Las rayas de agua dulce, un curioso habitante del acuario

Muchos aficionados piensan que las rayas son peces únicamente de agua salada y que, por lo tanto, su mantenimiento en el acuario de agua dulce es imposible. Pero no es así, ya que la familia Potamotrygonidae reúnen una serie de especies que sí pueden ser mantenidas en cautividad en este tipo de tanques. Entre ellas están algunos de los peces más curiosos y espectaculares que podemos ver en los acuarios…pero también de los más complicados de mantener. 

pfauenaugen-stechrochen-ocellateriverstingray-potamotrygonmotoro.jpg

Lo primero que debemos tener es un acuario de grandes dimensiones, ya que todas estas rayas alcanzan más de medio metro. El tanque debe de ser, por lo tanto, de más de un metro y medio de largo y más de medio metro de ancho, importando menos la altura. Siempre será mejor cuanto más espacio tengan. Las condiciones del agua deben de ser óptimas ya que estamos ante unos peces extremadamente delicados. La más mínima presencia de nitritos o nitratos resultará mortal para las rayas. En cuanto a las condiciones químicas las rayas de agua dulce más populares proviene del amazonas, por lo que necesitan aguas ácidas y blandas, exactamente igual, por ejemplo, que los populares peces disco. Su temperatura ideal será de 27 grados.

Pero no acaban ahí las necesidades de las rayas en el acuario. El fondo de la urna deberá estar recubierto de arena fina ya que cualquier otra cosa podría lastimar a la raya. Se evitarán también los adornos con puntos filosos y las plantas que pudieran molestar a las rayas en su natación.

La adaptación de estos animales al acuario debe de ser progresiva (mejor si se hace gota a gota) y conseguir que consuman alimento es el punto más complicado. Lo ideal es que coman dos veces al día alimento vivo o congelado, siendo estos animales de hábitos carnívoros.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder