Perros de caza

Al hablar de perros de caza lo estamos haciendo, obviamente, de aquellos que pertenecen a razas que en el pasado o en la actualidad se han utilizado para actividades cinegéticas, ya sean de caza mayor o menor. 

La caza es una actividad muy antigua, probablemente la más antigua del ser humano. 

Desde la domesticación del perro nos hemos ayudado de los canes para poder realizar dicha actividad conjuntamente y aumentar así las probabilidades de éxito.    

images.jpg

De entre las especies de perros de caza menor destacan los Setter gordon, perros potentes y poderosos, con un gran olfato y que no se asustan ante ningún obstáculo, entrando en todos los matorrales necesarios para hacer volar la perdiz o la codorniz. La parada de estos animales cuando olfatean la presa es un momento de gran belleza estética, donde su elegancia se desarrolla por completo. También son perros muy robustos que requieren una alimentación específica, alta en proteínas, y que en modo alguno pueden ser mantenidos en un piso, puesto que necesitan de abundante ejercicio físico. Se cuentan entre las especies caninas más inteligentes. Otros perros de raza menor son los que pertenecen a razas tan hermosas como el Setter irlandés, el setter inglés y los elegantes pointer. También los galgos y los podencos pertenecen a este grupo, aunque en este caso están especializados en la caza de especies como el conejo o la liebre.

En cuanto a la caza mayor los tradicionales perros de rastreo han sido los beagles y los sabuesos, perros hoy en día bastante adaptados a la vida urbana igual que los cocker (aunque siempre será necesario que hagan mucho ejercicio con el fin de no hacerles coger peso). Dogos y bulldgos esbeltos, por su parte, eran antiguamente utilizados para la caza del jabalí, aunque hoy en día son más frecuentes los animales provenientes de cruces con especies de pelo crespo y uro. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder