Pastor de Brie, conoce la raza, consejos

La raza Pastor de Brie es de aquellas razas de perro calmadas que transmiten tranquilidad. Son cariñosos con sus dueños y con los niños, a los que les permite cualquier tipo de actividad.

Son perros que se adaptan a todas las circunstancias, y no es para nada agresivo.

Un buen adiestramiento desde bien pequeño, puede comportar en un perro obediente y educado, de lo contrario puede convertirse en autónomo e independiente. Es importante que gaste su energía durante el día.

Su pelaje requiere de un cuidado prácticamente diario para evitar nudos en el pelo.

Es un perro bastante voluminoso, y su largo pelo aún acrecienta más este rasgo. La gran mayoría pesan más de 30 kilos y su color acostumbra a ser muy uniforme.

Pastor de Brie 2.jpg

El Pastor de Brie o Briard en inglés, es muy apreciado en la actualidad como perro de guarda y de compañía.

Es una raza perteneciente a un amplio grupo de perros de pastor europeos. Se caracterizan por poseer un pelaje en la barbilla que da lugar a una barba. Los Pastores de Brie proceden de Francia, y sus peludos familiares viven desde los Balcanes hasta Escocia.

Se cree que Pastor de Brie y su hermano de pelo corto, el Pastor de Beauce, proceden del perro ya conocido en la prehistoria. En 1888, Pierre Mégnin, un veterinario militar, afirmó que el Pastor de Brie es el resultado del cruce entre el Barbet y el Pastor de Beauce. Como su nombre indica, tanto el Pastor de Brie como el de Beauce son perros que se utilizaban para conducir y guardar el ganado, y no se escribió un estándar que diferenciase las dos razas hasta 1896.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Pastor de Brie es un perro equilibrado, tranquilo y muy cariñoso con sus dueños. Los más pequeños de la casa lo podrán utilizar en todos sus juegos y los más adultos podrán disfrutar de su compañía en todas sus salidas y excursiones. Es un perro que se adapta fácilmente a todas las situaciones y es desconfiado con los extraños, aunque no por ello agresivo.

Como su trabajo inicial fue la guardia y la conducción de ovejas, los Pastores de Brie son excelentes guardianes de la familia y del hogar. Se llevan muy bien con los niños de la familia, pero son menos sociables con los desconocidos. Los Pastores de Brie pueden intentar dominar a otros perros con los que se encuentren, y a veces intentan retar a miembros de su propia familia para ver si pueden convertirse en los líderes de la manada que para él representa su hogar.

El adiestramiento del perro es absolutamente vital para esta raza, y los expertos la consideran un poco lenta en su aprendizaje al compararla con los Pastores Alemanes o los Border Collie. Esto podría deberse a que los Pastores de Brie tenían que pensar un poco mientras protegían al ganado, aunque no resuelven tantos problemas como el Border Collie, que lleva a cabo tareas bastante complejas al ir desplazando a las ovejas.

El Pastor de Brie adolescente puede ser un poco dominante y le encanta poner a prueba la autoridad de sus dueños, por eso es importante educarlo y adiestrarlo desde cachorro con firmeza y ternura. Si la tarea de sociabilización se lleva a cabo satisfactoriamente el perro se convertirá en un compañero manejable y obediente.

Independientemente de esto, el adiestramiento del Pastor de Brie debe comenzar pronto y continuar a un ritmo constante. Son perros que no responden bien a un entrenamiento severo, injusto o autoritario ya que pueden resultar desarrollando agresividad. Se debe de iniciar con una socialización al nacer, ya que puede realizar varias tareas como búsqueda y rescate, trabajo policial y protección.

Cuidados y Salud:

El Pastor de Brie necesita la compañía de los dueños y hacer mucho ejercicio para saciar toda su energía. Además de cuidar el ejercicio físico, es importante ofrecer un pienso de calidad que permita un desarrollo óptimo del perro, lo puedes encontrar en este enlace.

Al ser un perro de pelo largo el dueño debe dedicar una parte de su tiempo al cepillado, para así mantener una capa limpia y sin nudos.

Los cuidados de este perro pueden variar en función de si viven en lugares urbanos o rurales, pero siempre se deberá realizar un cepillado diario para que se pueda notar si tiene alguna imperfección en la piel. También deberá de revisarse orejas, ojos y hocico para la debida limpieza.

El Pastor de Brie es una raza de perro que goza de buena salud, con poca frecuencia se dan casos de displasia de cadera o de atrofia progresiva de retina. El problema más serio que podría padecer es la torsión de estómago. En cualquier caso, siempre se pueden consultar páginas especializadas en productos de farmacia para encontrar todo lo necesario para nuestro Pastor de Brie.

Historia:

El Pastor de Brie es una raza de perro que desciende de un antiguo tipo de perro llamado guardián del ganado. Los guardianes del ganado son perros que trabajan con las ovejas de forma protectora. El Pastor de Brie y su familiar de pelo corto, el Pastor de Beauce, son tipos más recientes que pueden ser utilizados para trasladar y proteger a las ovejas.

Note que no utilizo la palabra «raza» cuando me refiero a perros antiguos. No existieron razas de perro hasta mediados del siglo XIX, cuando la gente que vivió en la época victoriana inició las exposiciones caninas y los perros con diferentes formas fueron clasificados, formalmente, por primera vez. Hasta entonces, sólo existían diferentes tipos de perro.

Su dependencia del hombre fue una forma de vida escogida por aquellos perros que se han convertido en animales domésticos, ya que era una forma de vida más fácil. Nuestros perros obtienen alimento, alojamiento, cuidados médicos y muchas otras cosas. En el pasado, el apoyo del hombre no era tan completo como el que tienen las mascotas actuales, pero los basureros de los primeros asentamientos humanos eran un lugar en los que era fácil que los perros buscaran y encontraran restos comestibles. Aquellos perros que tenían menos miedo de las personas medraron mejor, ya que era un verdadero derroche de energía estar huyendo todo el tiempo.

Además, si los perros podían tener a sus cachorros cerca de los basureros, que eran la fuente de su alimento, se ahorraban la energía que hubieran utilizado volviendo al refugio con comida. Una vez que la gente más sensible de aquellas comunidades vio a los cachorros, las personas comenzaron la domesticación proporcionando una protección extra a los cachorros más amistosos con ellas.

Una vez se domesticaron ovejas, se produjo una selección entre los perros de la aldea y resultaron, de ella, los dos tipos caninos más antiguos: los guardianes del ganado, que eran amistosos con las ovejas, y los lebreles/sabuesos, que conservaron el instinto de matar presas cuando eran adultos.

Los primeros criadores de perros no escogían a los canes por su aspecto, sino por su comportamiento. La razón de que resultara seguro tener a los guardianes del ganado cerca del mismo, era que conservaban el comportamiento de cuando eran cachorros y permanecían en la etapa de «juegos» durante toda su vida. Los perros conservaban el aspecto juvenil, con sus orejas péndulas, su gran cabeza y sus arrugas faciales que el cachorro de lebrel/sabueso pronto deja atrás.

Los perros que no se adaptaron a guardar el ganado, los que no eran amistosos con los animales porque mostraban todos los instintos del comportamiento adulto, fueron criados por sus habilidades para la caza: fueron los lebreles/sabuesos.

Los guardianes del ganado y los lebreles/sabuesos empezaron a desarrollarse en la región en la que se originaron la ganadería y la agricultura y la domesticación de las ovejas. Los recientes análisis del ADN del trigo cultivado por el hombre han situado sus orígenes en la frontera suroriental de Turquía, junto a Irak. Es desde esta región desde donde se difundieron ambos tipos caninos junto con otros animales domesticados (cabras y ganado vacuno), tanto hacia Oriente como hacia Occidente. En su viaje hacia el este llegaron al Tíbet y a China, que es lo contrario de lo que dicen la mayoría de los libros sobre perros. Estos libros no nos aportan ninguna explicación sobre cómo un perro ganadero apareció, espontáneamente, en una región en la que la agricultura vendría mucho más tarde. El Dogo del Tíbet es el guardián del ganado en el Himalaya, pero desciende de los perros de Oriente Próximo: ¿cómo podría ser el ancestro de perros que se desarrollaron en Turquía muchos siglos antes?

No obstante, Francia se encuentra en dirección contraria al Tíbet, y la difusión de la actividad agropecuaria hacia Europa desde Oriente se dio durante el Neolítico (o edad de la piedra nueva). La razón por la que los arqueólogos dan nombres como «Edad de Piedra» o «Edad de Hierro» es que cuando se iniciaron los estudios serios de estas épocas no existían técnicas con las que averiguar las fechas con exactitud. Así pues, el periodo antes de que aparecieran utensilios de metal recibió el nombre de Edad de piedra. Aun así, las hachas y otros utensilios hechos de piedra eran pulidos finamente para obtener cuchillas muy afiladas y muy efectivas. Su principal problema es que no duraban tanto como los utensilios de metal que llegarían después.

La fecha exacta del Neolítico difiere según los distintos lugares, ya que la evolución hacia la agricultura y la ganadería se dio en Oriente Próximo antes de desplazarse, a través de Turquía, hasta llegar a los Balcanes y a Grecia, para pasar a continuación, siguiendo los grandes ríos europeos, hasta llegar a la costa atlántica francesa alrededor de 5500-4700 a.C., llegando a España poco después de 4500 a.C.

Podemos hallar perros guardianes del ganado por toda Europa. Los primeros lugares en los que hubo ganadería y agricultura fueron aquellos que disponían del mejor suelo (las zonas cercanas a los ríos), y las últimas zonas en las que aparecieron estas actividades fueron las regiones de suelos pobres de las montañas. No obstante, desde esa época, las técnicas agropecuarias han avanzado en las tierras bajas, y actualmente sólo se siguen utilizando las antiguas técnicas de cuidados de las ovejas en las zonas montañosas. Esto significa que muchas de las poblaciones de perros guardianes del ganado que todavía quedan pueden encontrarse en las cordilleras y reciben el nombre de «Perros de tipo montaña». Ejemplos de estos guardianes del ganado son el Perro de Montaña de los Pirineos, el Cão da Serra da Estrela portugués y el Bouvier Bernois.

Si observamos el mapa que nos muestra cómo se difundió la actividad agropecuaria, podremos ver cómo los grandes ríos fueron importantes en la difusión de esta forma de vida. Y si observamos a los perros guardianes del ganado de Grecia, de la antigua Yugoslavia y de Rumania, observaremos una gran similitud. Estos perros apenas han cambiado respecto a su forma original, ya que la historia de las exposiciones caninas de belleza en estos países es muy corta. Con la existencia de las competiciones de perros, los criadores de perros han modificado el aspecto de muchas razas de perro para que parezcan más «glamurosas».

El comercio de perros a largas distancias tuvo lugar mucho antes de que los metales fueran utilizados por primera vez, y una de las zonas en las que existían los mayores mercados era la cuenca de los Cárpatos, una región que en la actualidad forma parte de Hungría y Rumania. Si situamos el origen geográfico de los perros guardianes del ganado actuales, nos encontraremos con que en esta región apareció un nuevo tipo de perro: un guardián barbudo del ganado. En Hungría se trata del Komondor, y en Rumania del Pastor de Miorítico (que es muy parecido al anterior), y en las repúblicas surorientales de la antigua URSS podemos encontrar al Perro de Pastor de Rusia Meridional (Loujnorousskaïa Ovtcharka).

Los perros de pastor «barbudos» se extendieron por toda Europa hasta llegar al Bearded Collie escocés y, por el este, hasta llegar al Kyi Apso del Tíbet. El Kyi Apso se parece al Dogo del Tíbet, y su capa es similar a la de un Lhasa Apso desaliñado.

Francia tiene muchas razas caninas, y entre ellas tenemos cinco razas de perros de pastor reconocidas internacionalmente. También existen unos cuantos tipos no reconocidos en el sur de Francia, pero todavía no están siendo criados de forma selectiva. El Pastor de Picardie pertenece al grupo de perros pastores alemán/belga/holandés, pero el resto están más emparentados entre ellos.

El Pastor de Brie es un perro de pastor francés de origen, grande de pelo largo, mientras que el Pastor de Beauce es su versión de pelo corto. El Pastor del Pirineo de pelo largo es pequeño y peludo, mientras que el perro de Pastor del Pirineo de cara rasa es menos peludo, aunque no es, completamente, de pelo corto.

Cuando se celebró la primera exposición canina de belleza en París en 1863, se inscribieron una docena de perros de pastor franceses de diversas formas y tamaños. Los más numerosos fueron unos perros que pertenecían a una raza de pelo corto y de color negro y fuego, que es la que conocemos en la actualidad como Pastor de Beauce. También hubo dos ejemplares del peludo Pastor de Brie. El primer ejemplar de esta raza de perro inscrito en el libro de orígenes genealógico francés lo fue en 1855, y el primer Pastor de Beauce, en 1893. El Pastor de Beauce y el de Brie no se separaron oficialmente hasta 1896. El Pastor de Picardie fue reconocido oficialmente en 1922, y el Pastor del Pirineo en 1926.

El complejo asunto sobre el color del Pastor de Brie sólo puede comprenderse teniendo en cuenta su origen compartido con el Pastor de Beauce, que es negro y fuego. Ésta es la razón por la que una coloración bicolor resulta inaceptable para el Pastor de Brie, ya que mostraba la existencia de un Pastor de Beauce en un punto demasiado cercano en su pedigree en un tiempo en el que ambas razas eran cruzadas de forma regular.

Una vez se inició la Primera Guerra Mundial, el Pastor de Brie halló otra ocupación trabajando en el frente francés. Cuando EE. UU. se unió a esa guerra, en sus postrimerías, los soldados americanos pudieron ver en acción a este gran perro. Debieron de quedar impresionados, ya que se llevaron ejemplares de esta raza a EE. UU., y la primera camada criada en suelo americano nació en 1922. En 1931, el ejemplar importado de color negro Regent de la Pommeraie se convirtió en el primer campeón estadounidense. Es interesante apreciar que el primer perro campeón estadounidense criado en este país se le describió como de color negro con manchas de color fuego.

Hubo una sociedad de perros francesa dedicada a las razas nacionales que se fundó justo antes de la Primera Guerra Mundial, pero con la invasión alemana en 1914 sus actividades cesaron. Esta sociedad de perros fue reformada en 1924, pero Francia todavía tendría que pasar por una ocupación todavía más horrorosa en 1940, cuando los nazis invadieron este país. Esto destrozó, prácticamente, todo el modo de vida francés. Hubo un gobierno títere instaurado por los alemanes, pero muchos franceses huyeron a Gran Bretaña para planear la liberación de su país, dejando a aquellos que formaban parte de la resistencia para que ocultaran sus actividades lo mejor que pudieran. Hubo poco tiempo para dedicarse a la cría de perros y hubo incluso menos tiempo para mantener unos pedigrees precisos.

El Pastor de Brie sobrevivió a la guerra mejor que el Pastor de Beauce, pero muchos ejemplares fueron requisados como perros de guarda del ejército. La reserva genética del Pastor de Beauce se vio seriamente vaciada y las faltas que no habían supuesto un problema antes de la guerra volvieron a aparecer: ojos pálidos y falta de dientes, de conformación y de tipo. Las preferencias se habían modificado, y ahora el número de Pastor de Brie era mucho más elevado que el Pastor de Beauce, de pelo corto.

En la Europa continental, el énfasis, para los criadores de perros, es algo distinto del de Gran Bretaña y EE. UU. Además de otorgar una valoración a los perros en las exposiciones caninas de belleza, el juez también tiene en cuenta lo bien que se adapta al estándar de su raza (la calificación máxima es el Excelente). Todos los ejemplares que obtienen premios deben tener una valoración de Excelente. Si no hay ningún perro participante de esta calidad, no se otorga.

La mayor exposición monográfica del mundo es la Sieger alemana, para los Pastores Alemanes, en la que se inscriben unos 2.000 ejemplares. En la clase de machos adultos se inscriben más de 150 y cada uno recibe una valoración por escrito (rapport), aunque quede en el último lugar. De ellos, sólo unos 10 perros reciben la calificación de Excelente; así pues, volver a casa habiéndola obtenido en un certamen como éste supone un galardón muy importante… incluso más que los premios de mejor de grupo que algunos británicos y americanos codician y que sólo obtiene un perro en detrimento de los demás.

El equivalente de la Sieger alemana para el Pastor de Brie es el Rassemblement, que se celebró por vez primera en 1970. En 1983 se inscribieron 900 ejemplares, y obtuvieron la calificación de Excelente 11 machos y 11 hembras. Una vez más, todos los participantes fueron valorados y recibieron un rapport donde se tienen en cuenta, además de la conformación (belleza), el temperamento y la capacidad de trabajo. El Briard Club of America celebra un Rassemblement norteamericano cada cuatro años, dando lugar a un libro con fotografías de cada perro, su pedigree y su valoración punto por punto, lo que supone una fantástica fuente de información para escoger animales reproductores.

El Pastor de Brie llegó a Gran Bretaña en 1966, cuando Nancy Tomlin fue a Irlanda para reunirse con su esposo Mike, que estaba trabajando con un equipo de filmación. Habían estado pensando en un cachorro, y les atraía la idea de escoger uno de Irish Wolfhound. Fueron a visitar un gran criadero dedicado a varias razas de perro (el criadero Shannon), que había sido fundado por un americano con la vista puesta en la exportación al mercado estadounidense. Aunque se trataba de un criadero comercial, los perros fundadores escogidos eran de buena calidad. De hecho, cuando el criadero cerró en 1968, muchos de los Pastores de Brie fueron a Gran Bretaña y se encuentran en los pedigrees de los ejemplares británicos de exposición de esta raza.

Durante su visita al criadero Shannon en 1966, Mrs. Tomlin quedó embelesada con un cachorro negro y saltarín de cuatro meses de Pastor de Brie que se llamaba Hubert, y se lo llevó a Londres. Pronto la prensa canina británica (y la prensa general también) disponía de fotografías de este perro negro y peludo cuyo aspecto era totalmente desconocido hasta la fecha. Al poco tiempo se le unió, en el hogar de los Tomlin, una media hermana llamada Maudie. Al poco tiempo, Mr. y Mrs. Trueman, que se encargaban de impartir clases de adiestramiento, tuvieron también Pastores de Brie, ya que se trajeron de Irlanda a los padres de Maudie.

Los Tomlin inscribieron su criadero con el nombre de Desamee, y Desamee Leon Hubert y Desamee Mitzi Moffat (Maudie) obtuvieron grandes éxitos en el ring de las exposiciones de belleza. La primera exposición de perros que dispuso de clases para el Pastor de Brie se celebró en 1970, y a partir de ahí las cosas avanzaron con rapidez, ya que en 1974 hubo clases con puntos del campeonato (Challenge Certificate o CC) en la exposición de perros de belleza Crufts. El obtener tres de estos CC hace que, en Gran Bretaña, un perro obtenga el título de campeón, y el primer ejemplar que lo logró en este país fue Maudie.

Desgraciadamente, murió ese mismo año tras una cesárea. El ganador del punto al mejor ejemplar de esta raza de perro en la exposición canina de belleza Crufts de ese año fue un ejemplar leonado importado de Francia llamado Desamee Tripot de Vasouy, que tuvo que esperar hasta la exposición canina de belleza Crufts de 1976 para obtener el título de campeón. En esos tiempos, los puntos del campeonato sólo se ofrecían, en el caso de esta raza de perro, en seis exposiciones de perros cada año, pero llegado el 2000 se otorgarían 21 pares de CC.

Apariencia General

El Pastor de Brie es un perro musculoso, rústico y de buena osamenta. Tiene un aspecto vivo, bien proporcionado, duro y fuerte.

Los ojos del perro son oscuros, están a menudo tapados por las cejas peludas. Tiene también barba y bigote Tiene una cabeza larga y unas orejas erguidas, bien separadas y cubiertas de pelos largos.

La cola en esta raza de perros es de implantación baja, muy peluda y forma un gancho en la punta.

El pelo de este perro es ondulado y largo y el subpelo fino y espeso. El color de la capa debe ser uniforme y puede ser de todos los colores uniformes, excepto el blanco, el marrón, el caoba y los tonos imprecisos.

La altura a la cruz de esta raza de perro es de 62 a 68 cm en los machos y de 56 a 64 cm en las hembras. El peso es de 30 kg o más.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder