Perros con gases

Todos aquellos que han tenido perros han sufrido en alguna ocasión sus flatulencias. Pero más allá del mal olor temporal y la incomodidad subsiguiente, las flatulencias en el perro pueden llegar a ser un problema serio cuando son muy frecuentes. 

perro

Las causas que provocan estos gases son muy variadas, y principalmente parten de la alimentación. En este sentido alimentos que provocan una digestión lenta y pesada permanecen más tiempo del adecuado en el intestino lo que provoca gases al perro. Hay que impedir, igualmente, que el perro coma demasiado rápido, ya que de esa forma ingerirá aire al estómago, que luego deberá expulsar. Esto es especialmente común en cachorros y perros con la cabeza muy grande, como los bulldogs. Piensos especiales de alta gama y un mayor cuidado general sobre su alimentación son las mejores formas de evitar los gases que provienen de problemas alimenticios.

Los gases también pueden venir provocador por diversas patologías relacionadas con enfermedades cardiacas y pulmonares, especialmente en perros de cierta edad. Intentar evitar que el perro realice alguna actividad física justo antes o después de comer también ayudará a evitar que tenga gases.

Se puede detectar el perro con exceso de gases porque el animal se mostrará apático, inapetente o alicaído. Además acercará el abdomen al suelo para sentir algo de alivio y se sentará con los cuartos traseros levantados para intentar mitigar el dolor.

Las consecuencias son, más allá del mal olor y el propio sonido, la posibilidad de desarrollar problemas como pérdidas de peso, vómitos o diarrea. En casos más graves el animal puede llegar a sufrir cólicos y dureza abdominal, junto con un gran dolor. En circunstancias extremas incluso puede desarrollas timpanismo, o dilatación del estómago, una afección mortal.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder