Parásitos del Jerbo

Los jerbos pueden tener parásitos externos como pulgas, ácaros y también parásitos internos como lombrices o tenias. Debemos prevenir su contagio y estar alerta para acudir al veterinario y tratarlos en caso de infección.

jerbo.jpg

Aunque son pequeños, los jerbos también padecen con los parásitos, tanto externos como internos.

Parásitos externos:

Los jerbos también pueden tener pulgas y ácaros.  

Los signos que nos avisan que hay estos parásitos son la piel seca, caspa, caída del cabello o arañazos.

Los ácaros son más difíciles de ver, pero las heces de la pulga, (unos puntos negros) se ven fácilmente a simple vista, entre los pelos, así que son un rastro significativo de su presencia. Hay que llevar a nuestro jerbo al veterinario para que verifique y trate al parásito. Seguramente habrá que desparasitar al animal y a su jaula.

Parásitos internos:

Dentro de los parásitos internos, existen varios tipos de tenias y lombrices intestinales que pueden infestar los jerbos.

El diagnóstico de la tenia se puede hacer si se ven los  segmentos blancos en las heces o alrededor del ano del jerbo.

A veces, es posible que estos segmentos se muevan.

Algunos jerbos con lombrices intestinales, pueden presentar irritación anal provocada por la salida de los segmentos del parásito.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder