Preparando un acuario iwagumi

Los acuarios iwagumi no son sino un intento de llevar al mundo de la acuariofilia el mundo del feng shui y la meditación zen, mediante la colocación determinada de un número de elementos preciso. Los primeros acuarios de este tipo datan de hace casi 40 años y son obra del maestro japonés Takashi Amano.

trigonostigmaespei.jpg

Para realizar un acuario iwagumi necesitaremos una capa fina y uniforme de sustrato (la arena puede servir) y cuatro rocas diferentes. Cada una de estas rocas tiene su propio nombre, tamaño y labor en el acuario.

 

La roca Oyaishi es la principal y la más grande, alcanzando una altura de 2/3 de la total del acuario (si somos estrictos el iwagumi deberá seguir la proporción áurea, que difiere ligeramente de esos 2/3). Sera esta roca el ejemplo para la textura de las otras tres y estará siempre colocada en el centro de la composición. La segunda toca, llamada fukuishi, se colocará inmediatamente al lado de la anterior, a su derecha o izquierda (nunca delante) y debe de ser también la segunda en tamaño. La tercera será la soesishi, que se colchará en el lado de la oyaishi que no ocupe la anterior roca. Será la tercera roca en tamaño y tendrá como principal labor acentuar el carácter central de la oyaishi. La última roca, la suteishi, es la más sutil de todas, ya que será pequeña y bastante plana, pudiendo estar cubierta de plantas o del sustrato de forma parcial. Es un detalle último y poco evidente que le otorga gracilidad y equilibrio al conjunto.

 

En el caso de querer introducir plantas en un iwagumi utilizaremos algunas que alcancen poca altura, con el fin de que no rompan la estética central de las rocas. Asimismo los animales deberían ser invertebrados y, como mucho, algún pequeño pez del tipo microrasbora galaxy o cebrita.  

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder