Munchkin, consejos sobre su alimentación

El Munchkin es un gato con una característica sobresaliente: sus patas cortas, lo que le da la apariencia de “enano”.

Sin embargo, esa mutación de los genes no le impide realizar sus actividades al igual que cualquier otra raza.

munchkin.jpg

En cuanto a los consejos de alimentación del Munchkin no existen contra indicaciones o aspectos especiales a tener en cuenta. Es decir, que los dueños deben ofrecerle una dieta balanceada y equilibrada, como lo harían con cualquier otro gato o mascota.

La alimentación del Munchkin puede completarse con dos tipos de pienso: seco o húmedo. El primero es el más conocido y el que le aporta todos los nutrientes. El segundo, aunque también es muy bueno, suele ser más costoso y por ello se reserva “para ocasiones especiales”, como por ejemplo si el animal se porta bien o después de ir al veterinario.

Es bueno saber que el Munchkin es un gato que come las mismas cantidades que un ejemplar de porte mediano. No hay que “dejarse engañar” por el tamaño de sus patas. Muchos creen que por esta característica comerá menos, pero no es así.

El pienso que se le ofrezca al Munchkin debe ser de calidad, sin excepción. Es preciso  consultar con el veterinario para que él indique las marcas o tipos más recomendados. A su vez, es vital cumplir con lo que el médico prescriba en etapas especiales de la vida del Munchkin, como puede ser hasta el año de vida, cuando la gata está preñada o amamantando, cuando ha pasado los siete años de edad o si padece alguna enfermedad (lo más frecuente en los gatos es la insuficiencia renal).

Y dentro de los consejos de alimentación del Munchkin no hay que olvidarse del agua. Su bebedero siempre debe contener agua fresca, la cuál se tiene que cambiar a diario, por más de que el gato no la haya bebido en su totalidad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder