Pasear al perro, Precauciones y peligros

Tanto si paseamos con nuestro perro por el campo o por la ciudad debemos tener en cuenta los riesgos y peligros que el entorno presentan para ellos. En la ciudad, hay que vigilar el tráfico de coches, carritos, bicicletas, personas corriendo o en patines y en el campo hay multitud de estímulos que despertarán sus instintos y pueden distraer su atención de nosotros. La clave es tener un perro que nos obedezca siempre sea cual sea el entorno en el que nos encontremos.

flexi-classic-compact-grande-correa-extensible-perro-azul.jpg

Pasear a nuestro perro puede darnos muchas alegrías pero también algún disgusto si no prestamos la suficiente atención. No importa si paseamos por la ciudad o por el campo, en todos los caminos hay peligros que debemos tener en cuenta para evitar problemas mayores.

Si decidimos pasear por el campo, el principal obstáculo que hará que pasear no sea un absoluto placer son las innumerables distracciones al alcance de nuestro perro. Especialmente si tenemos un perro con un sentido del olfato especialmente desarrollado. Las razas de perro cazador tienen el instinto de seguir rastros y debemos tener cuidado de no perder a nuestro perro porqué ha salido corriendo tras el olor de un pájaro o un pequeño roedor.

En la ciudad, en cambio, tenemos otro tipo de problemas añadidos. El tráfico es el peligro más evidente. Debemos asegurarnos que nuestro perro nos obedece siempre que le indiquemos que se detenga. También es importante que se tenga la costumbre de pasear a nuestro lado y no tirando de nosotros, ya que cuando nosotros nos detengamos, él también lo hará.

Otro aspecto a tener en cuenta es la gente con la que nos cruzamos, ya sean transeúntes o gente en bicicleta, patines, corriendo, etc. Nuestro perro puede asustarse al cruzarnos con ellos o pueden ser ellos los que se asusten de nuestro perro. Para evitar ambas cosas, debemos adiestrar desde pequeño y hacer un buen trabajo de socialización para asegurar que tenga un buen comportamiento en esas situaciones.

Finalmente, debemos recordar que hay gente a la que no le gustan los perros o les tiene miedo. No debemos dejar en ningún caso que nuestro perro salte encima de la gente o les ladre en busca de atención.

Si tenemos en cuenta estos detalles, será un placer pasear con nuestro perro, y se convertirá en una costumbre agradable y saludable tanto para nosotros como para él. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder