Perros de trabajo

A lo largo del tiempo, el hombre ha ido especializando al perro para poder obtener de él una multitud de servicios, ya que gracias a sus instintos y aptitudes, el perro es uno de los animales más completos.  

Algunas de estas especializaciones están pensadas para facilitar la tarea de trabajo del ser humano, aprovechando estos instintos y aptitudes de los que ellos disponen y nosotros no tenemos. 

Estos perros reciben un entrenamiento muy completo y hacen grandes esfuerzos por facilitar nuestro trabajo, por lo que merecen un gran reconocimiento.

 

Los Perros de Trabajo - los perros de rescate.jpg

Los perros de trabajo son aquellos que están ideados para dar un servicio al hombre, como puede ser: pastor de ganado, ayudante de caza (diferentes especialidades), guarda o defensa, rescate y además un sinfín de trabajos para las personas necesitadas como minusválidos o invidentes.

Podemos agruparlos según el tipo de trabajo que realicen:

Perros de guarda y defensa:

Aquí podemos diferenciar, entre los que defienden el rebaño y los que defienden su territorio, el cual no es otro que nuestra casa o jardín y la familia. 

Los que defienden el rebaño fueron usados como centinelas y defensores de los rebaños de ovejas y cabras. Su manera de trabajar es independiente al pastor. Normalmente su única función o prioridad es la de vigilar el rebaño, eso explicaría su carácter independiente. De todas formas, su comportamiento es tranquilo y plácido, es buen animal de compañía, solo demuestra su temperamento cuando se ve amenazado o está en peligro su rebaño. A veces son utilizados como perros guardianes, ya que protegen su familia como si fuera su rebaño. Tienen el instinto de protección muy desarrollado.  Algunos, no obstante, pueden ser huraños si no tienen un trabajo que realizar; otros pueden ser agresivos con otros perros desconocidos, para ellos son intrusos en su territorio.

El éxito de estos perros es que son de confianza, el pastor sabe que no dañará los animales que estén bajo su protección. La mayoría de estos perros son grandes, pesan entre 35 y 50 Kg. (a veces más) y no tienen miedo, deben ser valientes para enfrentarse a los ataques de grandes depredadores (lobos).

Su pelaje largo les protege del frío. Algunos son de color marrón o gris, pero el blanco es el color preferido para diferenciarlos de los depredadores, que generalmente son de color más oscuro,  además el color blanco les permite camuflarse entre el rebaño y no ser vistos por los depredadores. 

Ejemplos: Mastín de los Pirineos, Mastín Español, Pastor Caucáseo, Montaña de los Pirineos, etc.

Los que defienden su territorio, son perros que poseen características especiales para la vigilancia y protección.

Uno de los primeros instintos que el hombre vio en el perro, fue su instinto para la vigilancia y detección del peligro. Cuando el hombre era sedentario, se fiaba del instinto del perro para saber cuándo había un peligro para su comunidad, sobretodo el ataque de depredadores. 

Hoy en día, existen algunas razas de perros que han sido desarrolladas o criadas selectivamente por su inclinación natural a proteger y defender el territorio y las personas que consideran que están bajo su protección. 

Debemos diferenciar entre:

Perros guardianes: son los que van a ladrar con fuerza a la presencia de un intruso o en la mayoría de las situaciones que experimentan como fuera de lo común.  Por lo general, son las razas más pequeñas y excitables las que mostrarán esta conducta. Ellos son excelentes perros guardianes ya que son los primeros en alertar a su dueño con sus ladridos.

Perros de guarda: son perros que no solamente vigilan y alertan sino que también amenazan al intruso hasta el punto de disuadirlo y si fuera necesario, utilizarían el ataque.  Por suerte, su aspecto intimidante, su tamaño y su tono de voz es suficiente para que el intruso rehúse de su intención.

Las razas calificadas como perros de guarda, deben tener una inclinación natural a proteger y a la vez un fuerte sentido del territorio. Generalmente, son cautelosos con los extraños. Destacan por su valentía y resistencia. Otras cualidades requeridas son: la capacidad de formación, la lealtad hacia su dueño, la vigilancia y el factor de disuasión. Este factor de disuasión implica la impresión del perro en particular por su corpulencia, voz y color (el negro es más impresionante que otro) y el reconocimiento de la raza como una raza de guarda.

El perro de guarda sólo debe ser entrenado para frenar a un intruso con las instrucciones de su propietario, no debe actuar como un perro de ataque (especialmente entrenado para el asalto a un intruso), este tipo de perros deben quedar estrictamente reservados a los profesionales de seguridad (policías) y bajo ciertas circunstancias. Los perros de ataque deben ser entrenados para atacar a la orden y/o en la entrada de un intruso en el territorio que el perro tiene en protección.

Las leyes se aseguraran que estos perros tengan el sentido natural de protección y territorialidad de un perro de guarda, siempre dentro de los límites establecidos.

Muchas veces, el propietario de un perro es legalmente responsable de los daños causados por éste, sobretodo si el perro está entrenado para atacar.

Ejemplos: Rottweiler, Doberman, Pastor Alemán, Bóxer, etc.

Perros de búsqueda, rescate y salvamento:  

La misión de estos perros es salvar vidas. Los perros de rescate detectan la presencia de personas sepultadas bajo escombros (terremotos), avalancha de barro (riadas), de nieve (aludes) e incluso rescatan personas que se están ahogando en el mar abierto o lagos o también localizan personas que se han perdido.

Estos perros necesitan de 1 a 2 años para estar operativos pero después deberán seguir un estricto programa de entrenamiento durante toda su vida de trabajo. Aunque parezca duro, hay que tener en cuenta que estos perros cuando trabajan están disfrutando con ello, para ellos el hecho de buscar una persona es obtener un premio, su entrenamiento consiste en asociar a la víctima con un premio, el que más le guste, de modo que hará su trabajo para obtener ese premio.

Para poder superar los entrenamientos y estar a ese nivel de trabajo, es evidente que deben tener los instintos necesarios para ser unos perros de rescate:

Instinto de caza: en un perro de rescate como en otros perros de trabajo, cuánto más elevado sea su instinto de caza, más fácil será conseguir una motivación alta, ésta será la que mueva al animal a realizar el ejercicio que nosotros queramos. Sin ese instinto sería más complicado activar al animal. 

Instinto de presa: viene después al instinto de caza y es fundamental a la hora de recompensar al perro.

Instinto de búsqueda: con este instinto, intentará localizar su presa, que en este caso es la víctima.

Además deberán tener unos rasgos de carácter para realizar el trabajo:

Atención: considerándolo como una capacidad de respuesta, es importante a la hora de proceder a su motivación.

Deseo de agradar: con él, será más fácil conseguir el objetivo y se evitará la auto-recompensa.

Iniciativa: es la capacidad resolutiva del perro. Es importante que el perro aprenda él solo a resolver situaciones ya que en muchas ocasiones el guía no estará allí para ayudarle.

Persistencia: aunque encontrar la víctima puede ser complicado por el terreno o el clima, el perro deberá emplearse a fondo y ser persistente en su trabajo.

Intensidad: debe implicarse en la búsqueda, cuanto mayor sea su intensidad más efectivo será su trabajo.

Energía: se necesita un perro con alto poder físico.

Sensibilidad: es el umbral de respuesta al entorno y/o estímulos, de manera que su nivel de sensibilidad deberá ser equilibrado.

Solidez: no debe tener una respuesta extrema a los estímulos, debe ser equilibrado.

Adaptabilidad: debe adaptarse a todo tipo de cambios en su entorno como ambientes, terrenos, climas, etc.

Comportamiento lúdico:  es muy importante en el entrenamiento del perro. Se usa el objeto que más le guste. Antes de trabajar, la víctima “jugará” con él muy intensamente para despertar el instinto de caza, motivarlo al máximo y luego esconderse. Cuando el animal la encuentra, ésta deberá jugar de nuevo y con mucha intensidad hasta que se le guarde, así el animal crea una asociación entre la búsqueda y la recompensa final, de modo que aumentará su motivación. 

La eficacia de estos perros es muy superior a lo que tardarían los grupos de socorrismo y similares en encontrar las víctimas.

Ejemplos: Labrador, Terranova (agua) y Pastor Alemán quizás son las más usadas pero cualquier perro con las cualidades mencionadas anteriormente puede ser un perro de rescate.  

Perros policía:

Estos perros deben adaptarse a cualquier ambiente, tener buena condición física y buen instinto de caza. 

Tendrán que pasar una serie de pruebas de aptitud y poseer una excelente forma física (músculo y esqueleto).  Primero afrontaran un periodo de prueba en la escuela de adiestramiento y los que ingresen en la escuela pasaran unos 5 meses de preparación. En este tiempo se les enseñará detectar estupefacientes, explosivos y además ayudarán a buscar personas desaparecidas. Una vez superado el intenso curso ya podrán trabajar con sus guías como policías durante unos 8 años.

Cada perro se le escogerá para trabajar en una de estas áreas:

Explosivos: indican al guía la presencia de materiales explosivos. Para ello deben ser tranquilos, nada agresivos, equilibrados, independientes, con mucha tendencia a la curiosidad, con una excelente capacidad olfativa y físicamente fuertes. Trabajan en intervalos cortos y con muchas pautas de descanso. Deben ser precisos y versátiles. Son ágiles e incansables en la búsqueda de detección de olores.

Los Labradores son los más escogidos para la labor por ser unos excelentes rastreadores.

Estupefacientes: Son impulsivos y de carácter independiente, rápidos y ágiles con temperamento firme y actitud decidida. Detectan estupefacientes para combatir el contrabando en vehículos, equipajes, domicilios, servicios de paquetería, centros penitenciarios, etc.

Las razas más utilizadas son el Labrador Retriever, el Pastor Alemán, Golden Retriever y Cocker Spaniel.

Desaparición de personas en la montaña o sepultadas por runas: son perros entrenados para detectar los olores de las personas cubiertas por cualquier tipo de material o para localizar el rastro en plena montaña. Son perros fuertes, ágiles, valientes y de carácter estable. Su entrenamiento se realiza en diferentes terrenos y con todas las dificultades que se da en una búsqueda, como el trabajo de otros equipos, ruidos, humo, etc.

Aunque no hay una raza concreta para ello, se tiende a las razas de pastoreo.

Perros de asistencia:

Un perro de asistencia es un perro que ha sido adiestrado, examinado y acreditado para asistir a una persona con discapacidad. Por lo tanto deben ser perros dóciles, adiestrables y obedientes.

Hay 3 tipos de asistencia:

Perro guía: es un perro que ha sido adiestrado para guiar a una persona con problemas visuales. 

Perro de servicio: es un perro que se ha adiestrado para ayudar a personas que padecen una discapacidad física.

Perro de aviso para epilépticos, diabéticos, etc: Es un perro que ha sido adiestrado para avisar con cierta antelación a su amo sobre su futuro sufrimiento de un ataque epiléptico u otras condiciones médicas como un ataque de hipoglucemia.

Perro señal: es un perro que ha sido adiestrado para asistir a personas con pérdida auditiva, señalando la fuente de diversos sonidos relevantes para su usuario como timbres, interfonos, despertadores, móvil, alarmas, intercomunicadores de bebé, etc)

En este apartado también mencionaremos los perros que ayudan a otro tipo de personas. Son los perros de terapia. Aquí tenemos 3 tipos de programas:

Actividad asistida con animales (AAA): el equipo animal-cuidador proporciona oportunidades para dar beneficios a nivel de motivación, de educación o terapéuticos para mejorar la calidad de vida de las personas participantes.

Educación asistida con animales (EAA): comprende intervenciones con objetivos determinados, los cuales han sido diseñados para mejorar el funcionamiento cognitivo. La EAA está dirigida y/o realizada por un profesional de la educación especializado. Hay objetivos específicos para cada persona que participa.

Terapia asistida con animales (TAA): comprende intervenciones con objetivos determinados, los cuales han sido diseñados para mejorar el estado físico, social, emocional y/o cognitivo de las personas que participan. La TAA está dirigido por un profesional especializado en la salud humana. Hay objetivos específicos para cada persona que participa.  

Perros de caza:

Son perros criados para perseguir las presas. Normalmente son perros de tamaño medio, pelaje corto y complexión atlética.

Ayudan al cazador a capturar la presa de dos formas, unos rastrean la zona detectando el olor para luego perseguir la presa hasta localizarla (Bloodhound, Bassethound, Beagles, Sabuesos, Teckel) y otros localizaban la presa con su aguda visión y la perseguían con su gran velocidad, aunque actualmente casi no se usen para ello (Lebreles como el Afgano).

Todos ellos son animales de gran actividad, necesitan ejercicio si viven en la ciudad.

Perros de muestra y cobro: estos perros trabajan junto con el cazador, a su lado, son criados para trabajar en colaboración con el hombre. Son perros deportivos, leales, amistosos, sensibles, dóciles y muy inteligentes. 

Dependiendo de su capacidad o labor encomendada, pueden clasificarse en:

Perros de aguas: Caniche, Perro de aguas español

Tipo pointer y Tipo setter (los dos señalan o muestran): Pointer, Setter Irlandés, Setter Inglés, Setter Gordon

Levantadores o cobradores: Labrador Retriever, Golden Retriever, Cocker Spaniel

Algunos pueden hacer varias funciones.  Pero la mayoría de ellos, hoy en día son más animales de compañía que animales de trabajo, sobretodo por tener buen carácter.

Esta característica no los excusa de necesitar grandes dosis de ejercicio si viven en la ciudad.  

Perros de pastor:

Este tipo de perro se parece al de guarda de rebaño, pero la diferencia es que se usa para la guía del rebaño y mantenerlo unido. Él no necesita defender al rebaño, eso lo hace su compañero de trabajo más grande. Los perros de pastoreo son quizá más inteligentes y ágiles, ya que controlar una manada descarriada de corderos o ganado salvaje o semisalvaje, requiere un perro con inteligencia y valor. Aprenden fácilmente su tarea y casi todas las razas lo hacen por instinto, desde cachorros.

Aunque muchos de ellos hoy en día, todavía trabajan en lo suyo (Border Collie, Kelpie australiano, etc.) la mayoría se han adaptado a otra forma de vida, unos como perros de rescate, policía (Pastor Alemán, Bouvier de Flandes, Pastor Belga) y otros como perros de compañía (Bobtail, Collie). Todos ellos necesitan bastante ejercicio.   

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder