Prevención de la agresividad del perro

La agresividad es el problema más común y grave en la conducta de un perro.

También es la principal razón por la que acudimos a un profesional, ya sea el veterinario, un educador o un etólogo, en busca de consejo para mejorar su educación.

images2.jpg

¿Qué es exactamente la agresividad? A veces, decidir si un perro es agresivo no es una tarea fácil. Un perro puede mostrar agresividad en determinadas circunstancias por multitud de razones, y no siempre significa que tengamos un perro con problemas de agresividad hacia la gente. Debemos buscar alguna de estas señales dirigidas hacia la gente antes de decidir que estamos delante de un verdadero problema de conducta:

·         Quedarse muy quieto y tenso.

·         Ladrar con tono amenazador.

·         Abalanzarse hacia una persona.

·         Coger a alguien con la boca, sin morder, para mostrar que está al mando.

·         Golpear a alguien con la nariz.

·         Gruñir o enseñar los dientes.

·         Morder, ya sea suavemente o con fuerza.

Estas señalessuelen aparecer en secuencia, de manera que prácticamente ningún perro llega a morder sin antes mostrar uno o varios avisos de la lista anterior. Debemos saber reconocer estos avisos para detener la conducta antes de que nos encontremos en una situación potencialmente peligrosa. Si nuestro perro muestra este comportamiento o lo ha mostrado alguna vez, debemos actuar cuanto antes. En primer lugar, debemos identificar la causa que hace que nuestro perro se vuelva agresivo.

Los problemas de agresividad en los perros se pueden clasificar de muchas maneras, aunque una de las más fáciles de entender es dividirlos en función del objetivo del perro. Es decir, debemos preguntarnos qué es lo que espera ganar nuestro perro con esa conducta. Las respuestas a esa pregunta pueden ser:

·         Territorio. Muchos perros son territoriales y pueden llegar a atacar a cualquiera que consideren una amenaza. Este tipo de agresividad suele aparecer cuando el perro tiene entre uno y tres años. Hay que corregirlo antes de que el perro lo convierta en un hábito.

·         Protección. Suele aparecer en la misma época. El perro se vuelve agresivo porqué intenta proteger a un miembro de su familia de los potenciales peligros. A veces podemos ver este comportamiento con perros que no dejan que nadie se acerque al niño de la familia. Puede llegar a ser un problema grave y necesita corregirse.

·         Posesión. Puede darse tanto en cachorros como en perros adultos. En este caso, el perro muestra claros síntomas de agresividad si alguien intenta acercarse o coger su comida o sus juguetes. Se corrige con el adiestramiento adecuado.

·         Miedo. Siempre que un perro muestre síntomas de miedo, puede mostrar también agresión. Este problema suele estar relacionado o con experiencias traumáticas del pasado o con una mala sociabilización. En este caso no hay que corregir el comportamiento agresivo del perro sino solucionar el motivo que le causa el miedo.

·         Dominancia. En estos casos, el perro intenta cambiar el orden jerárquico del los miembros de la familia y ponerse él por encima de alguien o incluso como líder. Es nuestra responsabilidad marcar los límites y dejarle clara su posición. Eso se consigue con el adiestramiento adecuado y con constancia.

·         Otros motivos incluyen frustración, excitación sexual o instinto depredador.

Una vez identificada la causa se puede empezar a trabajar para mejorar su conducta. La raza del perro, la edad y su pasado son factores que influyen fuertemente en su conducta, y debemos tenerlos en cuenta. Sea cual sea la causa, debemos consultar siempre a un especialista. Es muy aconsejable que el veterinario descarte cualquier problema médico antes de acudir a un adiestrador profesional que nos ayude a tratar la conducta antes de que se convierta en un problema mucho mayor. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder