Ocicat o Ocelote, salud y prevención de enfermedades

El Ocicat o Ocelote tiene una apariencia salvaje y es de gran tamaño. Al ser producto de la cruza con un gato no domesticado, se ha conseguido una raza fuerte, sin problemas de salud inherentes.

 
ocicat.jpg

El Ocicat o Ocelote es un gato muy saludable y no tiene afecciones características de la raza. La selección natural de varias generaciones ha traído como consecuencia un animal robusto y resistente a varias enfermedades.

Sin embargo, esto no quiere decir que el Ocicat o Ocelote nunca se vaya a enfermar. Todo depende del cuidado que le brindan los dueños. Por ejemplo, es necesario llevarlo al veterinario para cumplir con el calendario de vacunas desde que es cachorro y no esperar mucho tiempo si es que se empiezan a notar ciertos signos de decaimiento o cambios en su comportamiento.

El Ocicat o Ocelote es un gato muy enérgico y ágil, por lo cual, si un día no se quiere levantar de su cama, merodea el plato de comida pero no prueba bocado, no desea jugar ni salir al jardín, entonces está incubando alguna enfermedad o tiene una dolencia que es preciso revisar.

A su vez, cuando ha alcanzado los siete años de vida o si es una hembra que está preñada, también los dueños deberán llevar al Ocicat o Ocelote a la consulta con el médico. Es bueno recordar que la prevención y el seguimiento son esenciales en estas etapas “críticas” de un animal.

Por lo demás, no hay que preocuparse por la salud del Ocicat o Ocelote, ya que no suele enfermarse como si ocurre con otros gatos. Con un pienso de calidad se evitan patologías típicas como la insuficiencia renal y elegir la modalidad “seca” antes que la “húmeda” previene la acumulación de sarro en sus muelas y encías, además de brindarle todos los nutrientes que necesita para crecer sano y fuerte.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder