La primera cama del cachorro

Acabas de traer tu cachorro a casa, has estado jugando con él toda la tarde, le has dado de cenar perfectamente y hasta has conseguido que haga sus necesidades en la calle. Ahora le acuestas en el sitio que tenías preparado para él, tú te vas a tu cama…y escuchas que el perro llora y llora. ¿Cómo resistirse a ese llanto? ¿Quién podría ser lo suficientemente fuerte como para no levantarse, coger al cachorro en brazos y llevarlo hasta la cama?

confuseddogbylauracf-d4qpj2e.jpg

Pues tú debes de ser así de fuerte. Así que tienes que disponer de un lugar específico para tu cachorro en el que dormirá de aquí en adelante. Este lugar puede ser una caja acondicionada, donde disponga de suficiente espacio para su tamaño (y teniendo en cuenta el rápido crecimiento del cachorro) y que esté perfectamente ventilada. Pero lo más efectivo será comprar una cama o cuna especial en una tienda del ramo, donde el cachorro podrá encontrarse perfectamente cómodo. No temas porque el cachorro ensucie su nueva casita, ya que el animal casi nunca hará sus necesidades en el lugar donde duerme, a no ser que realmente no pueda aguantarse.

El lugar donde ubicar la cuna del cachorro también es muy importante. Normalmente la primera elección es la cocina, debido a varias razones (no hay muebles bajos donde pueda subir el cachorro, durante el día es un lugar con mucho movimiento y el cachorro nos e sentirá solo y además es lo suficientemente higiénico como para evitar infecciones). En ningún caso pongas la cuna junto a tu cama, porque de esa forma el perro ya nunca querrá alejarse de ella.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder