Parásitos del gato: la pulga

Las pulgas son el parásito más cercano en perros y gatos. Estos pequeños insectos aparecen con mucha frecuencia entre los pelos de nuestra mascota y aunque en principio y en pocas no suponen peligro alguno, más allá de la incomodidad para el animal, en grandes cantidades pueden llegar a resultar peligrosas para la salud de los gatos.

images4.jpg

Para averiguar si tu gato tiene pulgas tienes que observarle con atención. Si se rasca continuamente es posible que tenga algún parásito sobre él, y en el caso de que tu gato tenga el pelo corto y claro podrás llegar a verlas a simple vista. Además, junto a las pulgas podrás ver un pequeño polvillo negro que son los huevos que han puesto sobre nuestra mascota, y que son los realmente problemáticos.

 

El gato podría haber cogido pulgas por muchas razones. En el caso de los perros hay ciertos ambientes campestres que favorecen la llegada de estos insectos. Los gatos, por su parte, pueden coger pulgas en alguna excursión urbana.

 

Para combatir las pulgas existen multitud de métodos muy eficaces en el mercado, tanto de posología externa como a través de pastillas. Los tradicionales collares antipulgas están prácticamente abandonados hoy en día. Además los baños frecuentes son una buena fuente de prevención de estos males.

 

En el caso de que las pulgas comiencen a ser un problema más serio debes de acudir a tu veterinario para ver cómo puedes combatirlas. Aunque los gatos pueden vivir con pulgas y todos los animales han tenido alguna pulga en ciertos momentos de su vida, sí que pueden ser origen de alergias y eccemas sobre su piel que, en caso de infectarse, pueden llegar a resultar peligrosos. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)

Responder