Pekinés, razones para escoger esta raza

El Pekinés es un perro de pequeñas dimensiones y con un carácter más que tranquilo, por ello es que es adecuado para pisos sin mucho espacio o casas que no posean jardín.

pekines1.jpg

Además, este perro que tiene su origen hace más de cuatro mil años en China, no necesita de hacer demasiado ejercicio, con un paseo diario bastará. Es una raza que le encanta la compañía de las personas, sobre todo de los pequeños.

El Pekinés es muy sociable y se adapta perfectamente a la vida de interior. No le gustará estar mucho tiempo al aire libre. Tampoco necesita de comer demasiado alimento.

Habrá que tener cuidado en su pelaje, porque se le puede enredar, sobre todo el que se ubica en las orejas o debajo de su abdomen. El cepillado es vital.

El Pekinés tiene una buena conducta y un excelente comportamiento, es inteligente, obediente y a la vez independiente, aunque le gustará estar cerca de su amo todo el tiempo.

Es una raza a la que no le agrada estar solo por períodos prolongados, por lo que si toda la familia se va de la casa durante horas todos los días, no se recomienda tener uno.

El Pekinés tiene una gran convivencia con las personas y hasta con otros perros. Cabe destacar que es un perro muy decidido y valiente, y no temerá de ladrarle a un Pittbul, un Terranova o un Ovejero Alemán, todas razas que lo duplican o triplican en tamaño.

Es un perro refinado, muy digno, indiferente con los extraños, apegado con los suyos y muy atento al peligro. Atiende a las caricias y a los halagos más que a las órdenes, sin embargo, un entrenamiento desde cachorro es la solución.

No se le debe dar de comer de todo al Pekinés y sobre todo, en poca cantidad, ya que puede llegar a sufrir obesidad. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 2,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder