Peces agresivos

En muchas ocasiones los aficionados poco experimentados en el mundo de la acuariofilia se guían únicamente por el aspecto de los peces a la hora de hacer sus adquisiciones. Y esto es un enorme error, no solamente por el hecho de que las condiciones químicas del agua son diferentes en cada biotopo, sino también porque existen una serie de peces que por su agresividad deben de vivir solos o acompañados de miembros de su misma especie. Y no, no todos son peces grandes.

channelcatfish.jpg

Seguramente los peces agresivos más populares serían los que pertenecen a la familia de los cíclidos. Hasta los neófitos saben que los cíclidos son, generalmente, poco aptos para el acuario comunitario (con excepciones como los escalares, por ejemplo), pero a veces se hace caso de literatura equívoca al respecto y se acaban metiendo peces como los cíclidos enanos o los kribensis en acuarios no aptos para ellos, provocando persecuciones, peleas y, al final, la muerte de otras especies.

 

Los barbos cebras son peces que podemos definir como “nerviosos” y que picotearán cualquier cosa alargada en el acuario, ya sean filamentos de plantas o las aletas de otros compañeros. Por ello no son compatibles con peces como guppys o bettas, con grandes aletas. Los propios bettas son peces muy territoriales, igual que los peces paraíso, que no soportan machos de su misma especie y que tampoco conviven demasiado bien con animales de otras si no hay suficiente espacio. Igual que el zorro volador o algunas especies de botias, muy conflictivas en su espacio.

 

Hay otros peces que suelen tener un carácter problemático y que pueden sorprender por ello, como los aymonieris, algunas especies de peces gato o los tetra serpas. Todos ellos deben de ser introducidos en el acuario con perfecto conocimiento de causa y siguiendo unas reglas de espacio y convivencia básicas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder