Jack russell terrier, conoce la raza, consejos

La raza Jack Russel Terrier está caracterizada por su sociabilidad, pues se lleva bien con los dueños, con personas no conocidas y con el resto de los animales. Es por esto que decimos que es un animal muy curioso.

Su aptitud por cazar, conlleva le viene de su alto rendimiento energético. Por ello, es importante acompañarle en largos paseos.

Es un perro de raza pequeña que difícilmente llega a los 7 kilos de peso. Tiene las extremidades cortas pero fuertes.

Jack Russel Terrier.jpg

Ficha de Raza

 

El Jack Russell Terrier suele confundirse con el Parson Russell Terrier. Las dos razas tienen el mismo origen y son casi iguales excepto por la longitud de sus patas, el Jack Russell tiene las patas cortas (tipo Basset) y el Parson Russell las tiene más largas, midiendo unos 10 cm más que su compañero.

 

El Jack Russell Terrier pertenece al grupo de perros conocidos como Terrier, palabra que procede del término latino terra, que significa «tierra». El Terrier es un perro que ha sido criado para trabajar bajo tierra y hacer salir a alimañas grandes y pequeñas, roedores y otros animales que pueden suponer una molestia para la vida campestre.

 

El Jack Russell Terrier y el Parson Russell Terrier deben su existencia al inglés John (Jack) Russell, un reverendo aficionado a la caza. A principios del siglo XIX, Russell compró una Terrier de tipo Fox casi completamente blanca para utilizarla en la caza de zorros, liebres y tejones. Russell consagró su reputación como cazador de zorros y como criador de unos Fox Terrier que no pesaban más de 7 kg en temporada de caza. Con los años, estos perros fueron diferenciándose en cuanto a tamaño y formación del clásico Fox Terrier y, antes de 1900, ya se desvincularon de la raza. A estos ejemplares les pusieron el nombre de Jack Russell Terrier pero poco a poco, dentro de esta nueva raza, se fueron desarrollando dos variedades. Una con las patas bastante largas para correr detrás de los caballos y los galgos (Parson Russell Terrier) y otra con las patas más cortas adaptadas para al rastreo (Jack Russell Terrier).

 

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Jack Russell Terrier es valiente, inteligente, alegre, curioso y dinámico. No es mordedor, ni hipernervioso, aunque necesita que se le eduque con mano firme. Se lleva bien con niños, adultos y otros animales. A pesar de ser de pequeño tamaño, es muy activo y requiere que sus dueños también lo sean, necesita compartir largas excursiones y sesiones de juego.

 

Se trata de una raza llena de energía que se hará el amo de su hogar, si le da sólo media oportunidad. Una advertencia importante es que nunca se le debe permitir pensar que está al mando. Debe recibir un liderazgo intenso y constante por parte de su propietario. Le encanta escarbar en el jardín, colarse por debajo de la valla –rememorando así los tiempos en que escarbaba para hacer salir a los tejones de las madrigueras–, y mostrará tendencia a vagabundear si no se lo confina en una zona. No se le debería dejar solo con aves ni roedores, aunque puede llevarse bien con los gatos, si son presentados de manera adecuada.

 

Es un perro muy adaptable que puede modificar con facilidad sus hábitos de vida. Es muy inteligente y resistente, y un compañero cariñoso y alegre que se suma rápidamente a la diversión familiar. Se trata de un compañero excelente y trabaja sin dificultades y bien como perro de terapia.

 

El Jack Russell puede adaptarse de ser un perro de caza a uno casero bien educado, pero debe ser adiestrado constantemente para comportarse como todo un caballero.

 

El Jack Russell se distrae con facilidad y se interesa por otras cosas, pero es un perro inteligente y responde al adiestramiento.

 

 

Dedícale tiempo y compañía a tu perro, siempre tiene una recompensa superior. Comparte con el tus aficiones, o tus momentos de ocio, algunos complementos de la tienda Petclic pueden hacerlo más fácil y agradable para ambos.

 

 

Cuidados y Salud:

De origen cazador, el Jack Russell Terrier es tan vital que necesita hacer mucho ejercicio para estar contento y sano, preferiblemente en espacios abiertos. Lo ideal sería que pudiese correr a sus anchas por un jardín y así agotar gran parte de su energía.

 

Hay que tener cuidado con los Jack Rusell Terrier que viven en la ciudad. Si de repente el perro detecta un rastro, en un segundo puede desaparecer tras él sin tener en cuenta el tráfico o las órdenes del dueño.

 

El Jack Russell Terrier es una raza muy resistente y sana, aunque puede padecer luxación de retina y cataratas.

 

 

Por las características, tamaño y configuración física de esta raza necesitarás información y conocer distintas variedades de productos. Dispones de ellos en distintas secciones de la tienda para perros.

 

Historia:
Todas las razas del grupo de los Terrier tuvieron su origen en las islas Británicas, a excepción del Schnauzer Miniatura. Muchas de éstas derivaron de un antepasado similar y, hacia mediados del siglo XIX, los Terrier se clasificaban, a grandes rasgos, en dos categorías básicas: los perros de pelaje duro y patas cortas, que tendían a proceder de Escocia; y los de patas más largas y pelaje liso, criados en Inglaterra. Aunque los Terrier pueden variar con respecto a su constitución, son perros valientes que persiguen a las alimañas y que además son buenos compañeros para sus amos.

 

Los orígenes de los Terrier son oscuros, pero lo que es cierto es que, en el siglo XVIII y principios del XIX, no existía una raza concreta de Terrier, sino que los perros eran criados para meterse bajo tierra con valentía y convicción. Los que no eran capaces de desempeñar este cometido, eran sacrificados, y los que sí podían hacerlo eran apareados entre sí, prestándose poca atención al aspecto. «A no ser que fueran aptos y valientes para su cometido, sus cabezas no eran mantenidas mucho tiempo fuera del gran cubo de agua del patio del establo». Los que criaban y cuidaban perros tenían un trabajo específico para la raza concreta. Criaban en busca de unas patas largas para la velocidad, o bien de unas cortas para que fueran bajo tierra, además de una capa doble para obtener protección contra los elementos y, como algo común para todos los Terrier, se criaba en pos de una buena dentadura.

 

Hacia 1735, el Sportsman’s Dictionary –Diccionario del cazador– describía al Terrier como «un tipo de perro usado sólo o principalmente para la caza del zorro o el tejón. Se arrastra y se mete bajo tierra y agarra y muerde al zorro o al tejón, ya sea haciéndolos trizas con los dientes o arrastrándolos por la fuerza fuera de sus madrigueras». En 1845, Youatt escribió bajo el encabezamiento «Terrier: Orejas de tamaño moderado, medio erguidas, generalmente de un color negro intenso con una mancha amarilla encima del ojo… El pelaje del Terrier puede ser liso o duro…; el Terrier de pelo duro probablemente obtuvo su capa de los perros mestizos, y el de pelo liso puede proceder de los Sabuesos». James Jackson escribió en The Dog Book -El libro del perro- que «el resumen de la situación es que el Terrier fue desarrollado a partir de los perros normales de Reino Unido. Es un perro valiente que muerde con fuerza y lo suficientemente pequeño como para meterse bajo tierra en busca del zorro y el tejón».

 

John (Jack) Russell, el padre de la raza, nació en 1795 en Dartmouth y creció en el norte de Devon. Su padre era un cazador que tenía un gran interés por los sabuesos, los Terrier y la caza. Además, el padre era un reverendo muy apreciado. Su hijo creció con perros, y desde una tierna edad mostró un verdadero interés por los animales y la caza. Mientras estaba en Oxford, vio a un inteligente y pequeño Fox Terrier en un carro de la leche, y adquirió a esa hembra. Se llamaba Trump y se dice que era «de lo más atractiva, sus líneas espléndidas, su forma totalmente equilibrada, su actitud perspicaz y con estilo». Era casi completamente blanca, tenía un pelaje grueso y denso que no sólo le proporcionaba una gran protección contra la climatología inclemente, sino también contra las heridas provocadas por las zarzas y las matas mientras perseguía a los zorros. Se convirtió en la base de la raza y se dice que todos los Jack Russell nacidos durante los siguientes cincuenta años podían remontar sus orígenes hasta llegar a ella.

 

Russell fue ordenado párroco en 1819. Era un predicador vehemente y parece que apreciado, ya que hacía la ronda por los púlpitos vecinos cuando le pedían que diera un sermón. Era conocido por su amabilidad –nunca vendió un perro, siempre los regalaba– y por su amor por los animales.

 

El Jack Russell, al contrario que los otros Terrier, ha sido y sigue siendo criado sobre todo como perro de caza y no como ejemplar para las exposiciones de belleza. La preocupación principal ha sido la capacidad de la raza de ir bajo tierra y de hacer salir a los zorros de la madriguera, para que sabuesos y cazadores los apresen. Se trata de una raza trabajadora y resistente de la que se espera que quiera dedicar un día de trabajo en el campo.

 

Jack Russell era un afamado cazador de zorros y sus Terrier eran conocidos por todo el país. Prefería a aquellos perros que corrían al lado de los sabuesos y que podían perseguir y hostigar al zorro hasta que llegaran los cazadores. No quería perros que pudieran matarlo, dando así por finalizada la cacería, sino que quería perros inteligentes que pudieran trabajar un día entero con valentía y convicción.

 

Además de la perra Trump del reverendo Russell, otros tres perros fueron pilares fundamentales de esta raza en sus inicios. Eran Old Trap, Old Jock y Grove Nettle. Estos tres perros destacan en los orígenes del Fox Terrier.

 

Old Trap, cuyo padre era Tip, otro perro famoso, pesaba casi ocho kilos y era conocido por su valentía y carácter propio de los Terrier. Fue muy usado como semental y fundó la línea Old Trap, que sobresalía por la fuerza de sus mandíbulas y expresión. Old Jock nació en 1859; tenía una buena osamenta, unas patas rectas y unos pies excelentes. El pelaje de las orejas era de color fuego y el de la base de la cola, negro. Pesaba poco más de ocho kilos, tenía un cráneo un tanto ancho y poseía mucha fuerza en las mandíbulas. Criado en el criadero Huntsman for the Grove, fue la base de la que procedieron muchos perros de trabajo y de exposición. Grove Nettle, nacida en 1862, era una hermosa hembra con una capa abundante. Fue el primer ejemplar de pelo duro y podía trabajar bien, además de tener un aspecto hermoso. Fue una perra prolífica y fue apareada con casi todos los machos destacables de su época.

 

El reverendo Russell se convirtió en miembro fundador del Kennel Club del Reino Unido en 1873, y valoró a los Fox Terrier en la exposición celebrada en el Crystal Palace, en 1874. En esos tiempos ya era obvio que había una separación entre el Fox Terrier de exposición y los Terrier de trabajo que prefería el reverendo Russell. Tras su valoración apuntó que «¡rara vez o nunca veo un verdadero Terrier en la actualidad!».

 

La línea de perros de Russell era muy respetada, y Hugh Dalziel, en el libro British Dogs –Perros británicos– le concedió el mérito de ser el padre de los criadores de Fox Terrier. El párroco falleció en 1883, y la Gazette del Kennel Club señaló que «como el criador más antiguo de Fox Terrier del Reino Unido, la conexión de Mr. Russell con el Kennel Club fue todo un honor para esta sociedad».

 

Hacia 1895 se fundó el Parson Jack Russell Terrier Club, y uno de sus objetivos era el de «potenciar la cría del viejo Fox Terrier del norte de Devon, hecho famoso sobre todo a través de los Terrier criados por el reverendo John Russell».

 

Arthur Heinemann se convirtió en el secretario de esta organización y continuó la labor desde el momento en que la había dejado el párroco, convirtiéndose en un gran promotor y criador de Jack Russell. Heinemann adquirió tantos Terrier –cuyas líneas se remontaran directamente a los perros del reverendo– como pudo encontrar. En 1909, Heinemann valoró a los Fox Terrier de trabajo en la exposición canina Crufts, que era una categoría creada para otenciar el tipo de perros que había creado el reverendo Russell.

 

Hacia 1900, el Fox Terrier era una categoría importante en las exposiciones caninas, y los ejemplares inscritos eran refinados y elegantes. No obstante, el pequeño Jack Russell seguía siendo muy popular como perro de trabajo. En Devon y Somerset en especial, las antiguas estirpes del Terrier de Russell fueron conservadas con celo, y los cachorros solían ser vendidos sólo a aquellos que fueran a hacer trabajar a los perros.

 

En 1925, Arthur Heinemann debatió en un tribunal que el Jack Russell Terrier era una raza distinta y que había sido criada en pureza durante muchas generaciones y que, aunque no estaba reconocida por el Kennel Club, estos Terriers tenían un valor considerable. El juez le dio la razón.

 

Los criadores activos de esta raza en el Reino Unido en las décadas de 1920 y 1930 eran Augusta Guest, del criadero Inwood, que tenía varios de los perros de Heinemann; Lord Coventry, dueño del criadero CarmanthenshireHounds, que frecuentemente hizo cruces retrógrados con perros de Heinemann; y W. Thornton, del criadero Workwell, que había criado a esta raza durante casi setenta años. Más adelante, Vernon Bartlett, Sid Churchill y Bernard Tuck siguieron criando a los perros de trabajo de estilo antiguo.

 

Tras la Segunda Guerra Mundial, quedaban pocos Jack Russell de pura raza. Los criadores tomaban a un Fox Terrier de patas cortas y lo cruzaban con un Teckel o un Corgi. Otros cruzaban a sus perros con Sealyham Terrier. En esa época, la raza estaba formada por ejemplares muy variopintos, no sólo en cuanto a la longitud del cuerpo, sino también con respecto al tamaño, el porte de las orejas y la textura del pelaje.

 

Empezaron a aparecer multitud de clubes del Jack Russell, y cada uno abogaba por su propio tipo de perro. La primera de estas sociedades, fundada en la década de 1890, fue el Parson Jack Russell Terrier Club (PJRTC), que previamente había tenido el nombre de Devon and Somerset Badger Digging Club. Arthur Heinemann fue secretario de esa sociedad durante muchos años. Su objetivo era el de potenciar la cría del antiguo North Devon Fox Terrier, y la búsqueda de tejones en las madrigueras era una de las principales actividades de esta organización, que acabó por desaparecer.

 

En 1975 se fundó el Jack Russell Terrier Club of Great Britain (JRTCGB). En 1978 se fundó el South Eastern Jack Russell Club (SEJRC) como escisión del JRTCGB. Todas las asociaciones sufrían los problemas relacionados con el tamaño y el tipo del Jack Russell. El SEJRC dividió a esta raza en dos tamaños: miniatura y estándar. Los Terriers de los miembros se esta organización tenían las patas cortas y el dorso más largo que otros Jack Russell. El estándar describía a este perro como «Terrier de trabajo», pero sus miembros tenían poco interés por usar a sus ejemplares como perros de trabajo.

 

Los clubes acabaron por adoptar un estándar básico, permaneciendo todavía las diferencias con respecto a la altura. En 1983, el SEJRC solicitó formalmente el reconocimiento por parte del Kennel Club, y el antiguo Parson Jack Russell Terrier Club fue revivido para salvaguardar al Terrier tradicional, siendo Vernon Bartlett su presidente. La primera tarea fue la de solicitar el reconocimiento, por parte del Kennel Club, del Terrier de tipo antiguo que se criaba en el siglo XIX.

 

Había una gran acrimonia entre los distintos clubes. Por último, el Kennel Club quedó desconcertado ante la oposición de las peticiones para el reconocimiento del SEJRC. Tras muchas cartas, llamadas telefónicas, reuniones y negociaciones sobre el libro de orígenes fundador y el estándar de la raza, el PJRTC pudo anunciar que el Parson Jack Russell Terrier era, oficialmente, una raza. El 1997, el Jack Russell Terrier pudo obtener Challenge Certificates (Certificados de Desafío) por vez primera en una exposición aprobada por el Kennel Club.

 

El Jack Russell fue exportado a Australia en la década de 1880, y entre esos perros se incluían ejemplares de la línea del reverendo Russell. Muchos animales fueron importados del Reino Unido a lo largo de los años, y el Jack Russell Terrier Club of Australia, Inc., fundado en 1972, fue el primer club de la raza en funcionamiento desde la desaparición del PJRTC. Se trata de una organización grande y potente, con su propio sistema de inscripciones en el libro de orígenes genealógico, y desde su fundación se han inscrito más de 6.000 camadas. En 1991, la raza recibió el reconocimiento oficial por parte del Australian Kennel Club.

 

Se desconoce cuándo se importaron los primeros Jack Russell a Estados Unidos, pero en 1976 se fundó el Jack Russell Terrier Club of America (JRTCA), y en la actualidad tiene casi 3.000 miembros. Su objetivo es el de «promover y mantener al Jack Russell como una raza de Terrier». La asociación de criadores Jack Russell Terrier Breeders Association se fundó en 1985, y su objetivo era el de «promover al Jack Russell Terrier tal como fue desarrollado en la década de 1880 por el reverendo John Russell». Esta sociedad celebra exposiciones y pruebas, además de publicar una hoja informativa bimensual y un anuario.

 

El JRTCA mantiene el libro de orígenes genealógico nacional del Jack Russell Terrier en Estados Unidos, que es el mayor libro de orígenes genealógico del mundo. Las inscripciones para su prueba nacional pueden superar los mil Jack Russell procedentes de toda Norteamérica. Publican una revista bimensual, True Grit, y un anuario que consta de dos volúmenes, además de un directorio de criadores. Tienen en funcionamiento un servicio de rescate de Jack Russell Terrier que ayuda al readiestramiento y a encontrar hogares a Jack Russell abandonados, además de disponer de una página web.

 

En 1999 se aceptó la inscripción del Jack Russell Terrier en la categoría miscelánea de las exposiciones de belleza aprobadas por el American Kennel Club.

 

Los Jack Russell son populares en los Países Bajos y lo son mucho en Alemania, donde existe el JRTC Deutschland y un Club Alemán para Parson Jack Russell Terrier de trabajo. También se puede encontrar al Jack Russell en los países escandinavos y hasta en Sudáfrica, donde se han inscrito más de 2.000 ejemplares en el libro de orígenes genealógico.

 

Este pequeño Terrier, defendido por un reverendo de North Devon, ha recorrido un largo camino, y su popularidad se ha hecho evidente en todo el mundo.

 

Apariencia General:

El Jack Russell Terrier es ágil, resistente y con unas extremidades cortas, fuertes y musculosas. Tiene las orejas pequeñas en forma de “v” caídas hacia delante.

 

La cola es fuerte, recta y la lleva implantada alta.

 

Su pelo puede ser liso o duro y de color blanco con marcas fuego, limón o negras, preferiblemente limitadas a la cabeza o a la raíz de la cola.

 

Su altura media a la cruz es de entre 25 y 30 cm, su peso aproximado es de entre 5 y 7 kilos.

 

 

 

También puedes visitar secciones concretas de la tienda para perros, donde encontraras el producto que necesitas para cada momento o etapa de este tipo de raza como:

 

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 4,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder