Mau egipcio

La raza de gatos Mau Egipcio se caracteriza por ser una raza independiente y reservada con los extraños, al a vez que cariñosa con sus dueños.

Se adapta perfectamente a la vida del hogar, pero también le gusta saciar su instinto cazador con alguna escapada.

Es ágil y proporcionado, con un pelo fino y sedoso, lleno de manchas de colores oscuros sobre un fondo más bien triste.

mau egipcio 3.jpg

El Mau Egipcio es una raza de gato doméstico originaria de Egipto.

La palabra "mau" quería decir "gato" en el antiguo Egipto. Esta raza, en realidad, es una nueva raza que apareció por primera vez en Europa alrededor de 1960.

El Mau Egipcio fue un intento de establecer una raza que se asemejara a los gatos representados en el arte egipcio antiguo, a partir de un gato moteado nativo de producción natural.

Su protagonismo en el antiguo Egipto está más que constatado; eran gatos sagrados, representados en innumerables muestras del arte egipcio. En este sentido, Morrison Scott, egiptólogo y experto en gatos, realizó un interesante estudio sobre unos gatos momificados, confirmando que se trataba de Maus.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

Es un gato muy independiente, aunque cariñoso es posesivo con sus juguetes al igual que con los dueños y fiel con los mismos.

El Mau Egipcio es un gato de gran individualismo. Reservado con extraños aunque muy cariñoso con los de casa. Se adapta perfectamente a la vida interior, siempre que pueda disponer de pequeñas escapadas al exterior que le permitan ejercitar su instinto cazador.

Cuidados y Salud:

El Mau Egipcio no necesita una atención demasiado meticulosa, bastará con cepillarlo y bañarlo esporádicamente.

Hasta el momento no se le atribuyen al Mau Egipcio afecciones características. Lo único, cierta sensibilidad a las temperaturas bajas y a los cambios climáticos bruscos.

Historia:

El Mau (gato en egipcio) es probable que proceda del gato salvaje del altiplano africano, aunque su país de adopción es sin duda Egipto. Cuenta la leyenda que, a Cleopatra, siempre la acompañaba un Mau Egipcio.

El Mau llegó a Europa hacia los años cincuenta de la mano de la princesa Natalia Troubetskoye, la cual trajo dos ejemplares desde El Cairo a Italia: una hembra moteada plateada y un macho moteado humo.

 Fue precisamente en Italia donde se empezó a trabajar la cría. A finales de la década quedó la raza oficializada. En USA no se reconocieron oficialmente hasta 1968.

Apariencia General:

El Mau posee una apariencia oriental combinada con una figura más rechoncha, parecida, a la del Abisinio más que al Siamés.

Con un cuerpo proporcionado y elegante, tiene una gran agilidad y buena musculatura. Posee una extraordinaria capacidad para saltar gracias a que sus patas delanteras son algo más cortas si se comparan con las traseras.

Posee una cabeza cuneiforme y ligeramente redondeada. Una nariz tan ancha como larga, orejas medianas bien separadas y moderadamente puntiagudas.

Los ojos son grandes y almendrados, ligeramente oblicuos, en distintas tonalidades de verde claro.

LA cola es moderadamente larga, gruesa en la base y se va afinando en la punta.

Su pelo es corto, fino y sedoso. Existen cuatro variedades de manto, siempre atigradas; gris con manchas negras, plata con manchas grises, bronce con manchas marrones y amarillo con manchas marrones o grises.

El pelaje está moteado al azar con diferentes manchas de tamaño y forma variables sobre un fondo pálido. Las mejillas están rayadas con una línea desde el ojo a lo largo del contorno de la mejilla y otra que se curva hacia arriba desde el centro de la mejilla.

La frente muestra una "M" definida y marcas de ceño que forman trazos entre las orejas y se extienden hacia abajo por detrás del cuello y se disuelven en lunares alargados a lo largo de la espina.

Tiene una o más marcas de "collar" inconclusas en la parte alta del pecho las manchas de los hombros y las de las caderas y la parte alta de las patas traseras son de transición, entre rayas y lunares, las patas son rayadas y la cola anillada con la punta oscura.

Los gatos plateados tienen moteado gris o café muy oscuro sobre fondo plateado pálido; los bronce oscuro lo tienen café-negro sobre un café cobrizo, que se desvanece hasta un marfil cremoso en la parte de abajo; los humo lo tienen negro profundo sobre fondo plateado pálida con un pelaje interior de blanco a plateado pálido.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder