Pastor Alemán, razones para escoger esta raza

El Pastor Alemán es un perro ideal para tener en un piso o en una casa con jardín, aunque tenga de medianas a grandes dimensiones. Es una raza maravillosa para la convivencia con niños, con quiénes se llevará muy bien.

pastoraleman2.jpeg

El día a día con un Pastor Alemán debe incluir no sólo los juegos y las demostraciones de cariño, sino también el trabajo. Esto se debe a que es un perro acostumbrado a las labores, tanto en el campo como para ayudar a policías, soldados, bomberos, etc.

El Pastor Alemán debe su nombre a dos factores: el primero, por ser perro guía del pastoreo de vacas y ovejas y el segundo, por tener su origen en Alemania a fines del siglo XIX.

El carácter y el comportamiento del Pastor Alemán, así como también su conducta, son espectaculares para vivir en familia. No tendrá ningún problema con sus dueños, sin importar la edad que tengan.

Al ser tan protector y guardián, estará alerta de todo aquello que pueda llegar a ocurrir dentro y fuera de la casa, que ponga en peligro a sus seres queridos. No le teme a nada y no dudará ni un segundo en atacar a un extraño si presenta amenaza, sobre todo cuando se trata de los pequeños del hogar.

En cuánto a los cuidados de salud, el Pastor Alemán requiere de ser vacunado cuando es cachorro y especialmente contra el moquillo, una enfermedad letal. Debido a su tamaño, suele sufrir de displasia en la cadera cuando llegan a la vejez.

El entrenamiento del Pastor Alemán es muy sencillo, ya que su inteligencia le permite aprender fácilmente. También se utiliza como lazarillo de ciegos, ayuda a personas con problemas psicológicos o con enfermedades terminales, sobre todo cuando son niños o ancianos.

Finalmente, tener en cuenta que el Pastor Alemán necesita de ejercicio moderado todos los días, al menos una caminata.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder