ataques de los lobos. La prohibición Cromweliana (1652) para la exportación de loberos ayuda a preservar su número durante algún tiempo, pero la desaparición gradual del lobo y la continua demanda del extranjero redujeron su número casi al punto de extinción a finales del siglo XVII.

Durante siglos este perro se dedicó a cazar lobos, jabalíes y alces al servicio de la nobleza irlandesa. En los siglos XVIII y XIX el lobo estuvo a punto de extinguirse en Gran Bretaña e Irlanda y como consecuencia, este Lobero también pudo haber desaparecido. Gracias a la intervención del capitán Graham en 1862, la raza se pudo salvar. Puede que Graham cruzara a los últimos ejemplares del Irish con Dogos Alemanes, Deerhounds y Borzois.

Probablemente fue parte del bullir del nacionalismo romántico que colaboró a revivir el interés en esta raza de perro. El lobero logró una verdadera casta solo por medio de cruzamientos de perros de consanguinidad estrecha bastante frecuentes, más sus resultados fueron en definitiva aceptados como un renacimiento legítimo de la raza.

En el año 1885 se organizó un club del Lobero Irlandés y el Club del perro Irlandés programó una clase para la raza en su exposición de abril de 1879.

El lobero actualmente disfruta una vez más de algo de la reputación que tuvo en la edad media y excita a los más interesados debido a que es un símbolo viviente de la cultura irlandesa y un recuerdo del pasado celta. Los loberos irlandeses, ovejas en el hogar y leones en la casa, se crían actualmente en cantidades bastante grandes fuera de Irlanda.

Apariencia General:

El Lebrel Irlandés es un perro grande, muy musculoso, fuerte y rápido. Ostenta el título de ser el perro de mayor estatura del mundo muy igualado con el Gran Danés si bien éste puede parecer más alto debido a su espalda más corta.

El lobero irlandés no debe ser tan pesado o masivo como el dogo alemán pero es más robusto que el galgo escocés, al cual debe parecerse en conjunto por su tipo.

La altura del perro a la cruz de los machos es mínimo 79 cm y en las hembras 71 cm. El peso de los machos es mínimo 54,5 kg y 40,5 kg en las hembras.

Es un perro de gran tamaño y apariencia imponente, muy musculoso, fuerte aunque estructurado elegantemente, sus movimientos son fáciles y dinámicos; la cabeza y el cuello los debe llevar en alto y la cola hacia abajo con una pequeña curva hacia arriba en la punta.

El pelo en esta raza de perros es espeso, fuerte y duro, corto o medio largo de color gris, atigrado, rojo, negro, blanco, leonado.

La cabeza del perro es larga, con los huesos frontales ligeramente levantados y con una muy leve depresión frontonasal. El cráneo no debe ser muy ancho. El hocino es largo y moderadamente puntiagudo.

Las orejas son pequeñas y debe llevarlas hacía atrás. El cuello es estos perros es bastante largo, muy fuerte y musculoso, bien arqueado, sin papada o piel suelta alrededor de la garganta.

La cola en esta raza de perro es larga y ligeramente curvada, de grueso moderado y bien recubierta de pelo.

Posee una espalda musculosa y oblicua que permite dar amplitud al pecho. Los codos del perro deben estar bien pegados al cuerpo, sin girarse hacia adentro o hacia afuera. Miembro antebrazo musculoso y en conjunto el miembro debe ser fuerte y bastante recto.

Los muslos del perro son musculosos, con la pierna larga y fuerte. Los corvejones deben estar bien descendidos y no deben girarse hacia adentro ni hacia afuera.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder