Pinscher Miniatura, conoce la raza, consejos

La raza Pinscher Miniatura es una raza caracterizada por una fuerte personalidad. Son perros valientes que no temen a la adversidad por lo que ladran a cualquier cosa. Es por ello que es importante adiestrarles con firmeza des de una edad muy temprana.

 

Son perros con una buena salud, un cepillado semanal puede ser suficiente, pero también es importante emprender actividades junto a él.

 

Es una raza muy proporcionada. Su peso oscila entre los 2 y los 4 kilogramos. El color predominante en la raza es el negro con manchas doradas en los pies y la cabeza.

Pinscher mini.jpg

Ficha de Raza

El Pinscher Miniatura es una raza de perro de la familia de los Pinschers originaria de Alemania, donde son llamados zwergpinscher. Se trata de una miniaturización del Pinscher Alemán que se usaba originalmente para la caza de roedores, especialmente de ratas. En inglés se le conoce por “Miniature Pinscher” y se le apoda “Min Pin”.

El Pinscher Miniatura lo único que tiene de miniatura es el tamaño, porque es más busca pleitos que el Pinscher y el Doberman juntos. Definitivamente tiene complejo de perro grande. Excelente perro ratonero, cucarachero y todo lo que se mueva que sea más chiquito, o grande, que él. Un perrito muy activo que no tiene paz, ni tampoco la da. Sin embargo, es tan fiel y chismoso que se da a querer como pocos otros perros.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Pinscher Miniatura es muy buena mascota, aunque piensa por sí mismo y es algo dominante. Es un perro sumamente inteligente y, por tanto, requiere que el amo sea muy atento, tenga paciencia y nunca deje de ser firme. No se le puede malcriar porque si no se vuelve el dueño de la casa. Siempre está tratando de ver cómo logra hacer lo que quiere. Se lleva bien con los muchachos siempre y cuando no lo molesten mucho, a no ser cuando el perro quiere jugar. Muy posible que no se lleve bien con otros perros; mucho cuidado si se trae otro perro de visita a la casa, es capaz de comérselo, así sea un Mastín.

Se adapta muy bien al apartamento pero hay que enseñarlo a no ladrar. Requiere llevarlo a socializar, sean clases de obediencia o a caminar. Según los profesionales, las hembras son más fáciles de entrenar, lo cual es de considerar si vive en un lugar donde el, o la, Pinscher Miniatura no puede hacer de las suyas. Es tan activo que no necesita mucho ejercicio adicional, pero siempre le viene bien llevarlo a que inspeccione que todo está bien en el barrio. Se le debe de proteger del frío.

El Pinscher miniatura es testarudo, cordial, y orgulloso. Son valientes y les encanta ladrar. Son animados y exigentes, y son muy fieles a su amo. El Pinscher es una raza inteligente y son capaces de aprender muy bien y rápido. Es importante que estos perros estén debidamente entrenados y socializados desde una edad temprana.

A veces desconfían de los extraños, pero se llevan muy bien con los niños y otras mascotas. Son moderadamente protector, y algunos pueden ser agresivos hacia otros perros del mismo sexo. Estos perros no deben ser excesivamente mimados

El Pinscher Miniatura es un perro inteligente y rápido a la hora de aprender cualquier cosa que su amo desee enseñarle. El gran don que tiene es su deseo de complacer a su dueño y la familia. Este perro considera que su hogar y todas las personas que tiene dentro le pertenecen. Aunque puede ser tozudo en ocasiones, en realidad, él ama las candilejas y hará payasadas indefinidamente ante cualquier público que le muestre con aplausos su entusiasmo. Además, el «Min Pin» tiene un encantador sentido del humor.

Los Pins Min se desenvuelven bien en los deportes de obediencia y Agility y también en el aprendizaje de juegos. Además, son perros de exposición muy elegantes. Puedes encontrar montones de accesorios para realizar estas actividades con tu Pinscher Miniatura en Petclic.

El Pin Min es un perro versátil, que se ajusta rápida y fácilmente a diferentes ambientes y situaciones. Puede conformarse con espacios pequeños, tales como pisos o pequeñas casitas, y vivir igualmente feliz en hogares y fincas de grandes dimensiones. Es posible también adiestrarlo para que haga sus necesidades sobre papel de periódico, dentro de la casa, lo que lo convierte en la mascota ideal para aquellos que no pueden acompañar a sus perros fuera del hogar para que hagan ejercicio.

El Pin Min es un perro curioso que, si no se le vigila, puede verse metido en toda clase de problemas. Si, por alguna casualidad, encuentra la manera de escaparse del jardín cercado, jugará con su dueño durante horas a aquello de «atrápame si puedes ». La inclinación natural del dueño por darle caza no hace sino excitar más sus deseos de juego. Esta situación puede resultar desastrosa para el perro y por esa razón no sólo es necesario un jardín cercado, sino también que se le controle. Cuando se esté con él en áreas no cercadas, el perro deberá estar siempre con la correa puesta. Un jardín vallado y seguro, que haya sido cuidadosamente revisado para eliminar todo objeto peligroso como clavos, cristales rotos, herramientas pequeñas, plantas tóxicas, etc., constituye el lugar ideal para ofrecer al Pin Min todo el ejercicio que necesita. No obstante, uno debe estar al tanto de mantener la seguridad del área vigilando que no haya hoyos, tablas partidas y pequeñas aberturas por donde el perro pueda escapar. Usted puede apostar que, si la cerca tiene una fisura, el perro la encontrará.

El espíritu inquisitivo del Pin Min puede conducirlo, de igual modo, a zonas peligrosas aun dentro del hogar. Los objetos pequeños sobre las mesas y otros lugares constituyen para él una invitación para tomarlos y ver de qué se trata. Jugar con los cojines del sofá y sacarles todo el relleno es una actividad peligrosa, por no hablar del coste que hay que asumir a la hora de sustituirlos.

Morder cordones eléctricos y despedazar botellas de plástico que contengan sustancias venenosas puede resultar fatal, de manera que hay que tomarse el cuidado de vigilar al perro en todo momento. En el caso de que un dueño no pueda mantener la vigilancia sobre su Pin Min, es mejor que lo mantenga seguro dentro de su jaula.

Como los Pinscher Miniatura son perros de mucha energía, necesitan ejercicio mental y físico para mantenerse en condiciones óptimas. Adiestrar a un pincher mini es un deber. Mucha gente considera que los perros pequeños no necesitan que se les enseñe, pero esto es un serio error. Los perros pequeños son graciosos, pero hacen diabluras, igual que los perros grandes. No obstante, los adorables perros son, por lo general, más fácilmente perdonados. Esta manera de pensar conduce a tener problemas. Si un Pinscher Miniatura hace algo que no debiera, el dueño tendrá que enseñarle a no repetir tal comportamiento. Si el perro se sale con la suya sin escarmiento, usted puede estar seguro de que repetirá el acto una y otra vez.

Utilizar la fuerza física para obligar al perro a desistir de hacer algo resultará muy destructivo para la relación dueño-perro. En lugar de corregir una mala conducta con castigos, es mucho más efectivo premiar la conducta aceptable desde el comienzo. Un curso de obediencia para principiantes enseñará al amo cómo adiestrar a su perro, y al dominante Pin Min le enseñará cómo prestar atención y obedecer a su dueño. De este modo, perro y dueño construirán juntos un lazo que durará toda la vida y que hará de su vida en común una experiencia armoniosa y agradable. Entonces, en lugar de vivir con un perro gracioso, el dueño estará viviendo con un perro gracioso y, además, ¡bien educado! Ésta es una combinación envidiable y difícil de superar.

El Pinscher Miniatura es intrépido y, a pesar de su pequeño tamaño, constituye un excelente perro que avisa así como un guardián del hogar y de la familia. Sin embargo, su incesante y agudo ladrido puede resultar molesto, a menos que sea entrenado para dejar de ladrar ante una orden determinada. Cuando el perro ladre innecesariamente o durante mucho rato, el dueño deberá decirle, en tono severo: «¡No! ¡Basta!» Si el perro deja de ladrar, incluso por un breve instante, el dueño entonces le dirá, en un tono suave y amable: «Muy bien, Muy bien».

Si la corrección verbal no resulta efectiva, el dueño podrá ensayar el uso de un spray lleno de agua. Cuando el perro ladre, el dueño irá hacia él diciendo: «¡No! ¡Basta!», y le rociará la cara varias veces con el spray. A los perros no les gusta que les arrojen agua a la cara, de modo que boqueará un poco y sacudirá la cabeza. Pero lo más importante es que, al sacudir la cabeza, dejará de ladrar. En ese momento, el dueño deberá comenzar a elogiarlo con un suave tono de voz para demostrarle su aprobación por la obediencia que ha mostrado, también se pueden usar golosinas y snacks a modo de compensación por la buena acción llevada a cabo. Por lo general, bastan unos cuantos ensayos con el spray y el agua rociada en la cara cada vez que se niegue a calmarse, para corregir el problema. De ahí en adelante, el dueño sólo necesitará mostrar al perro el spray para recordarle que debe dejar de ladrar cuando él se lo ordene. Con el tiempo, la simple orden de: «¡No! ¡Basta!», será suficiente.

Si no se les educa, pueden ser perros ruidosos y alborotadores que ladran ante la más ligera alteración de la rutina diaria. Cuando están convenientemente adiestrados, son perros tranquilos y bien educados que ladran únicamente para dar la alarma y dejan de hacerlo cuando se les ordena. De modo que la respuesta a esta pregunta es, en verdad, sí y no. ¿Recuerdan a Bromley y a Midas? Éste es un problema que se resuelve con un simple adiestramiento, que depende del dueño. En el momento de adquirir el perro es cuando deben establecerse las reglas del estilo de vida que él llevará. Los Pin Min son inteligentes y, adecuadamente enseñados, aceptarán a sus líderes y obedecerán las reglas, porque les gusta complacer.

Vayamos a la segunda pregunta: ¿son agresivos los Pinscher Miniatura con las personas o con otros perros? De nuevo, la respuesta puede ser sí y no, porque el comportamiento del perro depende de su dueño. Por ejemplo, si un dueño permite que su Pin Min ladre y corra a morder los tobillos de los visitantes, el perro pensará que esa conducta es aceptable y continuará actuando de esta manera cada vez que llegue una visita. Antes de que pase mucho tiempo, el perro quedará clasificado como un animal agresivo e incontrolable.

Tan pronto como adquiera al perro, el dueño deberá presentarlo a sus amigos y a los visitantes utilizando un alegre tono de voz y acariciándolo suavemente. Cuando suene el timbre de la puerta, el dueño puede comenzar el proceso de acostumbrar al perro a saludar a las visitas mostrando su propio placer ante la perspectiva de recibir huéspedes. El tono alegre de la voz de su amo, unido al disfrute de una de sus golosinas favoritas le enseñarán que los invitados representan cosas agradables, además de una atención positiva hacia él. Al hacer la asociación entre hechos agradables y llegada de visitantes, el perro aprende, desde el principio, que a la gente no se le debe amenazar ni temer.

Conocer a personas fuera de casa o en una zona de compras deberá producir el mismo tipo de placer en el perro. El dueño llevará en su bolsillo unas cuantas galletas para entregárselas a todos aquellos que deseen relacionarse con el perro y acariciarlo.

En resumen, los Pin Min pueden ser molestos ladradores si no se les enseña buena conducta. Además, pueden ser agresivos y desagradables si se les permite amenazar a la gente o a otros perros. Cuando son jóvenes, es fácil enseñarles buenas maneras y a ser amistosos y tranquilos. En cambio, es difícil cambiar los malos hábitos del perro adulto. Con el adecuado adiestramiento, los perros pueden aprender a controlarse a sí mismos, pero el dueño necesita ejercitar la paciencia, la asiduidad, la constancia y un método de adiestramiento humano y efectivo. Por eso, se recomienda muy expresamente buscar ayuda profesional para corregir los hábitos indeseables de un perro adulto.

Cuando se tiene un Pinscher Miniatura, se convierte en una necesidad permanente mantener libre de riesgos el ambiente donde vive el perro, mediante la supervisión constante, o el resguardo seguro (jaula) en los momentos en que el dueño no puede estar con él. A despecho de su edad, los perros de esta raza son siempre curiosos, rápidos y atrevidos, por lo que es esencial mantener el hogar y el jardín libre de riesgos y peligros.

Dejar abierta la puerta de la casa es invitar al Pin Min a echar a correr afuera y más allá. El Pin Min es tan rápido que muy pocas veces su dueño se dará cuenta de que le ha pasado por delante para encaminarse al exterior. Por eso, hay que tomarse el cuidado de encerrar al perro siempre que la puerta se encuentre abierta.

Los Pin Min creen que son los reyes de todo aquello que les rodea. Es común que peleen a través de las cercas con los perros de los vecinos por lo que, cuando estén en el jardín, hay que estarlos vigilando. Parecen no tener conciencia de su diminuto tamaño y por ello son capaces de amenazar a los perros grandes que se atreven a acercarse a la propiedad, o a cruzarse en su camino cuando andan de paseo. Aquí también se hace evidente la importancia de adiestrar al perro para que tenga autocontrol y buenas maneras, a fin de mantener a salvo al Pin Min de una pelea con perros de mayor tamaño.

Debido a su inteligencia, al Pin Min puede enseñársele una variedad de comportamientos que armonicen con el estilo de vida de su dueño. Por ejemplo, los Pin Min adoran correr con los miembros de la familia que practiquen el jogging. Si la persona lleva un paso razonable, el Pin Min apreciará mucho la oportunidad de correr e interactuar con su compañero humano.

También puede enseñársele a aceptar niños en su vida, siempre que se enseñe a los niños a respetar a los animales. Esto significa mostrar a los chicos la manera de tratar y tocar a un perro. A los Pin Min (y a ningún perro) no les gusta que tiren de él ni que le empujen. En cambio, responden muy bien a la caricia amable y a las voces suaves. Los Pinscher Miniatura que  han crecido junto a niños, se consagrarán libremente a ellos, pero aquellos que no han tenido experiencia previa con la gente menuda se muestran, por lo general, mal dispuestos para intimar con los niños y pueden mostrar disgusto ante su presencia. Por eso, hay  que tener mucho cuidado y vigilar alos perros dondequiera que haya niños presentes.

Del mismo modo, los Pin Min pueden vivir en paz con otras mascotas si han crecido junto a ellas. Sin embargo, hay que vigilarlos cuando viven en compañía de perros más grandes, porque su diminuta talla los coloca en situación de riesgo cuando juegan rudamente con ellos.

Aun cuando el Pin Min es una raza de gran energía, no hay nada que le guste más que subirse a un sofá o a una cama junto a su dueño y abrazarse a él. Otra cosa que hace de muy buena gana es prepararse para un viaje, porque adora montar en auto. Se le debe enseñar a hacerlo dentro de su jaula, ya que es la manera más segura de viajar que tienen los perros. Puede acostumbrársele haciendo viajes cortos, y con el tiempo llegará a aceptar la jaula como su propio espacio dentro del coche.

Idealmente, el dueño de un Pinscher Miniatura debería ser una persona que tuviera tiempo y energía para dedicarse al adiestramiento de su perro. Para convertirse en un dueño responsable de Pin Min, es necesario combinar el deseo de tener un compañero leal y atento con el interés de canalizar la abundante energía del perro y también poseer la habilidad necesaria para entender y aceptar las desafiantes características de la raza.

Cuidados y Salud:

El Pinscher Enano requiere cierta atención, es recomendable proporcionarle abundante actividad física y un frecuente estímulo mental para que se desarrolle con normalidad. Nunca se lo debe malcriar, provocar o ignorar.

El pelo no necesita mucho mantenimiento, una cepillada semanal para remover el pelo caído es más que suficiente. Los dientes se le deben cepillar, si es posible diariamente. El baño y atender las uñas y las orejas con una vez al mes es suficiente.

El Pinscher Miniatura es un perro que goza de buena salud aunque las enfermedades de piel son frecuentes en la raza.

Hablando de manera general, puede decirse que los Pin Min son perros sanos y longevos que, a menudo, alcanzan entre 12 y 14 años de edad. A diferencia de otras razas caninas, son unos perros muy sanos. Sin embargo, pueden sufrir ciertas enfermedades, como el Síndrome de Legg Perthes o Displasia de Cadera, luxación patelar, sarna y mutaciones de color, epilepsia o atrofia progresiva de retina.

Ocasionalmente se han reportado, en el Pinscher Miniatura, sordera y cálculos renales. Sin embargo, estos casos se han presentado en tan pocos individuos que no se consideran problemas específicos de la raza.

Historia:

El Pinscher Miniatura se originó en el siglo XVIII en las granjas germanas. Se criaba como perro ratonero y probablemente se le haya desarrollado cruzando Galgos Ingleses con Teckels y añadiendo un poco de sangre de Terrier. Contrariamente a lo que se cree, el Pinscher Miniatura no se originó a partir del Dobermann, una raza grande muy semejante que apareció un siglo después. De hecho, el único parecido entre los Dobermann y los Pin Min es que ambos cuentan con sangre Terrier en sus ancestros.

Originalmente, el Pinscher Miniatura fue llamado Reh Pinscher, nombre que hacía referencia a un ciervo pequeño y rojo que vivía en los bosques alemanes. Hasta finales del siglo XIX, la raza fue reproducida sin prestar mucha atención a su homogeneidad. Siempre que el perro fuese pequeño y un eficaz cazador de ratas, se aceptaba como un Reh Pinscher.

En 1895, esta raza inspiró la creación del Pinscher Klub, conocido ahora como el Pinscher Schnauzer Klub. Se redactaron entonces los estándares de perfección racial, se describió en detalle el temperamento correcto y se definieron claramente los colores. Esto marcó el origen formal de esta raza canina tan especial. Fue en esta época cuando la raza fue clasificada oficialmente como miniatura (Toy) por ingleses y americanos. En la actualidad, el Pin Min es llamado, a menudo, «Rey de los Toys». Para la FCI pertenece al grupo II.

Las orejas erectas y naturales se convirtieron en una obligación, mientras que, en los Estados Unidos, se permitían (y aún se permiten) las orejas cortadas. Se exigió el corte de la cola –hoy sólo se admite la natural– y que el pelaje fuese corto, suave y pegado a la piel. Se definieron como colores de la capa: el rojo oscuro, el rojo ciervo (rojo mezclado con pelos negros), el negroy-rojizo y el chocolate-y-rojizo.

El Pin Min fue definido como un vigoroso perro orgulloso con marcha «hackney» y prestancia intrépida. Debía mantenerse alerta y ser grácil, con una firme devoción por su dueño. Además, debía desplegar velocidad y coraje. En otras palabras: se trataba de un perro definido por su actitud, de la cual hacía gala frente al mundo entero.

Estos estándares de perfección han cambiado muy poco desde entonces. Se mantienen como los modelos para la cría de la raza en todo el mundo.

Fue en los países escandinavos donde la raza, más allá de las fronteras de su país de origen, hizo su primera aparición. Aún hoy es un perro muy apreciado en Dinamarca y los Países Bajos. De allí se extendió por Europa (en Italia es todavía una raza predilecta) y alcanzó las Islas Británicas, donde la gente acogió con entusiasmo su vibrante personalidad y gran inteligencia, además de lo sencillo de sus cuidados.

Desde 1905 hasta los comienzos de la Primera Guerra Mundial, la popularidad del Pinscher Miniatura creció rápidamente en la medida en que las personas iban dándose cuenta de las maravillosas características de la raza. No obstante, su cría y la mejora de la raza se estancaron durante la guerra, hasta que, alrededor de 1919 se renovó el interés por él y se reanudó su cría en serio.

Poco tiempo después, algunos inmigrantes alemanes llevaron consigo perros Pinscher Miniatura a los Estados Unidos. Muy pronto, la raza fue presentada en las exposiciones caninas dentro de la clase denominada Miscelánea, y en 1929 se fundó el Miniature Pinscher Club of America con el fin de reconocer oficialmente a la raza dentro del Toy Grup. Su popularidad continuó creciendo durante todo el siglo XX y, hacia 1998, el Pinscher Miniatura se clasificó como la raza número 16 entre las más inscritas en el AKC (American Kennel Club), lo cual significó un enorme salto en el escalafón de la popularidad, si lo comparamos con el número 43 que había disfrutado 20 años antes. De hecho, el Pinscher Miniatura rojo Ch. Rebel Roc’s Casanova von Kurt fue uno de los más excelentes perros miniatura, de todos los tiempos, en los Estados Unidos.

Es interesante anotar que existe una cantidad mucho menor de testimonios artísticos antiguos del Pinscher Miniatura que de otras muchas razas. Este hecho se comprende claramente al considerar que el Pinscher Miniatura fue un perro de granjeros y no de la aristocracia. Los perros de caza, los enormes perros guardianes y las diminutas razas miniatura criadas para acompañar a las damas nobles, aparecen con frecuencia en las obras de arte. Sin embargo, a lo largo de los años, algunos «Min Pin» han sido retratados al óleo y la acuarela, en grabados, esculturas, tapices y alfombras.

Por ejemplo, en 1856, el artista George Earl pintó un retrato al óleo de un Terrier Inglés blanco llamado Prince. Cuando se estudia esa imagen, se puede apreciar el parecido impresionante que existe, excepto en el color, entre Prince y el actual Pinscher Miniatura, incluso con el de orejas cortadas. Por supuesto, la palabra escrita sirve también como documentación sobre la trascendencia histórica del Pin Min.

Aunque los modernos Pins Min tardaron en ser reconocidos en Inglaterra, Lionel Hamilton-Renwick, propietario de un criadero y afamado expositor de perros de raza, contribuyó a popularizarlos. En 1949, Hamilton-Renwick recorrió el continente europeo en busca de una buena base para la cría. Por último, en 1956, los Pinscher Miniatura fueron exhibidos por primera vez en la exposición Crufts. De ahí en adelante, la popularidad de la raza ha ido incrementándose en el Reino Unido.

Apariencia General

Sus proporciones son cuadradas pues tiene la misma longitud que altura a la cruz, entre los 25 y los 30 cm. Su peso oscila entre los 2 y los 4 kg como máximo, corriendo peligro de sufrir del corazón.

El Pinscher miniatura es un perro bien equilibrado, es pequeño, compacto y de aspecto orgulloso y vigoroso. Son perros muy animados y llenos de espíritu, y suelen ser perros con tendencia a estar alerta. El cuello esta ligeramente arqueado y se integra bien en los hombros. Su espalda está nivelada o ligeramente inclinada hacia la parte posterior, y su cuerpo tiene forma de cuña y está bien musculado. El pecho está bien desarrollado y las costillas están bien arqueadas.

Su vientre está recogido y su es lomo es corto y fuerte. La cola de esta raza es de ajuste alto y erguida. Sus piernas piernas y cuartos traseros son fuertes y perpendiculares. Tienen los pies pequeños, y un los dedos son arqueados con almohadillas gruesas. La cabeza del Pinscher Miniatura es estrecha y cónica, y el hocico está formado de manera que equilibra el cráneo.

Tienen un hocico fuerte y un ligero stop. La nariz es de color negro y los ojos son ligeramente ovalados, son brillantes y de color oscuro. Las mejillas son pequeñas y los dientes casi tienen mordida de tijera. Las orejas de esta raza son de ajuste alto y se sostienen erguidas.

El pelo es corto y liso, admitiéndose sólo los ejemplares monocolores rojos en sus distintas tonalidades y los ejemplares bicolores negros con marcas fuego. Tradicionalmente, el Pinscher miniatura presentaba la cola y las orejas cortadas, pero actualmente esta práctica está prohibida en toda la Unión Europea.

Para obtener más información siempre puedes consultar páginas especializadas que tratan los temas que suelen preocupar más a los dueños de Mini Pinshcer.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder