Lipidosis hepática en gatos

La lipidosis hepática en gatos es una enfermedad que afecta a nuestras mascotas en el hígado, desarrollándose con cierta rapidez. Los primeros síntomas serán la falta de apetito del gato, lo que provoca una serie de consecuencias, como el hígado del gato deba procesar grasas para cubrir la falta de nutrientes provocada por el ayuno. Secundariamente el hígado, que no está preparado para esta labor, generará más grasa de la necesaria, formándose depósitos de grasa sin procesar en el hígado. Este órgano dejará de funcionar correctamente y el gato continuará malnutriéndose, por lo que puede acabar muriendo. 

gatomeditando.jpg

Las causas que pueden provocar esta enfermedad son muy variadas y casi siempre tienen relación con mala alimentación. Así, es más abundante en gatos obesos, o en gatos que hayan tenido un drástico cambio en su dieta alimentaria sin haberse consultado dicho cambio con el veterinario. También afecta a animales aquejados de hipertiroidismo o con infecciones de orina. Por último un ambiente de estrés puede ser propicio para la aparición de la lipidosis hepática en gatos.

Además de la pérdida de apetito y su consiguiente pérdida de peso, se puede detectar esta enfermedad en sus estratos iniciales por el exceso de babeo en el animal, los vómitos, la fiebre y un oscurecimiento en el color de su orina.

Dada la gravedad de esta enfermedad habrá que ser especialmente cuidadoso en su prevención y consultar al veterinario en el momento que nuestro gato pase un día entero sin comer. Atajarla a tiempo es fundamental para que no tenga un desenlace fatal. Una vez diagnosticada la lipidosis hepática en gatos. La solución será alimentar a nuestro gato mediante las pautas del veterinario, en ocasiones de forma forzada mediante un tubo en el esófago.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder