Peces ventosa, una ayuda para limpiar los cristales

Las diversas especies de peces ventosa se cuentan entre los habitantes más habituales de los acuarios domésticos. Su extraña forma, su carácter generalmente pacífico y su utilidad limpiando cristales y troncos los hacen animales perfectos para este tipo de tanques.

panaqueteeth.jpg

Pese a todo hay que tener siempre en cuenta que la mayoría de los peces ventosa crecen mucho. El aymonieri, por ejemplo, supera ampliamente los 20 centímetros, mientras que los plecostomus se van más allá del medio metro. Es por ello que estas especies no resultan adecuadas para un acuario de pequeño tamaño (además el aymonieri es un pez bastante agresivo y territorial, que puede dar problema a especies tranquilas), donde vivirán mejor otros peces parecidos como algunos panaques y los ancistrus. Incluso si queremos colocarlos con peces muy pequeños podemos optar por los preciosos y pacíficos otocinclus, que también se adaptan a aguas frías.

 

Todos estos peces tienen como característica el poseer una boca en forma de ventosa que les permite adherirse a superficies para obtener de ellas alimento. Específicamente suelen pegarse a troncos y plantas, que pueden limpiar de algas y todo tipo de comida en suspensión en unas horas. Un acuario con un adecuado número de ancistrus, por ejemplo, notará el cambio en el color de los troncos debido a su acción en pocas semanas. Curiosamente ninguno de ellos gusta demasiado de realizar esa labor en los cristales, aunque su presencia siempre ayuda en este sentido.

 

La reproducción de estas especies es bastante complicada y pasa siempre por una parada nupcial y una puesta realizada en el interior de una cueva. Para el correcto desarrollo de los alevines hará falta proporcionar alimentación suplementaria, mientras que los adultos gustarán también, de vez en cuando, de recibir alguna pastilla de alimento comercial especial para ellos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder