Pastor belga laekenois, conoce la raza, consejos

La raza de Perros Pastor Belga Laekenois se caracteriza por ser una raza inteligente y con mucha energía. Es un buen vigilante de su familia y hogar. Le gusta pasar ratos con los niños, pero a veces puede parecer un poco temerario con los extraños.

Es un perro que requiere mucha actividad, por lo que es importante hacerle practicar ejercicio diario. Es importante controlarle bien las dosis de comida que se le proporcionan ya que es un perro que tiende al sobrepeso.

Es un perro de proporciones simétricas, ágil y fuerte, capaz de aguantar largos paseos. Su peso aproximado es de unos 30 kilogramos.

PastorBelgaLaekenois.jpg

El Perro pastor belga o Perro ovejero belga es el nombre de cuatro razas o variedades de perros, dependiendo de la asociación cinológica que consultemos. Las cinco razas o variedades son: Groenendael, Laekenois, Tervueren, Malinois y Drako (moronium).

Según el esquema de clasificación de la Federación Cinocológica Internacional, se trata de cuatro variedades distintas de una misma raza. Otras organizaciones como el American Kennel Club sólo reconocen al Groenendael bajo el nombre de Pastor belga. Las organizaciones cinocológias de Australia y Nueva Zelanda los clasifican como cuatro razas distintas.

Sin embargo en muchos países como Canadá, Reino Unido, Puerto Rico, México y Sudáfrica, entre otros, se utiliza la clasificación de la FCI, reconociéndolas como cuatro variedades de la misma especie.

Todos son perros inteligentes, trabajadores y de aproximadamente el mismo tamaño y temperamento, aunque difieren superficialmente en su apariencia y pelaje.

Están estrechamente relacionados genéticamente hasta el punto de que del cruce de dos perros del mismo "tipo" es posible que nazcan cachorros de diferente "variedad".

El Pastor Belga puede ser descrito como un animal fuerte, ágil, rápido, inteligente, vigilante y adiestrable. Estas cualidades explican la impresionante versatilidad y utilidad de esta raza en todo tipo de pruebas caninas, en la disciplina del adiestramiento y en la educación para que preste diversos servicios.

El Laekenois, el menos conocido de los Pastores Belgas, debe su nombre al castillo real de Laeken, donde a finales del siglo XIV se utilizaban para la guarda de rebaños unos perros de pastor de pelo duro.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Laekenois es muy enérgico, vigilante, inteligente, sensible e impulsivo. Muy apegado a su dueño y con un alto sentimiento territorial, a veces puede ser arisco con los desconocidos. Le gusta estar con la familia y que le presten atención. Generalmente se lleva bien con los niños, pero puede ser dominante frente a otros perros. Es muy activo, disfruta corriendo y no soporta estar atado.

El carácter del Pastor Belga es, ciertamente, su mejor baza. Su comportamiento le distingue del resto de razas de perros de pastor. Sus rápidos reflejos, su carácter impulsivo y emotivo y su hipersensibilidad son muy característicos.

Estas «cualidades del carácter», que son vitales para su éxito como perro de trabajo, se ponen de manifiesto en su aspecto general y han sido descritas tal y como se expone a continuación en El Prototipo del Pastor Belga, obra del autor de este libro: «El chispeante temperamento del Pastor Belga debería traslucirse en su actitud y su expresión. Siempre está preparado para la acción. Su cuerpo atlético parece lleno de fuerzas explosivas que encuentra difíciles de contener. Son característicos sus ojos brillantes, francos, elocuentes y llenos de fuego en los ejemplares de esta raza con un gran temperamento. Nos persuaden de su fuerza, intrepidez y estado preparado para pasar a la acción. Toda esta actitud corporal y la expresión específica de la cabeza y los ojos son muy típicas de esta raza».

Su voluntad de aprender y de complacer es proverbial. Como un cachorro joven ya está de por sí lleno de energía y curiosidad, tendrá que prestar mucha atención a su Pastor Belga. Adiéstrele a diario en cuanto a la obediencia básica en sesiones cortas, para mantenerlo bajo control en todo momento.

Recuerde que el aburrimiento es la causa más frecuente de problemas. El tedio puede ser la causa de comportamientos compulsivos, como que muerdan piedras, que se laman continuamente, que persigan su cola, que ladren constantemente, etc. El perro nunca debería estar aburrido, ya que si no, buscará cosas que hacer, y esto podría ponerse de manifiesto en forma de pasatiempos que podrían resultar desagradables o irritantes para usted.

Como todos los perros necesitan compañía, muchos propietarios de Pastores Belgas se hacen con un segundo perro. Este compañero puede ser un can de menor tamaño, como por ejemplo un Schipperke, que también es un perro de pastor belga con el típico temperamento belga.

El carácter del Pastor Belga puede considerarse como una gran virtud pero, al mismo tiempo, también tiene sus inconvenientes.

Los inconvenientes del carácter del Pastor Belga están relacionados con sus fuertes emociones y su enorme afecto por su amo. El Pastor Belga no posee ni el carácter severo e independiente de los Terrier ni el carácter imperturbable de los perros de tipo mastín o tipo montaña. Su inagotable fidelidad hacia su amo, especialmente cuando es un cachorro, hace que algunas veces se encuentre «emocionalmente necesitado», que busque la atención excesivamente y que incluso sea un poco pesado. Algunos propietarios de Pastores Belgas encuentran este comportamiento muy encantador y hermoso y nada desagradable. De todas formas, si le parece que esto no es deseable, puede prevenirlo o tratarlo con un adiestramiento amable aunque constante.

Evite ser excesivamente protector e ignórele cuando busque excesivamente su atención, como cuando le rasque con la pata, se queje o le lama. Debería educar a su perro con amabilidad y firmeza, evitando cualquier tipo de trato severo. Un Pastor Belga, especialmente cuando es un cachorro, es muy sensible a los estados de humor de su amo y a sus maneras y al tono de su voz. Cuando esté contento por su comportamiento, su recompensa debería consistir en palabras de aprobación.

El Pastor Belga puede, ciertamente, describirse como hipersensible, impulsivo e impetuoso, lo que a veces se interpreta erróneamente como «nervioso ». De todas formas, este término suena a peyorativo, como sugiriendo un desorden psicológico. El Pastor Belga no es nervioso; se le describe mejor diciendo que es activo y está lleno de espíritu.

A veces, sus reflejos extremadamente rápidos deben ser controlados para que no sean demasiado bruscos. El Pastor Belga lleva a cabo cualquier tarea al instante, de forma impetuosa y ágil. Si cree que un perro tal podría hacer que acabe usted exhausto, le aconsejamos que elija uno con un temperamento más plácido o tranquilo y no a un Pastor Belga. De todas formas, en cuanto al carácter y al temperamento, es posible que existan grandes diferencias individuales, incluso dentro de una misma raza. Además, los rasgos del comportamiento siempre pueden modificarse con el adiestramiento y la experiencia.

A veces, los Pastores Belgas pueden ser excitables. Esto puede ser visto, una vez más, como algo prácticamente normal y comprensible en una raza caracterizada por su hipersensibilidad y por ser muy activa. Este talante puede ponerse de manifiesto mediante ladridos excesivos, que el perro dé vueltas en círculo y que persiga a animales o cualquier cosa que se mueva rápidamente. De todas formas, debemos subrayar que este comportamiento es resultante de aptitudes innatas que no han sido transformadas en un comportamiento deseable mediante el adiestramiento. Así pues, se sabe que el Pastor Belga tiene tendencia a moverse en círculos, y esto no sólo es debido a su temperamento exuberante, sino que es también resultado de su instinto para el pastoreo, una capacidad heredada para proteger y guiar a los rebaños. Actualmente sigue poseyendo el instinto de reunir en un círculo o de rodear todo lo que es importante para él: su rebaño, su familia, a su amo durante los paseos, etc.

Los ladridos son también una reacción natural para un perro que está vigilante, guardando la propiedad de su amo, su casa, su coche, sus ovejas, etc. Cuando su perro ladra durante horas cuando se le deja solo en casa, la razón es la soledad. De todas formas, es un vicio al que se puede y debe dar fin mediante el adiestramiento adecuado.

El comportamiento excitable en general puede curarse si el propietario intenta mantenerse siempre tranquilo y calmado, proporcionando al perro mucho ejercicio y evitando cualquier actividad que pueda desencadenar un comportamiento excitable.

Cuidados y Salud:

Como todo pastor Belga, es necesario que el Laekenois haga mucho ejercicio, de lo contrario puede que se convierta en un perro nervioso. También necesita la compañía y el afecto de su dueño, si se siente solo, inútil o abandonado es posible que se vuelva malhumorado y un poco agresivo.

Es recomendable vigilar su dieta y no sobrealimentarlo, ya que tiende a padecer sobrepeso.

La capa del Laekenois requiere pocos cuidados, su duro pelaje le permite resistir las inclemencias del tiempo.

El Laekenois necesita sentirse querido y útil, no se le puede dejar en un rincón sin hacer nada. Se ha de intentar integrarlo en la vida familiar desde que es un cachorro, sino puede desatar este nerviosismo por el que se le conoce.

En muchas razas, ciertas características anatómicas que son descritas en el estándar como típicas y deseables son tan extremadas que los perros sufren debido a los defectos desagradables resultantes, como los problemas respiratorios, las irritaciones oculares, las infecciones cutáneas, etc.

La conformación y las características del Pastor Belga deben considerarse como normales y no nocivas para su salud y su bienestar. Esto puede explicarse ya que, por ejemplo, no tiene un tamaño ni excesivamente grande ni pequeño, su hocico no es corto, su cráneo no es ni demasiado estrecho ni amplio, su piel no queda demasiado suelta ni tiene excesivas arrugas, su cuerpo no está sobrecargado, sus articulaciones no quedan rectas ni con unos ángulos excesivos, etc. Afortunadamente, el Pastor Belga no es, en forma alguna, un animal con rasgos exagerados.

De todas formas, en los perros hay muchos problemas que no están directamente relacionados con las características físicas de una raza, sino que son hereditarios y que son introducidos en ciertas líneas debido a una cría poco seria e irresponsable. Afortunadamente, podemos afirmar que aunque se den algunas enfermedades hereditarias en los Pastores Belgas, éstas no ponen en peligro al conjunto de la raza.

El Pastor Belga Lakenois es un perro bastante fuerte y sano pero puede padecer displasia de cadera y en algunos casos también epilepsia, atrofia progresiva de retina y cataratas.

El Pastor Belga siempre ha sido una raza relativamente sana. No necesita cuidados especiales y su incidencia de problemas médicos es baja. Puede, si se le cuida bien, pasar toda su vida sin necesitar los servicios de un veterinario, a excepción de las visitas de rutina. Lo más probable es que su perro no se vea afectado por ninguna de estas dolencias hereditarias. De todas formas, los comités de cría de las asociaciones del Pastor Belga de todo el mundo, que velan por el bienestar de la raza, deben permanecer alerta para evitar enfermedades específicas y hereditarias propias de esta raza. Estos problemas pueden, tal y como se ha visto en muchas otras razas, difundirse con rapidez y hacerse frecuentes cuando no se exigen pruebas de salud para la cría.

Historia:

Los orígenes exactos de muchas razas caninas nunca han sido documentados, puesto que ya existían siglos antes de que comenzara el interés por los perros de «pura raza». Aunque no es posible llegar a los orígenes exactos del Pastor Belga, disponemos de algo de información. Como su nombre indica, el Pastor Belga tuvo su origen como perro para los rebaños. Antes del fin del siglo XIX, y más precisamente en 1891, esta raza sólo era conocida, como perro de trabajo, por los pastores y los granjeros y no era, necesariamente, un perro de «pura raza».

Al contrario que el Pastor Alemán, cuyo origen es bien conocido y está inseparablemente asociado con una persona (Max von Stephanitz), los Pastores Belgas fueron impulsados por tres aficionados a los perros, a los que se considera como los fundadores de la raza; se trata del veterinario Prof. Dr. Reul, de L. Van der Snickt y de L. Huyghebaert.

El 29 de setiembre de 1891, se fundó en Bruselas el Club du Chien de Berger Belge (Asociación del Pastor Belga). Ese mismo año, el 15 de noviembre, el Prof. Reul organizó una primera reunión con Pastores Belgas procedentes de varias provincias belgas en la instalación veterinaria de Cureghem. Esta reunión se llevó a cabo para ver si existía realmente un tipo nacional de perros pastores. Se presentaron 117 perros y se llegó a la conclusión de que existía un tipo constante en esta raza. De esos ejemplares se escogieron 40 para la cría (todos ellos eran anatómicamente iguales), aunque su pelaje variaba enormemente en cuanto a su longitud, textura y color.

Al año siguiente, se celebró la primera exposición monográfica de esta raza y en ella se vieron representados todos los colores y los tipos de capa. Tuvo lugar el 8 de mayo de 1892 en Cureghem.

El primer estándar que exponía las características ideales de la raza fue redactado en 1892. Describía tres variedades de capa: el de pelo largo, el de pelo duro y el de pelo corto. Este estándar ha sido modificado unas cuantas veces, lo que ha dado como resultado el estándar actual, que describe cuatro variedades. La controversia, tanto entonces como ahora, siempre ha implicado la longitud del pelaje, su textura y, especialmente, el color. Estas frecuentes disputas han impedido el normal desarrollo de la raza.

Otra asociación, fundada en 1898 por L. Huyghebaert y por el Dr. G. Geuden tenía su sede en Malinas. De hecho, era una rama del club de Bruselas. En esos tiempos surgieron disputas y conflictos violentos entre estas dos asociaciones y que encararon a importantes expertos en la raza. Todo este problema se centraba en torno a los tipos y colores de la capa, además de al énfasis puesto en la belleza (morfología) respecto a los perros de trabajo.

El Prof. Reul y su Club du Chien de Berger Belge perdieron la batalla y acabaron por desaparecer. El Berger Belge Club, fundado en 1898, fue el que permaneció y fue reconocido ese mismo año por la Royal Society Saint-Hubert. Unos años después también fue reconocido el Real Club del Groenendael. Estas dos asociaciones continuaron con sus actividades hasta los años 90. El 30 de marzo de 1990, tras muchos años de esfuerzos, se unieron. Actualmente, la única organización responsable de la raza en Bélgica es la Real Unión de los Clubes del Pastor Belga.

A lo largo de los años, el número de variedades se ha modificado varias veces, lo que ha dado como resultado las cuatro reconocidas actualmente en todo el mundo: el Malinois, el Tervueren, el Groenendael y el Lakenois, cada una de las cuales varía en cuanto al color, la textura y/o la longitud de su pelaje. Sin embargo, las características de la raza fueron redactadas en 1910, lo que supone todo un logro, ya que el tipo de la raza sólo había sido establecido hacía 20 años.

En 1901 se inscribieron los primeros Pastores Belgas en el libro de orígenes genealógicos de la Real Sociedad Saint-Hubert. El primer ejemplar oficialmente inscrito, con el número LOSH 5847, fue el Malinois Vos des Polders, padre de Dewet. A esta asociación le llevó diez buenos años comenzar con la inscripción de las razas nativas de Bélgica, que no resultaban ser una prioridad. La asociación estaba preocupada en esos tiempos por los perros de caza y en las razas más asentadas originarias de otros países, como el más «aristocrático» Rough Collie, que ya había comenzado con sus inscripciones hacía muchos años. El Pastor Belga, con la excepción del Groenendael, había sido considerado durante demasiado tiempo un perro pastor de las clases bajas, que se centraban más en las habilidades para el trabajo de sus perros que en su belleza.

En cuanto a los promotores de la raza, uno de sus mejores expertos ha sido Felix E. Verbanck. Comenzó a criar Malinois en 1931 (con el afijo l'Ecaillon) e investigó la historia de las variedades. Como secretario del Real Club del Groenendael, tuvo una biblioteca muy completa con información acerca de la raza. Como apreciado consejero para la cría de Pastores Belgas en Europa y en los EE.UU., hizo recomendaciones muy importantes para la raza. También escribió muchos artículos influyentes acerca de la cría que siguen siendo citados en la actualidad.

El origen del Laekenois, el Pastor Belga de pelo duro, está muy relacionado con el del Malinois. En sus orígenes fueron criados y se les podía encontrar, predominantemente, cerca de las ciudades de Amberes y de Boom. Se considera que el macho de pelo duro Vos I es el antepasado de los Pastores Belgas de pelo corto, además de los de pelo duro. Fue cruzado con Liese (de pelo corto y atigrada), que parió a Diane, la madre de Tomy. De todas formas, y de este mismo cruce, también nacieron animales valiosos y de calidad de la variedad de pelo duro, y el más famoso fue Tom (de pelo duro y leonado).

Diane fue criada por Janssens (era pastor), cuyas ovejas pacían en el parque real de Laeken. Sus mejores perros eran leonados y de pelo duro. El sitio real dio nombre a esta variedad: Laekenois.

La hembra de pelo duro y de color gris ceniza Mira fue montada por Tom (pelo duro y leonado) y dieron lugar a Basoef (pelo duro y color gris ceniza), padre del famoso antepasado de pelo duro Boer Sus (gris ceniza).

Todos estos perros, y también Tony, un famoso hijo de Boer Sus, tenían el pelaje de color gris ceniza. De todas formas, son los ejemplares de pelo duro y color leonado del pastor Janssens los que se hicieron populares y acabaron por superar a los de color gris ceniza. El color leonado se convirtió en el oficial para el Laekenois, y esto sigue siendo así en la actualidad.

Apariencia General

El Pastor Belga Laekenois es un perro cuadrado, bien proporcionado, ágil y de extremidades fuertes. Tiene las orejas triangulares y erguidas y una cola fuerte. Su pelo es duro, áspero y de color leonado rojizo con sombreados negros, sobre todo en hocico y cola.

Su altura a la cruz es de 61 a 66 cm en el macho y de 56 a 61 cm en la hembra y pesa unos 30 kg aproximadamente.

Cuando se compara el aspecto físico del Pastor Belga con el de otros perros pastores que son sus parientes más cercanos, es obvio que muchas características anatómicas importantes, como su esqueleto liviano, su angulación moderada y su aspecto general elegante son de lo más favorables para un perro de trabajo. De hecho, su velocidad es impresionante así como su capacidad de salto (en altura y longitud), y para escalar un obstáculo, una pared o una escalera son inigualables.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder