Preparando un acuario del Lago Malawi

Un arrecife coralino, pero con agua dulce. Esa es la sensación que se tiene al contemplar un acuario endémico del lago Malawi bien montado. La enorme variedad de colores que presentan sus cíclidos, la vivacidad de algunos de ellos y las interesantes facetas reproductoras (muchos de estos cíclidos se cuentan entre los llamados incubadores bucales) hacen del acuario del Lago Malawi uno de los más apreciados por los buenos aficionados.

melanochromiscyaneorhabdosc02.jpg

Para montarlo deberemos tener un acuario grande, siempre por encima de los cien litros, ya que estamos hablando de especies que alcanzan un cierto tamaño, que gustan de vivir en parejas o en grupos y que, sobre todo, son extremadamente agresivas. El fondo podrá estar compuesto de pequeñas piedrecitas o arena. Olvídate de las plantas, porque pronto los habitantes las desenterrarán o destruirán.

 

Además las especiales condiciones químicas del agua de los lagos del Valle del Rift no son muy favorables para el desarrollo de plantas (salvo excepciones, como la Vallisneria). Y es que el acuario del lago Malawi tiene unos parámetros muy particulares que deben de ser respetados, con aguas muy duras y alcalinas (entre 10 y 20 grados de dureza y un ph de 7,7 y 8,6) y una temperatura estable de 27 grados. En la naturaleza los cíclidos del Malawi, soportan variaciones entre los 20 y los 30 grados, debido a que nadan por amplias zonas más o menos profundas, pero ante la imposibilidad de reproducir tal efecto la de 27 es una temperatura adecuada.

 

Con estos mimbres podremos introducir en el acuario algunas de las especies más interesantes y atractivas que existen, de vivos movimientos y colores casi “marinos”. Los Melanochromis son quizás los más conocidos, pero otros como los Labidochromis, Pseudotropheus o Cynotilapia son igualmente interesantes. Todo un mundo de fantasía al alcance del acuariofilo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)

Responder