Los perros tienen fiebre?

Los perros tienen una temperatura corporal ligeramente superior a la nuestra, por lo que no siempre identificamos correctamente una fiebre real.

La temperatura habitual de un perro oscila entre 38,5 y 39,2 grados centígrados. 

descarga1.jpg

Cuando el sistema inmunitario del perro detecta una infección y empieza a combatirla, su temperatura corporal sube a 40 grados centígrados o más. Si este estado persiste, pueden llegar a producirse lesiones a órganos vitales, por lo que es importante tratar la fiebre en cuanto la detectemos.

Medir la temperatura mediante un termómetro rectal no es siempre la mejor opción, ya que no podemos contar con la colaboración de nuestro perro. En lugar de eso, podemos intentar identificar los síntomas para descartar otras opciones, y dejar la opción de tomar la temperatura rectal como la última vía, únicamente para una confirmación final. Los síntomas a observar son:

·         Fatiga general.

·         Dormir más horas de lo habitual.

·         Pérdida del interés en las actividades habituales.

·         Desinterés hacia la comida y el agua.

La causa de la fiebre no siempre está clara. Por un lado, se considera una respuesta sana y saludable a una infección viral o bacteriana. No obstante, si la fiebre dura demasiado o llega a temperaturas demasiado altas, hay que acudir al veterinario.

Si la situación no es grave, podemos intentar aliviar los síntomas en casa. Es útil bañar a nuestro perro con agua fresca (no fría) para bajar la temperatura. Además, debemos asegurarnos que bebe suficiente agua para mantenerse hidratado.

En general, hay muchas enfermedades que pueden causar fiebre en un perro, desde infecciones (bacterianas o víricas), trastornos metabólicos o endocrinos, intoxicaciones o tumores.  Identificar la causa de la fiebre puede ser complicado. El veterinario necesitará una historia médica detallada de nuestro perro que incluya viajes, medicamentos, picadas de insectos, vacunas recientes, alergias, etc. Además de toda esta información, hará un reconocimiento físico completo para localizar la enfermedad subyacente, que es la que hay que le está provocando el estado febril.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder