Munchkin, consejos higiene y cuidados especiales

El Munchkin es un gato saludable en términos generales. Si bien la característica principal de esta raza son sus patas acortadas, esto no cambia en nada su capacidad para desarrollar actividades a diario, como ser jugar o correr.

munchkin3.jpg

Lo que si hay que tener en cuenta en relación a los cuidados especiales del Munchkin es que son sensibles a los cambios bruscos de temperatura, por lo cual es preciso evitarlo (por ejemplo si sale al parque y luego ingresa al hogar, que la calefacción o el aire acondicionado no estén al máximo).

La higiene del Munchkin es muy simple. Primero y principal porque los gatos se “bañan” ellos mismos, son muy limpios y aseados. Por otro lado, porque tiene pelaje de un largo “intermedio”, más mullido en la cola. Esto requerirá de un cepillado semanal. Es bueno acostumbrar al Munchkin (como a cualquier otra raza) a peinarse desde cachorro, así lo considera un juego y no se vuelve una “misión imposible”.

La higiene del Munchkin también incluye sus pertenencias. Es bueno saber que es un gato que encontrará cualquier objeto apto para jugar. Por ende, es preciso cuidar si encuentra algo en el jardín o el patio y lo ingresa al hogar, esté limpio o bien lavarlo para que pueda conservarlo.

El bebedero, comedero, arenero y almohadón han de cumplir con una rutina de higiene completa. La limpieza de los recipientes se realiza una vez al día o cada dos días máximo y la cama se puede limpiar semanalmente, más que nada durante la etapa de muda de pelo, cuando pierde bastante.

El Munchkin es un gato muy sencillo de cuidar, no requiere limpiezas especiales. Sin embargo, muchos optan por llevarlo al veterinario para que se encargue de sus orejas, ojos, muelas, encías, etc. Si tiene acceso al césped es preciso que tenga el pelo de las patas corto para que no se le adhieran objetos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder