Pekinés, caracter, conducta y comportamiento

El Pekinés (ó Pequinés), es una raza de perro que tiene su origen en China. Es de pequeño tamaño y es una desviación de los lanudos del Tibet. Los primeros rastros de Pekinés datan de hace más de 4 mil años.

pekines2.jpg

Para el Imperio Chino, el Pekinés es un animal de la mitología, presente en varios cuentos. Además, es adorado por la religión budista y tener uno en la casa era una joya para una familia de la Antiguedad en Asia.

Este perro tiene un carácter guardián pero no ladra mucho, salvo cuando aparezcan ante él seres que no conoce (personas o animales). Le gusta mucho estar cómodo en el interior del hogar, no es necesario que haga demasiado ejercicio.

El Pekinés, además, es inteligente, alerta, seguro y valiente. Tiene una gran conducta y no dudará en imponerse si siente que su territorio ha sido invadido, sin importar que se trate de un perro que lo triplique en tamaño (como un Pitbull o un Rottweiler).

Como a muchas razas, no le gusta quedarse solo durante períodos prolongados. Es muy afectuoso con sus dueños, sobre todo con los pequeños, con quiénes tendrá una convivencia maravillosa.

La esperanza de vida del Pekinés es de aproximadamente 14 años. Tiene ojos saltones y grandes, nariz corta, cabeza grande en relación al tamaño del cuerpo, pliegues en el rostro, hocico corto y ancho, más bien chato, orejas con mucho pelo y pelaje de dos mantos, de todos los colores.

El Pekinés puede llegar a tener problemas en los ojos, por ser muy sensibles a las heridas, así como también disnea (dificultad para respirar) por el tamaño de su nariz. Muchos presentan las mandíbulas separadas o la lengua para afuera.

Es un perro amigable, cariñoso, le encanta estar muy cerca de las personas, en lo posible sentado sobre sus faldas, es tranquilo, no necesita de mucho espacio ni de intenso ejercicio. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder