Mastin-Variedades, alimentación y pienso más adecuado

El Mastín, como perro de tamaño gigante, requiere de una alimentación especifica y diferenciada del resto de perros de otros tamaños. Cualquier pienso no será adecuado. 

No es un perro que requiera de actividad física muy acentuada, al ser un perro tranquilo, mantener su peso y tono físico en el estado adecuado es especialmente importante. Paseos diarios y una alimentación adecuada ayudaran a este aspecto y calidad del tono físico. 

mastiff-mastiningles2.jpg

Alimentación adecuada para un Mastín

El Mastín, como perro de tamaño gigante, requiere de una alimentación especifica y diferenciada del resto de perros de otros tamaños. Cualquier pienso no será adecuado.

No es un perro que requiera de actividad física muy acentuada, al ser un perro tranquilo, mantener su peso y tono físico en el estado adecuado es especialmente importante. Paseos diarios y una alimentación adecuada ayudaran a este aspecto y calidad del tono físico.

El Mastín, por su naturaleza, comerá todo lo que le ofrezcamos, con lo que debemos ser muy cuidadosos en la medida y cantidad de su alimentación.

Su pelaje; este es un aspecto que deberemos tener en cuenta. Además del cepillado y la eliminación durante la muda, un pienso adecuado deberá aportarnos los nutrientes adecuados para facilitar el brillo, intensidad, suavidad y regeneración del pelo, manteniendo su manto dérmico con la protección adecuada.

Es muy importante evitar durante toda su vida, excesos de la sobrealimentación, excesos de grasa o exceso en la cantidad de energía aportada en la formulación del pienso máxime si mantenemos su hábito de actividad al mínimo. Con poca actividad una alimentación adecuada a perros gigantes podrá significar sobrepeso, con lo que los mas importante será adaptar el pienso a su actividad, además de que deberá ser un pienso adecuado a su tamaño.

La alimentación en la etapa de crecimiento durante los primeros 18 meses es crucial para su desarrollo posterior, aunque uno de los errores más habituales es pensar que solo esta etapa es importante. Al contrario, la alimentación en la etapa de adulto influirá decisivamente en su calidad de vida durante su etapa de envejecimiento.

Al ser un perro gigante, deberemos tener en cuenta que sus articulaciones sufren mucho mas que las de otras razas, con lo que los elementos que las refuercen deben estar presentes en su alimentación desde el primer día hasta su etapa de envejecimiento.

Evitaremos, de forma especial, alimentar al Mastín con un pienso cualquiera para perros, puesto que ni tendremos el aporte energético adecuado ni los elementos necesarios en cuanto a protección de sus características propias.

Una croqueta de tamaño muy grande facilitara que el perro mastique y no engulla con lo que estaremos promoviendo una digestión óptima.. El tamaño de la croqueta además efectuará una acción de limpieza bucal, eliminando la formación de sarro.

Algunas consideraciones en general sobre las razas gigantes:

La sobrealimentación es la causa más habitual en el desarrollo de enfermedades en los perros grandes. La libre disposición de alimento es el mayor riesgo. Una alimentación equilibrada y restringida a la cantidad exacta evitan numerosos problemas y evitan la aparición adelantada de problemas crónicos propios de las razas gigantes. El sobrepeso, los problemas de articulaciones, displasias o problemas ortopédicos son los más habituales, una alimentación adecuada los previene, los evita o los retarda.

El exceso de grasas y la falta de elementos como la condroitina, carnitina o taurina son los principales aspectos en las deficiencias nutricionales de los perros de estas razas.

Su crecimiento desde que nace hasta que alcanza su peso máximo es muy considerable. Pasa de 500 gramos en su nacimiento a mas de 70kg en 18 meses. Entre los 3 y los 6 meses esta progresión es especialmente acentuada.

Cualquier deficiencia o exceso en nutrientes o calorías le afectará especialmente, con lo que el rigor en la dosificación, las cantidades y la calidad de la proteína son esenciales.

La obesidad en este tipo de perro es especialmente peligrosa, puesto que sus articulaciones son un punto débil en general.

La sobrealimentación o la nutrición desequilibrada pueden influir en su predisposición genética a desarrollar enfermedades. Con una nutrición inadecuada agudizaremos o influiremos en el desarrollo de enfermedades crónicas.

En algunos casos se ha llegado a asociar la cardiomiopatía, más habitual en perros de razas gigantes, con concentraciones bajas de taurina o carnitina en la sangre.

Un perro de esta raza tendrá riesgos aumentados en enfermedades, afecciones o problemas ortopédicos, articulares y del aparato motriz.

Los desequilibrios más habituales que se han documentado en las razas de perros gigantes tienen a ver más con sobrealimentación que no con defecto nutricional y en muchas ocasiones algunas de las enfermedades habituales en perros gigantes tienen a ver más con exceso de calcio.

Mastín ¿Cuál es el pienso y la alimentación más adecuada?

Ácidos, aceites, aminoácidos y antioxidantes para reforzar las características de su piel y pelaje.

Proteínas de alta digestibilidad y fácil asimilación en la proporción adecuada a su actividad, evitando la excesiva ingestión de energía que podría derivar en sobrepeso.

Elementos como al condroitina para la protección del cartílago y del estado y envejecimiento de sus articulaciones.

Una croqueta de tamaño máximo para que mastique y trabaje para comer. Además facilitará la limpieza bucal y la eliminación del sarro.

Hábitos de alimentación:

Primera y más importante: Un pienso de calidad nos ahorrará problemas de bienestar en el futuro y mucho dinero en visitas al veterinario, aunque lo más importante es la dosificación, rigor en las cantidades y hábitos alimenticios y evitar sobrealimentar al perro con extras, comida para personas, restos, Snacks, premios etc… de forma habitual.

Algunos consejos en general

Controla muy bien las dosis y la cantidad que come cada día. El perro debe tener un tiempo para comer su dosis diaria. Asigna un tiempo y retira el comedero pasados unos minutos. Reparte la comida en un par o tres de tomas diarias (dos normalmente). Tres si tenemos un perro excesivamente glotón. Nunca dejemos que disponga libremente de la cantidad de pienso que el decida.

Agua fresca y abundante siempre.

Controla el peso del perro y mantén dicho peso en los límites razonables que un veterinario nos aconseja.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder