Podenco ibicenco, conoce la raza, consejos

La raza del Podenco Ibicenco se caracteriza por su compañerismo, pero a la vez por su indiferencia con los desconocidos.

Son astutos, aunque pueden tener comportamientos de cachorros hasta una edad adulta temprana.

Al Podenco Ibicenco se le considera una raza casera, por lo que no es muy recomendable que viva y duerma en el exterior. Le gusta estar dentro de casa.

Tienen instinto de cazador, por lo que es importante mantenerlo controlado durante los paseos.

Se trata de una raza relativamente larga, con diferentes variedades de pelo según el perro y con el morro alargado.

podenco ibicenco.jpg

El Podenco Ibicenco (también llamado Ca Eivissenc) es una raza canina española autóctona de Ibiza. Se caracteriza por poseer un oído extremadamente fino y por correr, más que a galope, dando saltos.

El Podenco Ibicenco es originario de las islas de Mallorca, Ibiza, Menorca y Formentera. Se cree que sus ancestros fueron llevados a las islas por los fenicios, los cartagineses y, posiblemente, por los romanos. Es una de las razas más antiguas que existen, en las tumbas faraónicas hay indicios de que por esa época existía un perro con características muy parecidas. Actualmente el Ca Eivissenc se emplea, sobre todo, en la caza sin escopeta del conejo y de la liebre.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Podenco Ibicenco es un perro inteligente, astuto, de carácter templado y un gran compañero. Es bastante independiente y no le gustan los mimos. Es obediente pero hay que educarlo desde pequeño, ya que es un perro de ideas fijas y fuerte voluntad.

El Podenco Ibicenco, que es una raza astuta, es muy serio e independiente. Se trata de un animal que se comporta de forma reservada con los desconocidos, por lo que se lo considera un tanto frío, pero quiere mucho a sus propietarios. Esta raza es muy sensible y no tolera bien las regañinas severas. Podrá apreciarlo en la expresión de su perro, y posiblemente se arrepienta después de haberlo castigado. No hace falta decir que no se debería castigar nunca a un perro físicamente: alzar la voz para reprenderlo suele ser suficiente a fin de evitar travesuras futuras, los ladridos excesivos o cualquier otro comportamiento no deseado.

Ésta es una raza que madura lentamente y se pueden dar comportamientos típicos de cachorro hasta la edad de, aproximadamente, tres años. El Podenco Ibicenco tiene una constitución tal que puede alcanzar cualquier cosa que tenga a la vista, así que no podemos asumir que no llegará a una mesa alta.

El Podenco Ibicenco no es una raza nerviosa ni agresiva, pero le encanta disponer de oportunidades para perseguir cualquier cosa que se mueva. Al igual que muchas otras razas de Lebreles, rara vez ladra mientras persigue a una presa o caza.

Algunas personas tienen a sus Podencos Ibicencos en el exterior, pero esto sólo resulta posible en regiones de clima templado, y es esencial que cuenten con un buen lecho. La mayoría de los propietarios cree que esta raza no está adaptada, física ni psicológicamente, a vivir en el exterior, así que muchos tienen al Podenco Ibicenco como mascota hogareña. Parece, realmente, que disfruta de la vida dentro de casa, y a menudo aprovecha para tumbarse en la butaca o el sofá más cómodo. A los Podencos Ibicencos les gusta formar parte de la vida familiar, a cambio, pagarán con cariño y devoción a sus propietarios.

Aunque no es un perro guardián protector, el siempre atento Podenco Ibicenco puede ser un buen perro de vigilancia que seguramente ladrará en voz alta cuando se acerque un desconocido. Sin embargo, no es recomendable que adiestre a su perro para que sea un animal de vigilancia, ya que entonces podría incluso advertir a sus propietarios, con ladridos, de que pasa un ave volando. No obstante, algunos Podencos Ibicencos parecen ser más silenciosos que otros, así que en este sentido también desempeña un papel destacado la personalidad de cada can. Siempre es importante permitir que un Podenco Ibicenco disponga de muchas cosas en las que ocupar su tiempo, incluyendo la compañía de personas, de otros perros y juguetes interactivos. Un perro dejado solo durante largos períodos de tiempo hallará la manera de mantenerse ocupado, y puede provocar destrozos considerables.

Las presentaciones a los niños deben llevarse a cabo bajo una supervisión atenta, ya que el Podenco Ibicenco es un animal de manada. Es importante que el perro comprenda que las personas son sus líderes.

Lo ideal será haberlo presentado a los niños y a otras mascotas a la edad de 8-12 semanas. Si las primeras presentaciones se hicieran más tarde, resultarían más complicadas; pero normalmente, una vez que el Podenco Ibicenco haya conocido y aceptado a los niños y a las otras mascotas, se llevará bien con ellos. Naturalmente, los propietarios deben enseñar a los perros y a los niños a respetarse desde sus primeros contactos, y siempre debería vigilar de cerca a los niños pequeños que deje con perros.

Debe tener en cuenta que, aunque los Podencos Ibicencos pueden llevarse bien con las mascotas de su hogar, si no están sujetos lo más seguro será que empiecen a perseguir a cualquier gato del vecindario o a los conejos, o a cualquier cosa que corra, vuele o salte.

Con los productos de gama alta que puedes encontrar en petclic.es, cubrir todas estas necesidades resulta una tarea fácil, práctica y cómoda.

Cuidados y Salud:

El Podenco Ibicenco necesita hacer mucho ejercicio para que esté en forma y sea feliz.

Durante los paseos es recomendable llevar a tu Podenco Ibicenco con correa, ya que su instinto cazador lo hará salir corriendo detrás de cualquier posible presa.

Este perro tiende a contraer enfermedades de piel, por ello es recomendable mantenerlo limpio y cepillar su pelo a menudo.

El Podenco Ibicenco suele ser una raza con una buena salud, y el número de problemas hereditarios hallados en ella es relativamente pequeño en comparación con muchas otras.

En ocasiones se ha visto que hay Podencos Ibicencos con sordera unilateral o bilateral. Los cachorros de cualquier raza nacen sordos y ciegos. Sus canales auditivos están cerrados y suelen empezar a abrirse entre los 12 y los 16 días de vida.

No obstante, en el caso de los cachorros sordos, hay un grupo de células nerviosas en el oído que detecta los sonidos que empiezan a deteriorarse, proceso que suele completarse para cuando el perrito tiene 6 semanas; y es irreversible.

Los ataques de tipo epiléptico no son algo raro en esta raza, y se cree que los problemas que provocan este tipo de ataques son de origen genético.

En cualquier caso, recuerda ofrecer siempre productos de calidad para tratar cualquier problema de salud y consultar con tu veterinario aquellos medicamentos más recomendables en cada caso.

Historia:

Con sus antepasados procedentes del Antiguo Egipto, no hay muchas dudas respecto a que los antecesores del Podenco Ibicenco actual sean los mismos perros de Oriente Medio que dieron lugar al Pharaoh Hound. Los orígenes de esta raza se remontan a hace 5.000 años, y estos inicios aparecían representados frecuentemente en el arte egipcio antiguo, sobre papiros, rocas y piedras, además de en tumbas y pirámides. Se dice que descubrimientos de huesos del Período Protodinástico nos muestran que estos perros datan del año 4770 a.C.

Retrocediendo todavía más, unas pinturas rupestres halladas en las paredes de las cuevas Tassili, sitas en Hoggar, Argelia, que tienen unos 8.000 años, muestran a unos cazadores que llevan lanzas y que van acompañados de perros. Los perros de estas pinturas parecen estar adiestrados y persiguen, y posiblemente atrapan, ovejas montesas. Los perros son esbeltos, ágiles y tienen las orejas tiesas.

Un hallazgo especialmente interesante es el del plato de Golenischeff, un plato cóncavo datado alrededor del año 3100 a.C., que fue hallado en un lugar llamado Nagada. Este plato nos muestra a tres Lebreles con correa, todos ellos con las orejas tiesas y con un cuerpo alto y esbelto, por lo que, sin duda alguna, son similares a los Podencos Ibicencos actuales. También se han hallado dibujos similares en las tumbas de Hemaku (3100 a.C.) y de Ptolomeo y Nefermat (2650 a.C.), además de en la de Mareku y en la del famoso Tutankamón (1372 a.C.).

En la mitología egipcia, Anubis, también llamado Anpu, fue el inventor del embalsamamiento y era el guardián de las tumbas. También era el juez de los muertos. Parece que fue asemejado al perro, y estaba igual de alerta, tanto de día como de noche. Podemos ver fácilmente por qué los aficionados a esta raza relacionan a Anubis con el Podenco Ibicenco, ya que se suele decir que la estatua de Anubis a tamaño real hallada en la tumba de Tutankamón es «una réplica idéntica del Podenco Ibicenco actual». Para ser justos, no obstante, sigue existiendo controversia sobre si Anubis era un perro o un chacal, animal con el que se identificaba al principio.

Hay pruebas de que en el Antiguo Egipto los perros de este tipo eran usados para cazar liebres, gacelas, antílopes e íbices. También es fascinante ver que en el Antiguo Egipto no sólo se momificaba a las personas sino también a los perros; se han descubierto momias de perros con una altura a la cruz de 22 centímetros. La momificación aseguraba que pudieran entrar en la vida posterior.

Los fenicios, que vinieron de la Península Arábiga alrededor del año 1200 a.C., fundaron grandes ciudades en Beirut, Biblos, Sidón y Baalabek, extendiéndose no sólo hacia el norte de África, sino también hacia Europa occidental. Atravesaron el estrecho de Gibraltar y fundaron la ciudad de Gades (la actual Cádiz) en España. En los siglos VIII y IX a.C., los fenicios llevaron a sus perros en barcos mercantes a las islas Baleares. Fue una de estas islas (Ibiza) la que dio su nombre a esta raza, que en catalán se conoce como Ca Eivissenc.

Existe una historia fascinante que podría ser cierta. Nos habla de Podencos Ibicencos que iban a lomos de los elefantes cuando Aníbal invadió Italia. Cuando pensamos en que Aníbal (247-182 a.C.), el general cartaginés y líder de la famosa marcha a través de los Alpes, nació en Ibiza y se dice que viajó con sus perros, puede que esta historia posea elementos reales.

En Ibiza y en la isla vecina de Formentera se conoce a los Podencos Ibicencos desde hace mucho tiempo. Aquí se los crió como perros conejeros, para usarlos sin la ayuda de armas de fuego. Los ganaderos sólo conservaban aquellos ejemplares que eran los mejores cazadores, porque para ganarse su sustento tenían que ayudar a alimentar a la familia del ganadero, ya que la comida era escasa. La mayoría de los machos y los cachorros más débiles era ahogada en el mar, y los que sobrevivían debían ser supervivientes en el sentido más estricto de la palabra. Su dieta solía consistir en algunas cabezas de pescado y un poco de carne de cabra, además de las pocas piezas de caza que pudieran obtener por su cuenta.

El Podenco Ibicenco es un Lebrel que caza principalmente mediante su vista, aunque también usa el olfato y el oído. Las enormes orejas de esta raza casi pueden describirse como antenas. Todos los Lebreles son buenos persiguiendo a presas veloces y ágiles, y muchos rasgos de su constitución les resultan de ayuda, como sus largas patas y sus dedos intermedios alargados que les ayudan a dar pasos firmes.

Aunque al principio se usó al Podenco Ibicenco principalmente para cazar conejos, se sabe que capturaba presas de mayor tamaño, incluidos ciervos. Se trata de un Lebrel especialmente veloz e inteligente que puede cazar en todo tipo de terrenos y que puede seguir a sus presas dentro y fuera de los arbustos. Ni siquiera los muros detienen a estos magníficos cazadores. Si un Podenco Ibicenco pierde de vista a su presa entre unos arbustos densos, se alzará sobre sus patas traseras para volver a localizarla. En esencia, el Podenco Ibicenco localiza a su presa mediante el olfato, levantándola y persiguiéndola. Cuando captura a la presa, el Podenco Ibicenco le rompe el cuello y luego pone en marcha sus fantásticas habilidades como cobrador. Es realmente un cazador fantástico.

En España se suele hacer que cacen juntos entre ocho y diez de estos Lebreles, generalmente todas hembras o un macho con varias hembras. Para evitar peleas entre los machos, sólo se hace cazar a uno cada vez. Los perros de la jauría interaccionan bien juntos y rodean a la presa, evitando así que huya. La mayoría de las cacerías con Podencos Ibicencos concluye con éxito. Ver a un Podenco Ibicenco cazando es todo un espectáculo, ya que sus saltos suelen incluir un giro en el aire. Estos saltos a gran altura les permiten explorar la escena incluso entre hierbas de más de un metro de alto.

El Podenco Ibicenco se puede encontrar en la actualidad en todas las islas Baleares y también en tierra firme, en España. Fue, principalmente, la gran capacidad para la caza del Podenco Ibicenco la que hizo que esta raza sobreviviera hasta mediados del siglo XX, cuando doña María Dolores Olives de Cotonera, marquesa de Belgida, se implicó con esta destacable raza. Tenía un criadero en la isla de Mallorca y promocionó a esta raza por toda España y otros países.

Debido a su estilo silencioso durante la caza, el Podenco Ibicenco y cruces similares fueron usados por los furtivos del sur de Francia. Estos perros recibieron el nombre de Charnegue o Charnigue y, según la obra Hunderassen, del conde Henry Bylandt, publicada en 1904 en varios idiomas, el perro de Charnegue, al que también llamó Galgo Balear, pesaba unos treinta kilogramos y su altura a la cruz era de 65 centímetros.

El Nuevo Libro del Perro (The New Book of the Dog), de Robert Leighton, se editó en 1907 y fue uno de los pocos libros de su época que incluía a muchas de las razas caninas menos conocidas. En su sección titulada «Lebreles Franceses y otros Lebreles del continente europeo», describe a un Podenco «procedente de las islas Baleares, aunque en ocasiones puede verse cerca de Valencia, Barcelona y otros lugares de la costa oriental española, donde se le conoce como Charnigue».

Desgraciadamente, Leighton no pareció quedar gratamente impresionado por este muy talentoso y elegante Lebrel ya que, el autor lo describe como un perro delgado, desgarbado, con un hocico largo, unas grandes orejas tiesas y unas patas larguiruchas. Leighton dice: «Le da a uno la impresión de que es una imitación de un Greyhound o de un Whipett crecido en exceso».

Afortunadamente, muestra algo más de amabilidad por esta raza cuando habla de sus cualidades innatas para la caza y dice: «Con adiestramiento podría convertirse en un buen Lebrel».

Los primeros Podencos Ibicencos llegaron al Reino Unido en la década de 1920, pero se cree que murieron de moquillo. Llegaron cuatro nuevos ejemplares importados en 1929, de los cuales dos, Petra of Chardia y Anita of Chardia, fueron presentadas en la famosa exposición canina Crufts.

Pero no fue hasta mucho más tarde cuando se aparearon estos perros importados; el origen del linaje de los Podencos Ibicencos británicos puede remontarse a los ejemplares que llegaron en la década de 1960, y Sol y Curra fueron animales especialmente notables. Luego, a mediados de la década de 1970 se importó a Ra Benji Hassan. Aunque ha habido varias importaciones de estos perros a lo largo de las décadas, la reserva genética ha seguido siendo pequeña en Reino Unido, donde esta raza nunca ha contado con un gran número de ejemplares.

El English Ibizan Hound Club fue aprobado oficialmente por el Kennel Club el 27 de septiembre de 1965, con una impresionante lista de miembros fundadores. Diane Berry fue la primera secretaria de esta asociación canina y posteriormente se convirtió en su presidenta. La primera exposición se celebró el 8 de abril de 1972. Era para perros de caza del Antiguo Egipto y había clases para Podencos Ibicencos, Pharaoh Hounds, Basenjis y Sloughis. El club recibió el estatus de Campeonato en 1984, y su primera exposición de Campeonato atrajo la participación de 43 Lebreles, con una inscripción total de cien ejemplares.

En la actualidad, en las exposiciones de Campeonato que se celebran en Reino Unido, el número de ejemplares presentados es bastante menor, y las grandes exposiciones abiertas a la participación de todas las razas, como la Crufts y la de la West of England Ladies Kennel Society, sólo atraen la participación de un par de docenas de estos Lebreles.

El Podenco Ibicenco fue introducido en Estados Unidos en 1956 por el coronel y la señora Seoane, que vivían en Rhode Island. Los Seoane importaron a Hannibal (Stop) y a Certera (Tanit), que produjeron la primera camada nacida en este país, de ocho cachorros, cuatro de cada sexo. Estos perros, junto con otros ejemplares importados, se convirtieron en los animales fundadores en este país.

El ejemplar más destacado de esta camada fue Malchus V, un macho con un buen tipo que fue vendido a Mr. y Mrs. Free lee Preu, siendo entonces Mr. Free lee Preu embajador en España. También en 1956, los Seoane fundaron un club matriz para esta raza, el Ibizan Hound Club of America (IH-CA), del que el coronel fue presidente durante los ocho primeros años. Tras su fallecimiento en 1964, su mujer, Rhoda Low Seoane, asumió la presidencia.

Doña María Dolores Olives de Cotonera, de Barcelona, se mostró complacida de que se hubiera generado un interés por esta raza en Estados Unidos y se ocupó, personalmente, de que se enviaran ejemplares de buena calidad para que fueran usados en los primeros programas de cría.

Hacia mediados de la década de 1960, la popularidad de la raza era lo suficientemente buena como para solicitar al American Kennel Club el estatus de Clase Miscelánea. Se informó de que en 1965 había 151 Podencos Ibicencos en Estados Unidos. El estatus de Clase Miscelánea se otorgó en 1968. Un grupo de socios que se disgregaron del IHCA fundaron un segundo club en 1972 que recibió el nombre de Ibizan Hound Fanciers and Exhibitors of the United States. Este club sólo duró cuatro años y se disolvió en favor del club original.

Los criadores estadounidenses, que querían expandir la limitada reserva genética de Estados Unidos, se dirigieron a los criadores británicos. Estas importaciones procedentes de Reino Unido resultaron ser más fiables que algunos ejemplares importados de España que se criaron durante mediados de la década de 1970. Aunque hubo criadores importantísimos como Dolores Olives de Cotonera, los ejemplares procedentes de otras fuentes españolas resultaron ser decepcionantes y no dieron lugar a la calidad constante que buscaban los criadores estadounidenses.

La afición por el Podenco Ibicenco en Estados Unidos debe mucho a Richard Edwards, del criadero Ishtar. Edwards promovió a esta raza con su extraordinario ejemplar importado de Reino Unido, Ch. Eridu Maestro of Loki, conocido por todos como Maya, que se convirtió en el macho fundador de esta raza en Estados Unidos. Como mejor Podenco Ibicenco desde 1974 hasta 1977, Maya fue el primer ejemplar de su raza en ganar el galardón Kennel Review Top Producer, que obtuvo en 1979.

Los aficionados a los pedigríes deben un enorme respeto a la influencia de Maya sobre los Podencos Ibicencos estadounidenses, y cita su presencia en cada pedigrí de los primeros cien campeones de esta raza. Otros Podencos Ibicencos destacables del criadero Ishtar son Tallaway’s Castanet of Loki, Bushland Issa of Curtis Lane, Int. Ch. Ishtar Alpha Rade Koo Kay e Ibia of Loki.

Los ejemplares del criadero Ishtar se convirtieron en la base de otros criaderos. Como ejemplo tenemos a Ch. Ishtar Sonnet of Loki, propiedad de Susan Stafford; Ch. Ishtar Threehand Aquilla of O’Bree-on’s, propiedad de Kathleen O’Brien; y Ch. Ishtar Charisma, propiedad de Lisa Puskas y Dale Whitmore.

No fue hasta 1979 cuando se reconoció al Podenco Ibicenco como raza en el American Kennel Club (AKC), participando por primera vez en la famosa exposición canina del Westminster Kennel Club en 1980.

En 1992, el Ibizan Hound Club of the United States se convirtió en la sociedad canina matriz del AKC para el Podenco Ibicenco. Esta sociedad canina favorece y potencia la calidad en la cría de los Podencos Ibicencos de pura raza, y está a favor de la creación de clubes independientes especializados en el Podenco Ibicenco en aquellos lugares en los que haya suficientes aficionados a esta raza como para satisfacer los requisitos del AKC.

Aunque en la actualidad hay muchos Podencos Ibicencos que han obtenido buenas posiciones y han ganado galardones al Mejor del Grupo e incluso al Mejor de la Exposición, quedaríamos mal si no habláramos del gran ganador en la historia de esta raza en Estados Unidos: Bunny, formalmente conocido como Ch. Luxor’s Playmate of the Year. Propiedad de Wendy Marquardt, Leslie Lucas, Glen Brand y la doctora Helen Goldberg, Bunny fue el primer Podenco Ibicenco en ganar el galardón al Mejor del Grupo en la exposición canina de belleza del Westminster Kennel Club, y fue el mejor Podenco Ibicenco desde 2000 hasta 2003, obteniendo varios galardones al Mejor de la Exposición en muestras abiertas a la participación de todas las razas o dedicadas sólo al Podenco Ibicenco (monográficas). Se convirtió en un excelente embajador de esta raza e hizo que muchas personas se convirtieran en grandes aficionadas a esta hermosa raza de Lebrel.

En la actualidad, el Podenco Ibicenco es conocido en muchos países del mundo, donde es tenido no sólo como perro de exposición y como mascota, sino también como animal que se usa en los canódromos y en las competiciones de caza y de rastreo. Es de destacar que en 1958, una comisión especial del gobierno egipcio fue enviada a las islas de Ibiza y Formentera para ver a esta raza y, como resultado, importaron algunos ejemplares a su patria.

El Podenco Ibicenco se conoce en Canadá desde 1981. Entre los criadores responsables del desarrollo y el mantenimiento de esta raza tenemos a Mary Jane Weir (del criadero Titian), a Beverly Tuford (del criadero Amar) y a Mariette Murphy (del criadero Atakah). Esta raza participa de forma activa en las exposiciones de belleza y en las competiciones de persecución de señuelos. El primer Podenco Ibicenco que obtuvo el galardón del Mejor de la Exposición en Canadá fue Am/Can/Ber. Ch. Atakah’s Flying Cub, propiedad de Mariette Murphy. Las primeras exportaciones a Australia llegaron de Reino Unido y, por tanto, las estirpes se remontaban a ejemplares importados de Reino Unido adquiridas en Ibiza. La primera camada de Podencos Ibicencos nacida en Australia lo hizo en 1985.

Apariencia General:

El Ca Eivissenc es un perro ligero, ágil y robusto a la vez. Tiene una cabeza larga y estrecha y unas orejas grandes, rígidas y en forma de rombo alargado.

Hay tres variedades de Ibicenco: el de pelo liso (resistente y brillante), el de pelo duro (áspero y bien tupido) y el de pelo largo (más suave).

El Podenco Ibicenco tiene un contorno sorprendentemente hermoso y unas líneas bien definidas y, con su ligera pigmentación y sus orejas grandes y tiesas, tiene un aspecto único.

Sus patas delanteras son largas y rectas, los metacarpos tienen una buena longitud y los pies tienen los dedos bien arqueados, las almohadillas gruesas y las uñas de color claro. En esta raza, los pies delanteros pueden estar ligeramente vueltos hacia fuera. Al contrario que en otras razas, en el Podenco Ibicenco debe existir cierta distancia entre la caja torácica y los codos. Las extremidades posteriores son largas, fuertes, rectas y enjutas. No debe haber espolones traseros.

El cráneo es largo, fino y plano, y el occipital es prominente. Entre los ojos, el stop (depresión frontonasal) no está bien definido y el hocico es ligeramente convexo. La longitud del hocico, desde la trufa hasta los ojos, es igual que desde los ojos hasta el occipital.

La trufa, de color carne, que tiende a armonizarse con el color de la capa, sobresale por delante de los incisivos, perfectamente perpendiculares y blancos. Los incisivos superiores quedan ligeramente por delante y en estrecho contacto con los inferiores en lo que se conoce como cierre de tijera. Los dientes deberían estar implantados perpendiculares con respecto a los fuertes maxilares, y los labios no tendrán papada.

Los expresivos ojos son de color ámbar claro, de forma almendrada y ni prominentes ni redondeados. El estándar de esta raza describe el color de los ojos como «entre ámbar claro y caramelo». El reborde de los ojos puede estar pigmentado total o parcialmente.

El Podenco Ibicenco tiene unas características orejas grandes, finas, tiesas y muy móviles. Cuando el perro está atento, las orejas están tiesas, creando una línea continua con el arco que forma el cuello, al mirar de perfil. La base de la oreja está a la misma altura que los ojos. La oreja, que es muy móvil, puede señalar hacia delante, hacia los lados o hasta plegarse hacia atrás, dependiendo del estado de humor del perro. No obstante, nunca debería caer, ni estar doblada ni arrugada.

La cola es larga, fina y de inserción baja, y llega hasta debajo de los corvejones. Si la hacemos pasar por el flanco, llega hasta la columna vertebral. Si el animal está emocionado, puede portar la cola en alto, pero nunca debería enroscarse ni quedar baja por encima del dorso. El estándar del AKC describe la cola como «portada en forma de hoz, aro o sable, según el estado de humor y de cada perro».

En la patria de esta raza su tamaño varía considerablemente, entre los 56 y los 74 cm, pero el equilibrio es el aspecto principal. En Estados Unidos, la orientación con respecto a la altura de esta raza hasta la cruz es de entre 57 y 66 cm, pero también se aportan indicaciones relativas al peso, 23 kg para los machos y veinte para las hembras. El estándar del AKC especifica que es ligeramente más largo que alto. Es una raza con una musculatura fuerte y enjuta, y sin signos de pesadez.

Sus zancadas cubren mucho espacio, con una ligera inmovilidad en el aire antes de posar el pie en el suelo, en esencia, un trote suspendido.

El color siempre debe ser blanco, castaño o leonado, ya sea en forma de un único color o de cualquier combinación entre ellos. El estándar menciona, simplemente, el blanco o el rojo, pero el rojo puede oscilar entre una tonalidad clara, de un rojo amarillento (llamado leonado) a un rojo intenso, ya sea en forma de un único color o formando combinaciones.

¿Quieres saber más? Aquí dispones de más información sobre esta fantástica raza canina.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 4,67 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder