Peces y acuarios salobres

 El agua salobre es un punto intermedio entre la marina y la dulce, que se suele dar en estuarios y desembocaduras de ríos. Es también el hábitat de una buena cantidad de especies muy espectaculares, que en ocasiones se presentan en los comercios de forma inadecuada como peces de agua dulce, pero cuyas necesidades justifican el montaje exclusivo de un acuario de agua salobre.

lepisosteusoculatus1.jpg

 Las necesidades para este montaje de acuario de agua salobre son las mismas que para el acuario de agua dulce, con una adición fundamental: el densímetro. El densímetro es un aparato que mide la cantidad de sal que hay en el agua de nuestro acuario, por lo que lo necesitaremos para mantener la misma en unos niveles óptimos. La salinidad óptima para este tipo de acuarios debe de rondar la cifra de 1002, aunque cada pez es un mundo, y cada especie tendrá unas necesidades específicas.

 

En cuanto a la decoración normalmente el acuario de agua salobre es el lugar ideal para experimentar con plantas y raíces descubiertas, intentando lograr un aspecto pantanoso similar al del hábitat natural de los peces. Hay que pensar que no todas las plantas aguantas niveles altos de salinidad, por lo que deberemos informarnos antes de comprar la planta que nos guste sólo por su aspecto estético.

 

Existen multitud de atractivos peces que se desenvolverán a las mil maravillas en nuestro acuario de agua salobre. Desde joyas pequeñitas como el diminuto pez avispa hasta enorme monstruos como el ariius semana, que exigirá más de 1000 litros por ejemplar. Puede que las especies más populares de este tipo de acuarios sean los peces globo (tetraodontidos), junto con los bonitos scatophagus, los toxotes y los monodactylus (aunque éstos necesitan agua marina en su estado adulto). También algunos pecílidos, como guppys o mollies se sienten más cómodos en agua salobre que dulce.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder