Lo que nunca debe dar a su gato

Como quizá haya podido observar, en las tiendas de animales hay un gran surtido en la alimentación para nuestros gatos.

Es importante darles una nutrición adecuada para mantener una buena salud y evitar problemas tanto cardiovasculares, digestivos, etc. La alimentación de toda su vida condiciona el bienestar y su longevidad, sin duda.

No es lo mismo alimentar a un cachorro que a un animal geriátrico, ni un gato que esté todo el día fuera de casa que otro que no sale para nada al exterior. Por tanto, es importante saber cuál es el alimento adecuado para cada etapa y actividad.  

lo que nunca debes dar a tu gato leche.jpg

Tenga cuidado con los alimentos que da a su gato se consciente o no. Por tanto, a continuación, tenemos algunos de los  ingredientes o alimentos perjudiciales para los gatos:

Ingredientes o alimentos:

Bebidas alcohólicas: pueden causar intoxicación, coma y muerte.

Alimentos para bebés: pueden contener cebolla en polvo, que puede ser tóxico para los gatos. Si se alimenta a los gatos en grandes cantidades puede dar deficiencias nutricionales.

Huesos de pescado, aves u otras fuentes de carne (pollo o conejo): pueden causar obstrucción o laceración del sistema digestivo.

Atún en conserva (para el consumo humano): en grandes cantidades puede provocar desnutrición, ya que carece de niveles adecuados de vitaminas y minerales. Puede conducir a la deficiencia de tiamina.

Chocolate, café, té: tienen cafeína teobromina, cafeína o teofilina, que pueden causar vómitos, diarrea y ser tóxicos para los sistemas cardíaco y nervioso.

Alimentos para perros: si la ingestión es accidental no causará problemas, pero si se alimenta en repetidas ocasiones puede dar desnutrición y problemas que afectan al corazón.

Pescado, sea crudo, cocido o en lata: si son alimentados exclusivamente de pescado o administrados en grandes cantidades, puede aumentar la tiamina (una vitamina B) que conlleva la pérdida de apetito, convulsiones y en casos severos, la muerte.

Las uvas y las pasas: contiene una toxina que puede dañar a los riñones.

Leche y otros productos lácteos: algunos gatos adultos les pueden provocar diarreas si se les da en grandes cantidades.

Setas: pueden contener toxinas que pueden afectar a varios sistemas del cuerpo, incluso a veces la muerte.

Cebollas y ajos (crudos, cocidos o en polvo): contienen sulfóxidos y disulfuros que pueden dañar los glóbulos rojos y causar anemia. El ajo es menos tóxico que la cebolla.

Huevo crudo: puede contener Salmonella. Contiene una enzima llamada avidina, que disminuye la absorción de la biotina (una vitamina B). Esto puede llevar a problemas de piel y pelaje.

Carne cruda: puede contener bacterias como Salmonella y Escherichia Coli (bacteria que está generalmente en los intestinos animales) que pueden causar vómitos y diarrea. También puede contener otros organismos que están en forma de quistes.

Sal: si se come en grandes cantidades puede llevar a un desequilibrio electrolítico en el organismo.

Alimentos azucarados: pueden llevar a la obesidad, problemas dentales y a veces la diabetes mellitus.

Tabaco: contiene nicotina que afecta a los sistemas digestivo y nervioso. Puede producir palpitaciones, colapso, coma y muerte.

Todos estos puntos deben tenerse en cuenta ya que son importantes. 

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder