La alimentación de las gambas

 La alimentación de las gambas es un factor que en los últimos años se ha ido normalizando y haciendo paulatinamente más y más sencillo gracias a la aparición de diversos alimentos comerciales de gran calidad que cubren por completo cualquier necesidad que puedan tener nuestros crustáceos.

cleanershrimponzoanthusmacro.jpg

 Pero junto a estos las gambas agradecen en ocasiones un aporte alimenticio diferente, con alimento natural y papilla, con el que además podremos empujarlas a la reproducción o corregir algunos defectos de, por ejemplo, falta de calcio.

 

Las gambitas se pasarán el día “pastando” en las plantas del gambario, sobre todo en el musgo de Java, de donde sacarán un buen aporte alimenticio para su mantenimiento. De hecho en un acuario suficientemente plantado y maduro se podría confiar en que dicho aporte fuera el necesario para su desarrollo. Pero dejemos de lado esta idea y veamos qué se les puede ofrecer.

 

Las gambas gustarán de casi cualquier verdura hervida que les demos. Calabacín, pepino, zanahoria o guisantes serán ideales para estos pequeños habitantes del gambario, que pronto se irán a posar encima del trozo en cuestión, dejándolo en pocas horas totalmente limpio. Eso sí, deberemos estar atentos para retirar los retos de comida si ha pasado un rato, con el fin de no ensuciar el agua.

 

Las papillas también son una buena opción para la alimentación alternativa de las gambas. Podemos hacerlas hirviendo diversas verduras, junto con un poco de espirulina y batiendo todo después hasta conseguir una masa homogénea que aplanaremos hasta que tenga un grosor inferior al centímetro. Después dejaremos secar al sol (o encima de una fuente de calor) durante unas horas hasta conseguir una pasta quebradiza que será lo que daremos a las gambas. Estas papillas tienen la ventaja de que podemos introducir en ellas los elementos que queramos, y así hacer un seguimiento exacto de la alimentación de las gambas. La desventaja es que pueden manchar bastante el agua, por lo que hay que proporcionar trozos pequeños y retirarlos en cuanto las gambas dejen de comerlos.  

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder