Pastor Mallorquín, razones para escoger esta raza

El Pastor Mallorquín es un perro que necesariamente debe vivir en una casa con espacio al aire libre. No sólo por sus grandes dimensiones no puede estar a gusto en un piso, sino porque necesita de hacer mucho ejercicio.

perropastormallorquin1.jpg

Por su parte, esta raza tiene un carácter, una conducta y un comportamiento maravilloso con todos los integrantes del hogar, sobre todo con los pequeños, a los que les tiene mucha paciencia y puede jugar con ellos durante horas.

Cabe destacar que el Pastor Mallorquín reconocerá a un sólo amo y será a él al que respete y obedezca totalmente. Esto lo podrá aprender mejor con el adiestramiento desde cachorro.

Además, este perro no necesita de demasiados cuidados médicos o estéticos. Tiene un pelaje moderado en cantidad y no muy largo, por lo que un cepillado asiduo es suficiente. En cuanto a las enfermedades, es una raza muy sana que no va a tener que visitar tanto al veterinario.

El Pastor Mallorquín si precisa de hacer ejercicio y también de sentirse útil en la casa. Si bien cumple a la perfección el rol de guardián y protector, así como también para el pastoreo de ganado, siempre querrá ayudar más.

La convivencia con otros perros será buena, sobre todo si éstos son pequeños. Es ideal para los campos con vacas u ovejas, porque sabe cómo manejarlos.

El Pastor Mallorquín no es un perro recomendado para lugares donde no hay espacios verdes para que pueda saltar, correr o jugar, ya que es una raza con mucha vitalidad y energía.

Por otra parte, es atento, desconfiado con las personas que no conoce, inteligente y valiente, fiel, por ello es que muchas familias lo escogen como el guardián del hogar. Es a la vez apegado y cariñoso con sus dueños. Aprende muy rápido cuando es cachorro y nunca olvida.

El Pastor Mallorquín es una raza muy independiente que obedece pero puede hacer lo que crea más acorde a las situaciones. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 1,00 de 5)

Responder