Munchkin, salud y prevención de enfermedades

El gato Munchkin es una de las razas más “modernas”, ya que se formó en Luisiana, Estados Unidos en la década del 80 luego de la mutación de un gato mestizoEsto dio como resultado que su gen dominante acortara los huesos de los miembros .Es por ello que el Munchkin tiene sus patas más cortas que los gatos.
munchkin1.jpg

La poca longitud de sus extremidades no interfiere en ninguna de sus actividades, por lo cual el Munchkin puede jugar y correr sin problemas.

Al tratarse de una raza “nueva”, todavía no se sabe si el Munchkin padece de alteraciones o defectos genéticos más allá de esa condición visible. Esto es así porque en la mayoría de los casos, las enfermedades de una raza se pueden observar recién en la quinta o sexta generación.

Sin embargo, los dueños del Munchkin deben estar atentos por las posibles modificaciones en su columna lumbosacra, así como ocurre con las razas caninas con acondroplasia. Se desaconseja hacer cruzas con “razas fuertes” o “pesadas”.

El acortamiento de las extremidades del Munchkin no lo afecta para correr o trepar, pero si se verá disminuido para saltar en algunos espacios.

Además de ello, es preciso cumplir con los mismos cuidados de cualquier raza de gato. El veterinario indicará cuáles son las vacunas a aplicar en el Munchkin según la edad que tenga, así como también los tratamientos específicos para ciertas dolencias, patologías o enfermedades.

Para que el Munchkin goce de buena salud se lo debe llevar a la consulta una vez al año para control y a la vez, ser revisado apenas se detecta algún cambio en su comportamiento o hábitos (deja de comer, no se quiere levantar de su almohadón, refleja dolor al hacer cierto movimiento, etc). La prevención y el tratamiento a tiempo son necesarios para cualquier animal.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder