Pasear al perro, Mi perro no le gusta a todo el mundo

Aunque nuestro perro esté perfectamente sociabilizado y educado, debemos ser conscientes que no a todas las personas les gustan los perros, algunas incluso les tienen miedo. En nuestros paseos diarios debemos asegurarnos que nuestro perro no salte o ladre a personas desconocidas, es nuestra responsabilidad y obligación educarlo para que nos obedezca en todo momento y así evitar incidentes desagradables.

flexi-classic-compact-grande-correa-extensible-perro-azul.jpg

Salir de paseo con nuestro perro puede ser un placer para nosotros pero una pesadilla para otros. Es una buena costumbre salir de paseo a diario, pero hay mucha gente que puede no gustarle compartir la calle con perros, principalmente si éstos no están bien educados.

Es muy importante hacer un buen trabajo de socialización desde cachorro para que nuestro perro muestre un comportamiento adecuado al interactuar con las demás personas. Es muy frecuente que un perro mal socializado ladre o gruña a los desconocidos o intente saltarles encima al verlos. Estas costumbres no son aceptables y es importante que tanto nosotros como nuestro perro hagamos un constante trabajo de adiestramiento para corregirlas.

Para que el paseo sea verdaderamente un placer, no podemos dejar a la suerte el comportamiento de nuestro perro hacia las personas con las que se cruza. Debemos recordar que no a todo el mundo le gustan los perros, y hay personas que les tienen miedo. No podemos salir de paseo con un perro que puede saltar sobre los transeúntes o ladrar compulsivamente cada vez que se cruza con una bicicleta.

También debemos asegurarnos de realizar un buen trabajo de socialización hacia los otros perros. De nada nos sirve que nuestro perro se comporte perfectamente con las personas si se descontrola al cruzarnos con otro perro durante nuestro paseo.

Finalmente, también debemos aceptar que aunque nuestro perro tenga un comportamiento adecuado, sigue habiendo gente a la que simplemente no le gusten los perros. No debemos forzar su interacción ya que solo potenciaremos el rechazo por ambas partes. Es importante que enseñemos a nuestro perro a echarse y estar quieto a nuestra orden, de modo que si queremos detenernos a hablar con alguien, podamos hacerlo sabiendo que nuestro perro nos esperará pacientemente tumbado en el suelo a nuestro lado. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder