Los cachorros y los niños

Los niños adoran a los cachorros y ellos suelen corresponderles igual, hasta el punto que normalmente se establecen relaciones muy especiales entre estos miembros de la familia. Sin embargo hay que tener en cuenta varios factores claves en la relación entre niños y mascotas, para que la misma transcurra siempre por el cauce adecuado.

dog-338590640.jpg

Los beneficios de crecer con un perro en casa, sobre todo a nivel educativo y de responsabilidad, son muchísimos, aunque para mostrarlos todos debes integrar al niño en el cuidado y educación del animal. Así ellos aprenderán que un perro no es un juguete, sino un ser vivo del que se sentirán responsables y estrecharán aun más su relación.

Para los niños tener un cachorro e interactuar con él es positivo en su desarrollo cognitivo, físico y socioemocional, ya que desarrollarán con ellos juegos y ejercicio físico. Además está demostrado que los niños que conviven con mascotas desde pequeños tienen un sistema inmunológico más fuerte.

Eso sí, para que su relación sea la adecuada debes de supervisar los primeros encuentros entre el niño y el cachorro. En primer lugar cuando hablamos de niños no nos referimos a bebés, ya que estos es posible que traten al perro con poca delicadeza y pueden provocar una reacción contraria en el animal. En esos casos debemos velar porque el perro se acostumbre a la presencia del niño, y cuidar de que éste lo acaricie con delicadeza y sin hacerle daño. Ya llegarán más adelante los tiempos del juego, cuando ambos hayan crecido un poco. Debes intentar, además, que el niño no cargue con el perro (el perro siempre debe caminar por el suelo), y que no apriete o mime en exceso al perro. Por último el niño tiene que entender que un cachorro también necesita espacio, y que en ocasiones su lenguaje corporal (ladrido o gruñidos) indica que quiere estar solo. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder