Lhasa Apso, razones para escoger esta raza

Lhasa Apso es una raza ideal para tener en un piso o en una casa con jardín. Esto se debe a que este perro de origen tibetano es de pequeñas dimensiones (una altura máxima de 28 cm).

lhasaapso15.jpg

Por su parte, el Lhasa Apso es un perro muy guardián, excelente para dejarlo solo cuando la familia sale para el trabajo o sus actividades diarias. Nadie intentará entrar ya que su ladrido es muy potente. Desde sus orígenes en China se lo ha usado para avisar de presencias extrañas.

Si los miembros del hogar reciben visitas, en una primera instancia se mostrará desconfiado, pero debido a su carácter amistoso, no tardará en relacionarse si los dueños se lo permiten.

Además, la convivencia con los niños es maravillosa. Se lleva muy bien con los pequeños porque le gusta jugar mucho y por sobre todo, por ser cariñoso. Si hay otros perros en la casa, el Lhasa Apso se convertirá en el líder dominante.

El comportamiento de esta raza es muy interesante, ya que respeta las órdenes de los dueños. Además, es muy alegre, glotón y tranquilo. Puede pasar horas durmiendo como también jugando, corriendo y saltando.

En lo que respecta a su aseo y cuidado, se deberá tener en cuenta que el Lhasa Apso tiene una gran cabellera, muy larga y en dos capas. El cepillado diario y el lavado periódico permitirán que no se le enrede y tampoco se le adhieran objetos.

No hay que caer en el error de no sacarlo a pasear para evitar que se le formen nudos en el pelaje, sino tener el cuidado de desenredarlo. El Lhasa Apso es un perro que necesita de hacer ejercicio como cualquier otro.

Si la familia se va de vacaciones, no tendrá problemas en llevar a su Lhasa Apso ya que no sólo cabe en poco espacio, sino que además, harán que esté feliz y se vuelva más fuerte.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder