Korat, su conducta y vivir con él

El Korat es un gato muy juguetón y activo. Afectuoso con los dueños o con los habitantes de la casa pero algo receloso con los que no conoce demasiado.

No le gustan los ambientes ruidosos, prefiere hogares armónicos.

korat2.jpg

Esta raza adora formar parte de un hogar, responde con total fidelidad a sus amos. El Korat es dulce y paciente, siendo una mascota perfecta para un piso donde hay niños. Es un gran compañero, alcanza una perfecta unión con un solo dueño aunque también quiera a los demás. Es hipersensible y está muy atado a su propietario, clamando amor y atención constantemente.

El maullido del Korat es melodioso y no lo suele utilizar demasiado. Se trata de un gato ágil, activo, con un temperamento fuerte y a la vez sereno, según el entorno. La conducta del Korat dependerá pura y exclusivamente de lo que ocurra en su casa. Si en la vivienda hay ruido o música alta, se comportará en consecuencia. Si por el contrario reina la tranquilidad, el Korat será sereno, a tal punto de no escucharse ni notarse su presencia.

Un Korat como mascota garantiza horas de diversión; debido a su gran paciencia es ideal para los hogares de la ciudad. Es un gato inteligente que regala amor y ternura. Si se busca un compañero fiel, se encontrará en el Korat. Sigue a un solo dueño de la casa, casi siempre el que lo alimenta o juega con él, así como el que le brinda más atención.

El Korat puede ser un poco arisco con las personas que no conoce o que van de visita de vez en cuando. Le gusta estar rodeado de gente que le es familiar. Es sensible a los ruidos fuertes y a los movimientos demasiado bruscos. Es curioso y con el olfato muy desarrollado.

Para expresar sus deseos, como por ejemplo comer, el Korat se enredará en los tobillos del dueño, subirá a sus hombros o hasta “golpeará” despacio el rostro con sus manos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder